Páginas

28 mayo, 2012

Incendio en el Granca

Himar Ojeda, Rosa Rodríguez, Bravo, Bañolas, Bravo hijo y Martínez.
Himar Ojeda, Rosa Rodríguez, Bravo, Bañolas, Bravo hijo y Martínez.

Los malos políticos están en el origen del mayor desastre financiero de la historia de España. Fueron colocados al frente de las Cajas de ahorro sin que la mayoría de ellos supiera hacer la O con un canuto y sin más objetivos que vivir a cuerpo de rey y retirarse con primas millonarias. Cuando a un mal político se le pone a gestionar lo que no sabe para sacar tajada personal ocurren cosas como esa de las Cajas, y ocurren cosas como las que está padeciendo el Club de Baloncesto Gran Canaria, el Granca, que este lunes vivió un episodio más hacia su desintegración.

El político al frente se llama Lucas Bravo de Laguna, y su mano ejecutora, Joaquín Costa, que ha conseguido quitarse de en medio al director general de la entidad, Himar Ojeda, por razones que escapan a la pura lógica de la gestión y se adentran en el terreno del capricho personal consentido a mayor gloria de la incompetencia.
El Granca es una golosina para los políticos con corta visión de miras. Ven en ese club, que goza de un amplio respaldo popular, una catapulta para ganar estimación ciudadana, a lo que se suma la inminente celebración del Mundial de Basket en el año 2014, con una macro obra, el palacio multiusos, por medio. Demasiadas tentaciones como para dejarlas en manos de cualquier advenedizo que no tenga perfectamente diseñadas sus ambiciones.

José Miguel Bravo de Laguna creyó desde el principio que ese puesto de consejero de Deportes estaba hecho a la medida para su hijo Lucas, al que pretende colocar muy bien para que continúe viviendo de la política todo el tiempo posible una vez demostrada que Salamanca ni da ni le espera. El Cabildo, como se sabe, es el propietario del club, no en vano le aporta cada año, con el dinerito de todos, 3,2 millones de los 5,7 que tiene de presupuesto. Un juguetito impresionante en manos del Niño Bravo.

Cuando los Bravo vieron la jugada solo tenían que entenderse con Rosa Rodríguez, la todopoderosa vicepresidenta del Cabildo y consejera de Hacienda. Una mujer dura de pelar, puesta en la lista de la Corporación por José Manuel Soria para embridar en la medida de lo posible los deseos irrefrenables de los Bravo de hacerse con el control del PP de Gran Canaria a través del Cabildo.

Rosa Rodríguez tenía una asignatura pendiente con el Granca, ponerlo sobre su estricto control, como hizo en el mandato 2003-2007 cuando descubrió lo popular que se podía convertir congeniando con el mundo deportivo. Su simbiosis con la directiva de entonces, a cuyo frente estaba Lisandro Hernández, le granjeó incluso la medalla de oro y brillantes de la entidad, y ella quería regresar para reponer el poder que los socialistas variaron cuando al frente del club se colocaron Luis Ibarra y Óscar Hernández. La actual vicepresidenta insular se encargó de empezar a hacer la vida imposible al presidente Agustín Medina, en quien quiso personalizar la caída de Lisandro Hernández, que en realidad tuvo que salir del club para no convertirse en un arquitecto incompatible para el Cabildo cuando se veía encima el tren del pabellón y el tren en sí mismo. A ver si nos entendemos.

Costa, entre la Séptima y Broadway

Aburrido Agustín Medina, apenas aguantó tres meses las arremetidas de los populares, que desde el principio se pusieron a buscar un nuevo presidente para el club amarillo. De la mano de Ulises Pérez recala en el club el que acaba de convertirse en el killer del Granca, Joaquín Costa, que fue fichado más por relaciones personales que por currículo.

El desembarco de Costa fue el inicio de la defenestración del director general del club, Himar Ojeda, una institución muy respetada tanto en los despachos como en los graderíos, a quien se le atribuyen en gran medida los éxitos deportivos claretianos. Los ataques a Ojeda son los que conducen a Rosa Rodríguez a retirarse prudentemente y a dejar en manos de Lucas Bravo de Laguna la deriva hacia el marisco. Se trata de tener al frente del club a un hombre con poder absoluto, Costa, que no se arredre ante cualquier instrucción política y que ponga por encima de otra cualquier consideración los caprichos de los que mandan.

El cabreo de Rosa Rodríguez ya se pudo comprobar con su llamativa ausencia del palco de autoridades el último partido. Era lo que querían los Bravo, copar al máximo el protagonismo y la fotografía, la pueblerina fotografía de ese palco pleno al que llaman la esquela por la sucesión interminable de tíos, primos, sobrinos, novias y demás familia que lo pueblan de un tiempo a esta parte.

Los caprichos del Niño Bravo no solo cuestan disgustos deportivos, como el que va a costar a partir de ahora dejar al entrenador, Pedro Martínez, sin la asistencia de Himar Ojeda. También hay un alto precio económico. Porque, por ejemplo, despedir de manera tan levantisca al director general va a costar a las arcas públicas la nada despreciable cantidad de 195.000 euros que no sobran precisamente a un club deportivo que este año va a perder los 250.000 euros de patrocinio de Bankia o los 400.000 del Gobierno de Canarias, que con suerte quedarán reducidos a 128.0000.

