Páginas

12 abril, 2012

Uno en Marruecos y el otro en Argentina

El día de ayer se presentaba inicialmente tranquilo. Soria en Polonia acompañando a Rajoy; Paulino Rivero en Marruecos cumplimentando a M-VI, y José Miguel Pérez presidiendo en el auditorio Alfredo Kraus unas jornadas de empleo juvenil. Corría el aire entre todos ellos, cada cual a lo suyo. Imposible que pudieran saltar chispas. Aquella apacible calma la vino a romper, a media mañana, de manera inesperada, el jefe de prensa de José Manuel Soria, de nombre Juan Santana, que seguramente se quedó en tierra y se aburría soberanamente.

Santana es de tecla fácil, un poco burro, es cierto, vicioso a los mensajes amenazantes y obscenos y, por supuesto anónimos, lo que ya le condujo a que un juzgado diera con él y ande ahora entre el archivo de la causa por formalismos y el bochorno de un procesamiento. La directora de La Provincia conserva unos correos electrónicos que harían las delicias de cualquier experto en analizar el síndrome de Sancho Panza evolucionado al 2.0.

Pues eso, que el tal Santana se cascó a media mañana un desafortunado comentario en Twitter jugando zafiamente con el viaje oficial del presidente del Gobierno canario a Marruecos y la polémica aún viva de la existencia de petróleo en aguas de ambos lados de la mediana imaginaria que separa Canarias del Reino alauí.

''Paulino se hace el moro''


El twit del jefe de prensa de Soria

Sobre una fotografía de Paulino Rivero luciendo chilaba durante un viaje anterior al vecino, el jefe de prensa de Soria lanzaba esta genialidad: “Pulimo [por Paulino] se hace el MORO y quiere ser el Rey del Petróleo?” La palabra moro apareció escrita así, en mayúsculas, lo que denota ciertas debilidades del comunicante en las que también habrían de profundizar los expertos en la web 2.0.

La réplica a tan impropio comentario no se la dio ningún militante de la izquierda revolucionaria, sino el dirigente del partido político canario más cercano al PP, Ignacio González, presidente del Centro Canario Nacionalista, que le recriminó muy finamente a Santana esa licencia: “Que el jefe de prensa de un ministro español se burle de un presidente autonómico es increíble e irresponsable”, le escribió pocos minutos después González en Twitter.

Santana, siempre tan diplomático, tan en su lugar de discreto asesor de un ministro, remachaba a su modo: “jajaja deberías de (sic) avergonzarte de otras cosas”, lo que provocó que Ignacio González diera por zanjada la conversación con un escueto “Sin comentarios. Un saludo”. Lejos de arreglar la situación, lejos de recoger velas y reconocer su apurada de frenada, Juan Santana despidió a Ignacio González con una sola palabra, “mejor”, lo que confirma los peores presagios: las relaciones entre Soria y su eventual socio electoral del CCN están rotas

Soria amenaza a Argentina

Pero si esto hacía el fiel escudero de Soria por la mañana, por la tarde se lanzaba a pelear contra los molinos el augusto hidalgo de Industria. Energía y Turismo. Cuando no se han apagado los ecos del trigésimo aniversario de la guerra de Las Malvinas, justo cuando Argentina vive sus cíclicas convulsiones internas y sus gobernantes buscan restañar sus heridas en algún chivo expiatorio exterior, el ministro español se lanzó a una declaración de hostilidades sin paliativos.

Si tocan a Repsol, vino a decir el canario con algún que otro eufemismo, habrá consecuencias. Cualquiera que siga más o menos de cerca las relaciones diplomáticas coincidirá enseguida en lo inusual de la amenaza de un ministro español a un Gobierno soberano que, ciertamente, está actuando de una manera un tanto levantisca con una empresa española que precisamente entró en el negocio del petróleo argentino tras una privatización de la nacional YPF. Pero es igualmente cierto que las diferencias diplomáticas suelen sustanciarse con modales más sutiles, con negociaciones discretas y con sanciones comerciales que generalmente se aventan cuando se han aplicado una vez agotadas todas las vías diplomáticas.

Cristina Fernández no afloja

La prensa argentina se hizo eco de inmediato de las amenazas del ministro español, lanzadas desde Polonia a través de un vídeo grabado por los servicios de prensa del Gobierno de España, sin periodistas presentes y por lo tanto sin posibilidad de pedir mayores aclaraciones. La presidenta argentina, lejos de amedrentarse, suspendió una reunión que tenía con los gobernadores de las provincias petroleras y mandó al Congreso un proyecto de ley que, de aprobarse (y la presidenta Fernández cuenta con diputados suficientes) haría pasar el control de Repsol YPF al Gobierno de la República.

Ésa es la agresión que Soria trataba de evitar, agresión a Repsol que el ministro equiparó a “agresión a España”. Lo malo de lanzar una advertencia tan extrema es la altura en la que ha quedado colocado el listón. Si el Gobierno argentino persiste, sólo cabrían las represalias diplomáticas y comerciales, porque la invasión de Las Malvinas con viento de levante al muy trillado estilo, la damos descartada de antemano. No parece que esté España para estas chulerías.

4 comentarios:

  1. Maria de Jinámar13 de abril de 2012, 7:56

    Muy bién Presidente ,prefiero de vecino a Marruecos que en ves la TRAICIÓN D PERIODISTAS Y ESPAÑA

    ResponderEliminar
  2. Maria de Jinámar13 de abril de 2012, 7:59

    Con dos diferencias Carlos ,que Soria es presuntamente traidor y busca discordias ,el señor Presidente busca la Paz,periodistas que buscan la cizaña,periodista que buscan el bién común,eliga usted ahora? gracias.

    ResponderEliminar
  3. Maria la que pide ,justicia13 de abril de 2012, 11:56

    Mi saludo al señor Peréz(vicepresidente), me parece un hombre sencillo y honesto ,vamos a dejar las siglas aparte y buscar los hombres de buena voluntad y mujeres que quierán el bienestar de canarias sin ánimo de lucro,vamos a dejarnos ya de tanta diplomacia y ser sencillos y humildes de corazón, es el único proposito del hombre en la tierra,lo demás es vanidad . gracias y buén dia

    ResponderEliminar
  4. Si hay guerra,Dña Cristina,cuente conmigo.Riki Raka,Argentina,Arriba d'llos¡.En cuanto a Paulino,pués como presidente de un país vecino de Marruecos,tiene todo el derecho a establecer relaciones,pese al despotismo de la monarquía marroquí.No sólo tiene que aguantar las imposiciones de los intereses españoles,como ud.comprenderá

    ResponderEliminar