Páginas

25 agosto, 2012

Es la ideología, estúpido

La fiesta nacional, los toros. Un arte en decadencia, con un brutal descenso del 35% de los espectáculos taurinos, prohibiciones aparte. Pero son las prohibiciones las que exacerban la formación del espíritu nacional, que se crece ante las adversidades y lo impone. Que vuelvan los toros a Televisión Española, que es una ofensa a la españolidad que los “giliprogres” (en inigualable aportación del diputado pepero Santiago Cervera) infligieron durante los aciagos ocho años de zapaterismo. Los toros a TVE es una cuestión de pura hombría, de virilidad hispana, de toro enamorado de la luna que abandona por la noche la maná.

No hay dinero para producciones propias, ni si siquiera para pagarle los derechos al creador de 59 Segundos, pero sí para hacer una producción de siete cámaras, una unidad móvil, varios comentaristas… para demostrar a estos descamisados quien manda aquí. Y si no querían toros, se van a aburrir de verlos. En el mismo lote de que se note que estamos gobernando podemos incluir los cambios en Radiotelevisión Española, el despido de Juan Ramón Lucas, la defenestración de Ana Pastor, el ascenso de mamporreros especializados en el No-Do del tipo Jenaro Castro, la vuelta de lo peor del alfredismo, el de Landa y el de Urdaci. Que nos critiquen los rojos, que se caiga la audiencia, que nos digan desde Europa que vamos para atrás… Lo que importa realmente es que sepan quién manda aquí, que se acabaron las mariconadas socialistas. ¡Coño!

Que se jodan los pobres

El toro se ha convertido para los más exaltados de la derecha española en un símbolo de españolidad, entendida ésta como la prevalencia de una ideología sobre el resto, de una visión del país basada en valores como el macho ibérico (separado de las chicas en los colegios privados y en los concertados que pagamos entre todos), los toros, el Real Madrid, la pura raza frente al inmigrante, el culto a lo puramente hispano y el desprecio por cualquier minoría, especialmente las étnicas, las homosexuales, las religiosas… y los menos pudientes.

Los pobres están ciertamente jodidos en este país. Y si son pobres y además inmigrantes bien harían en darse por muertos. Las sucesivas medidas del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de educación, de sanidad y de desempleo solo apuntan en la dirección de que se salven los que han tenido la suerte de nacer españoles y en el seno de familias pudientes que puedan hacer frente a las vicisitudes económicas de sus vástagos. Lo aprobado este viernes en el Consejo de Ministros sobre el llamado Plan Prepara, los famosos 400 euros a los parados que agotan sus prestaciones, no solo es una tomadura de pelo a los millones de votantes del PP, sino un insulto a los desempleados que vuelven a ser señalados por el Gobierno como caraduras que no quieren trabajar o que no hacen el menor esfuerzo por conseguir un puesto de trabajo en una economía sumida en una brutal recesión.

Familia con 8.000 euros de ingresos

La caricatura más grotesca de lo que pretende aparentar este Gobierno la pone siempre alguno de los payasos que se sientan en el Consejo de Ministros. Este viernes le tocó ejercer de Fofita a la ministra Fátima Báñez, que volvió a demostrar ante la opinión pública nacional que cualquier patán puede formar parte del Gobierno de Mariano Rajoy. Para explicar la pirueta según la cual las personas paradas que vivan con sus padres no tendrán derecho a los 400 euros si sus progenitores tienen algún ingreso, la ministra Báñez tuvo la feliz ocurrencia de poner como ejemplo una familia en la que se ingresen 8.000 euros al mes.

Sería este el caso, según explicó con la torpeza que la caracteriza, en el que un hijo parado no tendría derecho a la prestación. Claro que se olvidó de explicar que bastaría con que en ese mismo hogar los ingresos fueran de poco más de 1.400 euros para que los efectos sobre los perceptores de las ayudas pasaran a ser idénticos, es decir, cero. Es la ideología, queridísimos estúpidos, es la pretensión del Partido Popular de que nos convenzamos todos de que en España o se pertenece a una familia que ingrese un promedio de 8.000 euros al mes o automáticamente te conviertes en un subsidiado que ni quiere trabajar, ni se forma ni hace nada por arrimar el hombro para sacar al país adelante. Una familia con 8.000 euros de ingresos puede permitirse, por ejemplo, pagar un alquiler para que el vástago desempleado mantenga su independencia y pueda pedirle al Gobierno los 400 euros de ayuda que se le negará al joven o a la joven que tuvo que abandonar su piso, bien por desahucio o bien por imposibilidad de pagar el alquiler, y regresar al hogar paterno (o del abuelo) a buscar un refugio y repartir los pocos ingresos que lleguen.

Ni un solo día más

Es la devastación ideológica, el arrinconamiento facineroso al pensamiento de izquierdas en cualquiera de sus manifestaciones, siquiera la más blanda, la de la protección social básica. La presión social ha llevado a Rajoy a mantener la ayuda extrema de los 400 euros, pero transformándola de tal manera que se va a convertir en una caricatura solo apta para los que están en situación límite y haciendo un tenaz esfuerzo para demostrarlo. Los demás tendrán que resignarse a ver cómo el Gobierno les abandona a su suerte y cómo encima les pide que hagan un mayor esfuerzo por reincorporarse a un mercado laboral lastrado por la crisis y por la reforma legal que ha aprobado el mismo Gobierno que les insulta.

Ante este tsunami fascista solo queda la rebelión y solidarizarnos con los millones de trabajadores, asalariados, autónomos y desempleados que votaron al Partido Popular creyéndose sus mentiras. Mariano Rajoy no está respondiendo a esas personas que confiaron en él, no está legitimado para presidir un Gobierno que hace exactamente lo contrario que prometió, aun conociendo por experiencia propia o por los errores de sus predecesores lo que se nos venía encima. No está legitimado para continuar siendo presidente un solo día más.

 

3 comentarios:

  1. Muy bueno el articulo.este es un pais de los malvados!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Abelino el Murillo30 de agosto de 2012, 13:59

    Don Carlos, sobre la agenda, no sea pejiguera, por qué tnto interés en tapar las filtraciones periodística y políticas, sí POLÍTICAS del caso faycán q tuvieron lugar en septiembre de 2006, cuando sus socios de la Brigada Información y sus amigos de las altura le llamaron corriendo pa decírselo. "mira, mira lo q tengo" " ahí jodemos a tu amigo del bigote". Debería recibir clases de periodismo honesto y no dirigir la noticia a tus interese monetarios y políticos. Al grano: el huevo es primero q la gallina - las filtración de la agenda fue a los periódicos y de ahí a los imputados, mas que te pese y de eso tú como fuente sabes mucho. Por otra parte: las filtraciones, las verdaderas, las periodísticas van a ser investigadas, más q te pese. En cuanto a las facilitadas a los imputados, lee la sentencia, están en su derecho, otra cosa es la posible culpa de quien la facilito a la prensa.

    ResponderEliminar
  3. Hoy domingo la gaceta incorpora unos artículos muy interesantes e incendiarios sobre algunas causas penales que tu conoces muy bien, de hecho, has ejercido de muñidor...Pues bien, en uno de esos artículos se dice que un policía ha quedado "en puris naturalibus". Quiero agradecerte que yo conozco esa expresión gracias a ti. Tu la has usado muy ingeniosamente en otras ocasiones. Ahora les toca a otros....
    Lastima de que las circunstancias me impidan conocerte personalmente y llevarme bien contigo, nos lo perdemos los dos, seguro.

    ResponderEliminar