Un club que se permite dispendios tan injustificables como que el Niño Bravo se traiga de Santa Brígida a su compañero de colegio Alberto Miranda, al que el Cabildo paga la cantidad de 48.000 euros al año para que teóricamente lleve las cuentas de la entidad. Miranda, en realidad, es un gestor administrativo al que no le van muy bien las cosas en la villa y dedica su tiempo a llevar y traer chismes con los que tener informado a su benefactor

Deserciones preventivas

La caída de Himar Ojeda se venía venir desde la llegada de Joaquín Costa, pero pocos creían que pudiera atreverse a un despido como el ejecutado ayer. El coste tendrá que pasar algunos filtros que probablemente presenten algunos reparos de tipo económico y legal.

No hay que olvidar, que además de Rosa Rodríguez controlando las finanzas del Cabildo y, por ende, del Granca, fiscalizando este tipo de actuaciones en el consejo de administración se encuentran también el jefe de los Servicios Jurídicos, Carlos Trujillo, y el interventor insular, José Juan Sánchez Arencibia. Otros, como Sebastián Sansó, un gerente puesto en el club por Rosa Rodríguez para frenar posibles desmanes, optaron no hace mucho por desertar preventivamente.

Dicen en los alrededores que con Joaquín Costa se empezaba a apreciar la llegada de oscuros nubarrones en forma de viejas glorias metidas ahora a representantes de jugadores que querían estar en los despachos, en la Séptima con Broadway y tirando los tiros libres, todo ello cobrando el importe exacto de cada uno de los respectivos servicios. Fenómenos todos ellos que suelen conjurarse para aparecer en escena cuando detectan que la dirección política de la cosa es propensa al conchabo y al relajo y que acostumbran a recluirse en sus cuarteles de invierno cuando el palco lo ocupa gente que tiene en la cabeza algo más que no sea asegurarse el plato de lentejas de modo vitalicio.

4 comentarios:

  1. Costa sufrió una curiosa transformación cuando llego la Pepa al poder: se dejó crecer la melenita al estilo pepero y dejó de reconocer a quienes no formaban parte del circo que la derecha tenía montado en el ayuntamiento , no faltaba a ninguno de los saraos de la manita de la alcaldesa. Supo nadar y guardar la ropa con Jerónimo y le apoyaron y todo en la etapa socialista. Ha llegado otra vez la etapa de sacar el rejo...

    ResponderEliminar
  2. Sr. Sosa, aparte de algunas inexactitudes más menos importantes, apunta Ud. a una persona, aún sin mencionarla por su nombre, representante de jugadores. Podría Ud. decir su nombre: Berdi Perez. Sé de alguien, anterior presidente, que sí está creando malestar y metiendo el nombre de Berdi en medio de toda esta inmundicia creada, entre otros, por los Bravo de Laguna y no sé si también por Rosa Rodriguez. Creo, Sr. Sosa que debería Ud. llamar a Berdi Perez y contrastar. Merece defenderse. Creo que es Ud. una persona sensible que solo conoce Berdi a través de personas de mala fé. Le puedo asegurar que Berdi no quiere ningún puesto en el Granca.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Sr. Sosa: Aunque casi siempre estoy en desacuerdo con sus opiniones, en este caso no tengo mas que darle la razón. ¿A quién en sus sanos cabales se le ocurre darle el mando de la entidad baloncestística a un inepto como Jaquin Costa? Respuesta: A otro inepto. No conozco a D. Joaquín, sólo sé que sus únicos méritos han sido mandarnos dos veces a la LEB y trabajar en el Ayto de LPGC con una plaza que supongo ha sacado con muy buena nota. ¡¡¡¡NO LO HE VISTO NUNCA EN UNA CANCHA DE BALONCESTO BASE!!!, aunqie si lo he visto entrar muchas veces durante muchos años por la puerta de atrás del pabellón, me imagino que pagando.

    ResponderEliminar
  4. Arrayate un millo29 de mayo de 2012, 18:51

    Niño Bravo debería hacérselo mirar. La prepotencia por bandera sale hace unas semanas en la Ser haciendo balance de la campaña del Granca diciendo grosso modo que no estamos tan mal y si quizás mal acostumbrados, por lo de los buenos resultados de temporadas anteriores, que la gestión de Himar ha sido muy buena teniendo en cuenta el presupuesto y bla bla bla. Eso si, deja caer que es acérrimo hincha del Granca de toda la vida, no se cuantos años de abonado, mas que Pepe Moriana seguramente, pues incluso habla de cuando iban sobre 300 espectadores, vamos ni en el antiguo pabellón de Tamaraceite, pero bueno, todo para darse autobombo. Los que conocemos y hemos sufrido a Lucas sabemos como las gasta, no soporta que nadie le tosa no le haga sombra, solo persigue su propio interés que no es otro que vivir de lo publico, pues como es sabido no tiene oficio, carrera o conocimiento alguno mas allá de ser hijo de. Y ahí topa con el bueno de Himar que no le sigue el juego ni a el ni al impresentable Costa, y por tanto hace lo que mejor sabe, cual Pilatos envía a su secuaz a hacer el trabajo sucio, y a partir de ahora a colocar amigos y a pagar favores y palmeros. ¿ Estará Berdi en esta terna? Seguro porque además anda tieso, no "coloca" n jugador no pa' tras. ¿Y Migdalia? ¿encontrara acomodo en la nueva estructura? De momento en el palco si. Y el resto de la corte??? Que hacemos con ella Lucas?...
    Como Rosa Rodríguez no te ponga en su sitio.... Arruinaras al Granca y nos mandaras a a LEB, si no algo peor. Haber si Pepe Manuel saca un rato y te pone firme, ya que papa te da por imposible.
    En conclusión Lucas....¡ VETE A CASA! Y no nos fastidies esto también.
    Himar mucho animo.

    ResponderEliminar