Páginas

29 mayo, 2012

Cae el Womad, vuelve la Verbena del Lechón

El Womad abandona Las Palmas
de Gran Canaria tras diecinueve años.
“Imposible hacer el festival”. Con un escueto SMS enviado a la productora Dania Dévora se despachó la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Isabel García Bolta, cualquier tipo de formulismo para quitarse de encima el festival Womad tras diecinueve años de existencia en la ciudad. Lo supimos este martes, una vez Bolta confirmó ante los periodistas que acudieron a la presentación de las fiestas patronales que en 2012 no habrá Womad… Ni en los años sucesivos mientras permanezca este grupo de gobierno en el Ayuntamiento, presagiamos sin demasiado esfuerzo.

La excusa, como era de prever, ha sido la económica: no nos alcanza el dinero y no hemos conseguido el apoyo necesario, se justificó la concejala sin entrar en mayores consideraciones. De momento ha quedado sin aclarar qué instituciones no prestaron “el apoyo necesario” a la primera ciudad de Canarias para poder acercarse a los 350.000 euros que podía haber costado una edición reducida en noviembre, con dos días de festival (viernes y sábado), talleres infantiles y adultos, festival de cine africano y procesión de talleres infantiles el domingo.

No explicó la concejala Bolta, por ejemplo, que de entrada partía con el respaldo económico de Casa África y de la Compañía Cervecera Canaria (CCC), habituales patrocinadores junto a La Caja, ni detalló el resultado de sus consultas con el Gobierno de Canarias o con el Cabildo de Gran Canaria, en manos del mismo partido político, que acaba de desembolsar 100.000 euros para garantizar el concierto de Bruce Springsteen.

El anuncio público de la concejala de Cultura se produjo, como decíamos, en la rueda de prensa que convocó para dar a conocer los actos organizados con motivo de las fiestas patronales de Las Palmas de Gran Canaria. Una periodista le preguntó por las noticias adelantadas por CANARIAS AHORA de que la pretensión municipal era borrar el Womad de la oferta cultural y del catálogo de acontecimientos incluidos en la promoción turística de la ciudad.

Si la pregunta no se produce, la respuesta hubiera tardado en llegar el tiempo suficiente como para impedir cualquier capacidad de reacción, tanto del público como de la propia organización Womad, que a estas alturas ya debería estar trabajando en la confección del cartel artístico.

Dania Dévora ha declarado que lo sabía desde hacía tres semanas, cuando García Bolta se lo notificó a través de un SMS, pero estaba a la espera de que tan informal anuncio se transformara en una comunicación oficial, que ha llegado de la manera que ha llegado.

Atrás quedan diecinueve años de playa de Las Canteras primero, de parque de Santa Catalina después; de centenares de artistas de todos los continentes, de decenas de artistas canarios subidos al escenario y de miles de actividades que implicaron a artesanos, músicos, bailarines, profesionales y a muchas familias en el Womad. Atrás quedan los vídeos promocionales de la ciudad incorporando imágenes de un festival que a partir de ahora deja de formar parte de la realidad abierta de Las Palmas de Gran Canaria.

Vuelve la Verbena del Lechón

Pero no todo son desgracias culturales. A catorce kilómetros de Las Palmas de Gran Canaria, en dirección al centro de la isla, la Villa de Santa Brígida recupera una de sus manifestaciones más celebradas: la Verbena del Lechón. La evolución del público hacia gustos algo más sofisticados, la revolución cultural que nos hizo cerrar el teleclub y abrir bibliotecas y conectarnos a Internet, desembocó en la desaparición de manifestaciones como esa verbena, cuyo nombre responde al sorteo de un lechón que se hacía entre los asistentes en el tramo final de la fiesta.

