Páginas

16 abril, 2012

Repsol por encima de la educación

Repsol por encima de la educación. Repsol por encima de la profunda crisis política, económica y social que sufre España en estos momentos. Una decisión, una pésima decisión de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ha eclipsado asuntos de mucha enjundia que amenazan el presente y el futuro de nuestro país muy por encima de la cuenta de resultados o la cotización de una petrolera en la Bolsa de Nueva York. Pero somos así, un país como Argentina, necesitado de una conmoción venida de fuera que nos haga superar nuestras propias miserias hasta convertirnos en exultantes patriotas ávidos de venganza y de medidas contundentes aún por determinar que el Gobierno anunciará en el momento que considere oportuno.

Resulta bochornoso ver a un Gobierno movilizándose de manera histérica y bastante compulsiva ante una clara agresión de otro Gobierno contra una empresa privada que, para colmo, ni siquiera es española en su mayoría de capital. Porque Repsol, por mucho que los ministros de nuestro país se desgañiten defendiéndola, es mayoritariamente extranjera. Menos del 50% de su capital es español, un 10% de Sacyr, algo más de un 12% de Caixabank, y el resto disperso entre otros inversores. La mayor parte de Repsol pertenece a fondos de inversión internacionales (42%) y a la mexicana Pemex, que tiene un 9,5%.

En favor de esos accionistas el Gobierno de España desplegó ayer toda su batería de reacciones altisonantes para manifestar al mundo que estamos muy cabreados y que vamos a tomar una serie de medidas que mejor no las tomamos en caliente no vaya a ser que metamos la pata.

Medir las represalias

Porque si bien es cierto que la medida de la señora Fernández tiene bastante de arbitraria y de efectista (también Argentina atraviesa su particular vía crucis económico), no hay que olvidar que en ese país hay otras muchas empresas españolas que estarán diciéndole al Gobierno de Mariano Rajoy que mida bien sus pasos, porque una reacción desproporcionada puede hacer que triunfe la tentación de llevarse por delante a bancos y poderosas empresas hispanas de telecomunicaciones y de logística muy presentes allí. Repsol es cuestión de Estado para este Gobierno, y lo demostró desde el minuto uno el ministro Soria otorgándole por un método cuya legalidad está en entredicho las concesiones petrolíferas canarias anuladas por el Supremo.

Repsol le llevó a viajar con urgencia a Argentina en febrero pasado, y hasta hizo que el Rey telefoneara a Cristina Fernández para interceder.

Hasta hubo ayer gabinete de crisis y rueda de prensa con preguntas de los periodistas nada menos que de dos ministros y un secretario de Estado. Y llamadas a consultas, y embajadores que van y que vienen. Una empresa es una empresa, mucho más importante y poderosa que las cientos que han tenido que cerrar en España por medidas extravagantes de este Gobierno, y más concretamente de su ministro de Industria, como la supresión de las primas a las renovables, que ha mandado al paro a miles de españoles.

Medidas tan extremas que están acogotando el crecimiento económico hasta el límite mismo de poner en peligro no ya la recuperación, sino incluso el precio de la deuda que estamos pagando a los mismos bancos que tienen el 42% de Repsol.

No hablar de política

El mismo Gobierno que ayer decidió dar un golpe de muerte al futuro de España por la vía de castrar la educación pública mediante unas medidas tan premeditadas que condujeron al ministro del ramo a empezar su reunión con los gobiernos autonómicos con el ruego de que no hablaran de política. Como si una decisión así de un gobierno de derechas que no cree en lo público fuera futbolística.

Pero lo que importa son los intereses de Repsol. El varapalo cosechado en Argentina va a hacer que la petrolera acelere sus inversiones y las prospecciones en Canarias porque con alguna medida tendrá que contrarrestar su pérdida de cotización y sus ingresos. Otra buena excusa para un Gobierno para defender los intereses de la petrolera y alejarse un poco más de eso que llaman interés general.

3 comentarios:

  1. A los Pre-Potentes nunca les han interesado la educación,solo el dinero.El pueblo no puede saber mas que ellos.

    ResponderEliminar
  2. [...] "CRITEO-300x250", 300, 250); 1 meneos Repsol por encima de la educación carlossosa.canariasahora.es/archives/1719  por bonono hace [...]

    ResponderEliminar
  3. Lo que tendria que hacer Soria, es DIMITIR, ha hecho el RIDICULO, cuando regreso de Argentina, diciendo que todo estaba encaminado a una solucion pacifica y de dialogo.

    ResponderEliminar