Páginas

17 abril, 2012

Teresa Cárdenes deja 'La Provincia'

“Fin de ciclo. Si la vida manda avisos conviene no mirar para otro lado. Cierro etapa y dejo hoy La Provincia tras mi regreso en 2001”. Teresa Cárdenes es una mujer con una pasión por este oficio como pocas veces he visto. Exigente hasta el límite de la irritación, perfeccionista, rigurosa… ha forjado su prestigio a base de muchísimo sacrificio personal y muchísimas satisfacciones, las que acostumbran a compensar en la medida justa los sinsabores que irremediablemente este negocio acarrea.

Ayer comunicó primero a sus amigos, luego a sus seguidores en Twitter y finalmente al público en general que dejaba La Provincia, el periódico que ha venido dirigiendo desde que sustituyó a un histórico de la profesión, Ángel Tristán Pimienta, por una traducción funesta de la natural adaptación de las empresas periodísticas al medio ambiente político del momento. Teresa no lo ha tenido fácil en ese desempeño, primero por esa manera de llegar, y luego porque le ha tocado lidiar con el tramo más profundo de la crisis de los medios informativos, particularmente la prensa impresa.

Se rodeó de un equipo de incondicionales que le han seguido hasta el último momento, no sin riesgo; pero como corresponde a cualquier colectivo humano que se precie, particularmente sacudido por los despidos, las tiranteces empresariales y la crisis editorial, también alimentó a un buen puñado de críticos a los que se sumó una parte significativa de la empresa editora.

Su plácet llegó de Oviedo, donde se concentra ahora casi todo el poder de Editorial Prensa Ibérica tras la jubilación de Guillermo García-Alcalde, y su final llegó también de la capital asturiana, por los conductos desembarcados en las Islas desde entonces.
Las tiranteces la condujeron a dimitir el viernes, cansada de dirigir sin poder dirigir. De ver acorralado al periodismo. Convencida, después de sucesos familiares recientes, de que los avisos que la vida manda hay que atenderlos.

Atrás deja una importantísima etapa de su vida profesional. Con sus correspondientes admiradores y detractores, quizás a partes iguales, porque ejercer esta profesión con vocación, con la verdad por delante caiga quien caiga, sea el que caiga ministro, Rey de Bastos, caradura o polizón, no suele concitar el aplauso unánime.

Teresa Cárdenes atesora una trayectoria profesional que la convierte en estos momentos en una periodista privilegiada. Pronto la veremos nuevamente haciendo lo que más le gusta hacer.

La sustituye al frente de La Provincia un hombre de la casa, Antonio Cacereño, al que le deseamos mucha suerte en su nuevo cometido.

8 comentarios:

  1. Maria la que pide ,justicia18 de abril de 2012, 7:37

    Buenos dias ,a ver si dejamos de anunciar SEXO,ya esta bién,de anuncios relacionados con este tema ¿ que estamos creando señores periodistas? es que ya no saben distinguir la ética moral? ¿ en la calle ,en las escuelas,en las revistas ,en las tv? ¿pero bueno esto que es Sodoma? canrias 7 por un lado,este periodico calunniador de la provincia(mi causa).y ahora usted señor sosa presuntamente algún otro anuncio ? gracias.

    ResponderEliminar
  2. [email protected] más en la ya triste historia de unos profesionales que están destinados a ser cabezas de turco de un poder mediático en manos del poder político. Tuve la suerte de conocer a Teresa, cuando iniciaba sus peninos en el sector radifónico, allá por la década de los ochenta.
    Con suma tristeza veo que las libertades que con tanta lucha se consiguieron, están en periodo de extinción de la mano de esos "democrátas" de toda la vida, que aplican su personal axioma de "O conmigo o contra mí"

    ResponderEliminar
  3. Suerte y la provincia contigo dio un cambio radical en todos los sentidos donde la libertad de expresión y la objetividad es lo primero. No dejes de ser tan profesional algo de lo que se escasea en todas las ocupaciones.
    Una incondicional de la provincia

    ResponderEliminar
  4. Juan Carlos Morales18 de abril de 2012, 16:13

    La ex directora Teresa Cárdenes fue la responsable de la criminalización de varios miembros de Intersindical Canaria y del movimiento ecologista canario, al permitir el reportaje del periodista Pedro Guerra con el titular ETA BUSCA CANARIOS y que sigue colgado en la web de este periódico. En esta vergonzosa información se vincula a varios activistas canarios del movimiento sindical y antimilitarista con esta organización armada. Si Canarias Ahora fuera domocrática y progresista permitiría la publicación de este comentario. Si no lo hiciera estaría en el mismo fango que otros periodistas vendidos al poder como Teresa Cárdenes.

    ResponderEliminar
  5. Florentín del Castillo19 de abril de 2012, 23:07

    No entro ni salgo la profesionalidad de esta señora, ni en los asuntos internos, laborales, empresariales, o político—mediáticos de LP. Como lector,interesado en LP (en su momento), y muy participativo además, tuve ocasión de cruzar bastantes comunicaciones con TC en relación con mi modesta –o levísima, si se prefiere- participación en LP, y no es oro todo lo que reluce.
    Sin pretender juicios rotundos saqué la conclusión de que es una persona que, sin negar que debe ser muy trabajadora en su oficio, utiliza a los demás como instrumentos si le sirven para su fin momentáneo. Y cuesta, cuesta un rato largo detectar esta característica, gracias a su cualidad indiscutible: una frialdad cero grados Kelvin, disfrazada de estudiada diplomacia de frase hecha, nada sincera (cosa que se ve a posteriori). Su prepotencia le impide siquiera sospechar que sus interlocutores, siendo idiotas, pudieran no serlo del todo. Si cree que puede utilizarte, te rocía con agua bendita y flores; pero si pasado mañana ve, o cree, según su sacrosanto criterio (más bien parece que le faltara seguridad de criterio, en juzgar a lso demás me refiero), que no eres el colaborador servil que ella buscaba, te ningunea como a un machango de trapo. Creo que con los empleados era igual. Parece que fuera muy observadora como profesional, al tiempo que autista con la gente próxima (colaboradores). Eso no quita su correctísimo formalismo intachable y perfectísimo en lo que dice, lo cual es (no)sospechoso de frialdad distante, con defecto grave de inteligencia emocional. Y el colmo: practica muy bien el victimismo ante las “injustas” reacciones de los que no piensan como ella. Profesionalidad, esfuerzo, soberbia, diplomacia glacial intachable, desprecio por la opinión discrepante. Todo se mezcla.
    Y la guinda: De antigua enemiga de Soria y similares a servil cordera, ¿según sus expectativas de medrar? Ah, ¿pero esto es ser una buena profesional? Que me aspen si lo entiendo. ¿Hay algún periodista por ahí que me ayude a un juicio más "ecuánime"?

    ResponderEliminar
  6. probando funcionamiento web

    ResponderEliminar
  7. Acerina Martín Ruiz20 de abril de 2012, 12:57

    Trabajé durante muchos años en La Provincia y en este momento, por suerte, desarrollo mi trayectoria profesional en otro medio. Por tanto, no hablo desde la venganza sino desde la realidad de quien conoció e sus propias carnes losmalos modos de Teresa Cárdenes en esa casa. Ya está bien de querer mezclar las churras conl as merinas: Teresa Cárdenes ha sido la directora que ha contado con másm ano ancha para hacer y deshacer dntro de La Provincia. Si ahora, por fin está fuera no ha sido por un cambio en la dirección política de este país, como ella y usted sr Sosa pretenden hacer ver, Tampoco por la intervención del Sr Soria, ni mucho menos. Teresa C. está fuera porque deja mucho que desear como profesional, no nos olvidemos que llevaba proa al marisco a un periódico centenario. Como evidenica pueden remitirse a los datos objetivos de la OJD. Y, sobre todo, está fuera por su nula humanidad con una plantilla de trabajadres que ha terminado echando manos del pastillero (valiums, trnkimasin, fármanos contra la hipertención) para resistir un día más trabajando en el periódico que ella dirigía. Gritos, insultos, prepotencia, ninguneo, marginación, aupamiento de su guardia pretoriana, amenazas, soberbia, persecución...son sólo algunas características de su modus operandis al frente de la dirección de ese periódico. Ha sido una decisión empresarial. Afortunadamente, la cúpula de EPC se dio cuenta que si no actuaban ya con mano firme elmedio de comnicación más señero de toda Canarias pasaría a la historia. La plantilla y el propio Comité de Empresa le llevaba pidiendo encarecidamente desde hacía muchísimo tiempo que esa señora fuera sustituida como directora. Valé más tarde que nunca. Espero Sr. Sosa que le quede a usted un poquito de la profesionalidad y objetividad periodística de la qe tanto alardea y se digne a publicas mi comentario. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. A la memoria de Luis Suárez.23 de abril de 2012, 2:53

    Luis Suárez...¿quién fue?. El último compañero de la redacción de La Provincia que atrapado por una grave enfermedad murió hace un mes. ¿De qué...?. De su grave padecer, cierto, pero con un dolor añadido por el desprecio,. gritos y zarandeos que sufrió, no solo de Teresa Cárdenes, no, también de su mano ejecutora, Pedro Guerra y de Vicente Guerra, otro del staff. Señor Sosa; los periodista de esta casa no somos tontos y sabemos su relación interesada con Mari/Tere. Tenía que conocer de qué manera la madre de nuestro compañero Luis se dirigió a la "dolorida" Cárdenes en el Tanatorio, dependencias que la cesada conoce bien. "Mi hijo sufrió mucho en su periódico...le gritaban en mi casa a veces lloraba", le dijo la anciana bañada en lágrimas. No puede usted hablar de lo que no sabe Carlos salvo que sea cómplice de la cesada y de sus palmeros despedidos. Los gritos, los insultos, los ataques de ira, las persecución, los golpes (P. Guerra agredió a un compañero en la misma redacción y a otro en la Audencia), la manipulación y la burla hacia el trabajo que no fuera el de sus amigos era reducido a una columna. EPC ha actuado tarde pero lo hizo. Tiene usted que ver a la redacción como ayer estaba feliz por haberse quitado de encima a estos cuatro a los que le han prohibido la entrada. Insólito. Desconozco si piensa publicar este comentario Sosa de no ser así me dará la razón. La Provincia ha permanecdo 3 años secuestrada por esta banda y sus intereseses y soplan nuevos vientos. Estas palabritas las escribo en recuerdo a Luis su familia.
    Por eso creo que debía publicar el comentario, es de justicia.

    ResponderEliminar