El alcalde de Santa Brígida y reputado experto en basket, Lucas Bravo de Laguna, ha decidido que hay que recuperar esas ancestrales costumbres y lo ha incluido en el programa en unión de su atento saluda a los vecinos y vecinas satauteños. En esa inigualable pieza literaria, el alcalde relata a sus vecinos que, a pesar de la crisis, el Ayuntamiento ha preparado “una serie de eventos y actos con los que festejar y conmemorar nuestras entrañables fiestas de San Antonio de Padua”. “Eventos y actos” para “festejar y conmemorar”, para que luego digan que hay recortes, oye.

El reencuentro de la Verbena del Lechón con su público no puede ser más apoteósico. Según el programa, va a estar amenizada por dos grandes orquestas, Los Peques y, atención, Los Concejales de las Verbenas, una banda muy apreciada en Tenerife que desembarca en Santa Brígida para dar lustre y esplendor a su nombre, en ocasiones tan denostado por quienes lo desempeñan en la villa.

Cosas que Antonio Alarcó ve inmorales

No es Semana Santa, ni pretendemos convertir el Día de Canarias en jornada de recogimiento y de reflexión. Pero la actualidad nos obliga. El senador del PP por la isla de Tenerife Antonio Alarcó hizo este martes un sublime ejercicio de pedagogía moral y no vamos a quedarnos nosotros atrás ante un reto así. Alarcó ha proclamado que le parece una inmoralidad cobrarle a la Iglesia el Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido como IBI.

Su argumento forma parte del catálogo empleado precisamente por los más togados pastores de la Santa Madre Iglesia, con monseñor Rouco Varela a la cabeza: con esos dineros que nos ahorramos, sostienen, damos de comer al hambriento y de beber al sediento. Una aseveración muy samaritana que, como mejor muestra de falacia, ha sido desautorizado nada menos que por los gestores de Cáritas Diocesana de España.

Alarcó, sin embargo, nos desconcierta cuando asegura que la iniciativa socialista de hacer pasar por caja a aquellos inmuebles de la Iglesia que no sean templos de culto es una “cortina de humo”. Suponemos que una cortina de humo para tapar la mala gestión de Rodrigo Rato en Bankia, o los vaivenes de la política económica y financiera de Mariano Rajoy que tiene locos a las autoridades europeas y a esos dichosos mercados. Porque no vemos otra cosa que se quiera tapar con la famosa cortina de humo.

Pero sin que Antonio Alarcó lo proclame a los cuatro vientos, estamos segurísimos de que hay muchas más cosas que le parecen inmorales. Por ejemplo, al senador le debe parecer inmoral que la Policía haya estado detrás del desenlace final de los atentados del 11-M. Lo dijo muy convencido en una entrevista radiofónica, por llamar de alguna manera a esos diálogos de tan elevada factura que mantiene con el periodista Andrés Chaves: "No fue un suicidio colectivo. Hay sospechas fundadas de que los refugiaron allí y dale que te pego", dijo en referencia a los terroristas autores de la masacre. Una inmoralidad de alto calibre que seguramente le quitará el sueño por las noches.

Pero inmoral, lo que viene siendo inmoral o lo siguiente es que el Cabildo de Tenerife se haya atrevido a abrirle un expediente para investigar su brillante gestión (también calificada de pufos) al frente de la Fundación Canaria de Salud y Sanidad durante el periodo en que fue consejero de Sanidad de la Corporación insular. Un periodo en el que, siempre según el expediente inmoral, se dedicó a contratar al margen de la legalidad al tiempo que repartía prebendas entre periodistas amigos con los que compartía meditaciones profundas sobre política antiterrorista.

La guinda a las preocupaciones inmorales del senador Alarcó la puso estos días su primo Santiago, residente en Londres, al que llevaron a juicio acusado de haber traicionado a uno de sus socios en un hedge found que se recuperaba de una difícil convalecencia tras caerse de un caballo. Santiago Alarcó, según las crónicas, se apoderó de la clientela con aviesas intenciones y ha aceptado un acuerdo por el que indemnizará con una alta cantidad al engañado. Una inmoralidad inadmisible en una familia de tan acrisolados valores.

1 comentario: