Páginas

15 abril, 2012

Pedir transparencia al Rey

Pues claro que es grave que el jefe del Estado español se dedique a matar elefantes, una de las especies más emblemáticas de la selva, del Libro de la Selva y del imaginario colectivo sobre queridos animales en peligro de extinción. Por supuesto que es grave que el Rey de España gaste dinero de todos los españoles en una semana de cacería en Botsuana, con traslados, guardaespaldas, acompañante, manutención, etcétera, sobre todo con la que le está cayendo a los españoles y con el aplaudido último mensaje navideño de Su Majestad en el que hizo un aparentemente y sincero cántico a la apariencia de rectitud que han de guardar los servidores públicos, con la Casa Real a la cabeza.

Pero siendo grave que entre todos paguemos estos excesos de Su Majestad, más grave sería que el viaje no se lo hayamos pagado los españoles sino algún o algunos empresarios muy interesados en que el jefe del Estado haga gestiones a su favor en cualquiera de los niveles en los que se mueve, generalmente muy privilegiados.

Estaríamos, en tal caso, ante un supuesto de cohecho impropio, consistente en agasajar con regalos a un cargo o funcionario público en consideración a su cargo, haya o no haya una contrapartida. Claro que estamos ante una hipótesis de imposible materialización porque el único ciudadano español que es inimputable es el jefe del Estado, o al menos este jefe del Estado. Lo dice la Constitución Española.

Sobre la Casa Real española pesa, no sin razón, la generalizada sospecha de que algunos de sus miembros hacen o han hecho negocios en un pasado muy reciente valiéndose precisamente de la pertenencia a ese clan de elegidos, que no electos, a los que nutrimos con un buen pellizco de los Presupuestos Generales del Estado, que sólo han infligido un leve recorte del 2% en su partida global para este sufrido año de 2012.

Un presupuesto de 8,3 millones de euros que escapa a las leyes de transparencia que empiezan a extenderse muy tímidamente en los ámbitos públicos de España camino de convertirse en una exigencia absolutamente equivalente a la que desde las instituciones se dirigen a los ciudadanos para que suframos las consecuencias de una crisis que esas mismas instituciones son incapaces de resolver.

Pero no hay mal que por bien no venga. La polémica desatada por el viaje de Juan Carlos I a cazar elefantes a Botsuana ha resucitado un debate larvado que, seguramente también por la crisis, ya no es un tabú. Hubiera o no coincidido con el 81º aniversario de la Segunda República, es obvio que esa polémica se reavivó con el descubrimiento de las andanzas de Iñaki Urdangarín y, más que probablemente, su esposa, la infanta Cristina. Unas andanzas que vinieron a revivir las que un núcleo muy selecto de allegados al monarca protagonizaron hace unos años al amparo del enigmático Manuel Prado Colón de Carvajal, administrador de los negocios del Rey durante dos décadas.

La prensa anda dividida entre levantar el velo de la Casa Real y conocer cuáles son sus negocios, cuáles sus propiedades, cuáles sus intereses y cuáles los que ha defendido para beneficio de otros, o continuar protegiendo una de las intocables esencias de la transición democrática en la creencia de que la violación de esos secretos pudiera llevar aparejada la revelación de alguna vergüenza nacional convenientemente ocultada durante estos treinta y pico años.

La transparencia es la solución. Y no vale la abdicación porque el Rey Felipe habría de apechugar con las mismas insoportables dudas, con la insoportable incertidumbre de cuándo va a saltar el siguiente escándalo.

4 comentarios:

  1. Al hilo de la transparencia a pedirle al Rey,el Senador Iñaki Anasagasti,quien se ha venido distinguiendo por sus deseos en saber hasta donde debe alcanzar la impunidad y privilegios el monarca, apunta el destacado politico vasco un decalago de preguntas,donde transcribimos algunas de ellas:Porqué en plena crisis el rey frivolamente se va de viaje.Porqué nunca podemos enterarnos cuantos cuestan estos viajes.Porqué cuando el Jefe del estado está vacacionado la opinión Pública no se entera.Porque el gobierno tapa todas estas corruptelas.Porque el partido socialista no denuncia este cartesianismo?Cabria preguntarse el porqué de ese blindaje a que hiciera pública la transparencia.Si un político,en este caso Senador,se pregunta en incordio por ello;porqué el Parlamento ,vía Constitución ,no se decide cambiar estos desajustes,estos privilegios, que tienen como corriente extendida, malhumorados y mosca a los españoles?."Nos aferramos a falsas esperanzas y creencias,cuando quienes nos las infundieron ni siquiera la toman en cuenta".Libertad,transparencia,igualdad;
    donde estás?.

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo que nos faltaba un Rey mata elefantes, ¡Que vergüenza! tomaaaa se cayó y se descubrió el pastel... cuando estas haciendo algo malo al final sale a la luz.

    ResponderEliminar
  3. no entiendo como ,con la que esta cayendo, este sr. se permite :1º el gasto que supone su caprichito,2º los elefantes son una especie a proteger y este se permite ir a cazarlos,3ºla falta de respeto a los ciudadanos que por si no se ha enterado,hay casi 6 millones de parados,una reforma laboral para los mismos de siempre,con sueldos de miseria, una sanidad y una educacion "recortada"unoas corruptos entre los que esta su yernisimo,y que no les hacen devolver ni un euro,con lo que tendrian para sanear la economía del pais,y por encima de todo tendria que ser el primero en dar ejemplo.¡¡¡¡¡¡¡¡QUE VERGUENZA DE DIRIGENTES¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. El tema es muy sencillo, despues de tantos años el velo está, lo que se dice "gastado" no más, por lo tanto no se le reemplaza.

    ResponderEliminar