Páginas

19 abril, 2012

Le llegó el turno a RTVE

Ana Pastor
Ana Pastor
  Llegó el momento. Las continuas presiones sobre Mariano Rajoy para tomar posesión de la radio y la televisión públicas han surtido efecto y en los próximos días conoceremos cómo piensa ejecutar el Gobierno el control del Consejo de Administración de la corporación pública y, desde allí, el descabezamiento de Radio Nacional de España y Televisión Española, con el correspondiente corrimiento de cargos hasta llegar al bollo del cogollo del meollo, que son los programas dependientes de los Servicios Informativos, particularmente los de la tele.

El detonante para que se reactivara esa ansia hasta ahora contenida ha sido el evidente desgaste público del Gobierno y la consecuente decisión del PP de promover una amplia campaña de publicidad, de agitación y de propaganda para convencer a los ciudadanos españoles de las bondades que tienen las interminables y cada vez más draconianas medidas destinadas a desmantelar el estado del bienestar y los derechos civiles que está tomando el Gobierno de Mariano Rajoy. Unas medidas que, como es norma, se anuncian desde el extranjero y van a continuar sobresaltándonos al menos hasta el verano.

Periodistas como Ana Pastor, que han sido diana de ataques de todo tipo, con insultos incluidos, por parte de destacados y no destacados dirigentes del PP, por hooligans de la derecha en las redes sociales, será probablemente la primera víctima propiciatoria cuya defenestración les permita evidenciar ante su parroquia que se acabó la independencia en la radio y la televisión públicas.

Y ya verán el regocijo que les va a entrar incluso a reputados periodistas que ven desde hace tiempo en esa corporación pública una especie de peligro revolucionario que hay que fulminar de inmediato.

Porque la devastación sobre los derechos fundamentales de los españoles también alcanza a la libertad de expresión y al derecho a la información libre y veraz. Como parecía poco lo que estábamos viendo, con el constante e imparable cierre de medios de comunicación privados incapaces de superar la crisis (ayer mismo se despedía de sus lectores La Voz de Asturias), el Gobierno la va a emprender ahora con uno de los principales logros de la era Zapatero: la independencia y la pluralidad alcanzados por primera vez de manera plena en los medios de titularidad pública del Estado

El regreso de la 'verdad' oficial

Las entrevistas directas, audaces, sin paños calientes de Ana Pastor son el santo y seña de esa independencia. La periodista de Los Desayunos de TVE ha sido agresiva y correosa con todos sus invitados, desde el presidente de Irán hasta el más bisoño de los consejeros autonómicos, pero los guardianes del liberalismo prefieren una televisión, una radio y unos profesionales que no se limiten a contar la verdad de lo que pasa y exponer paralelamente las distintas opiniones de las partes.

La verdad les daña porque la verdad, y más en estos momentos, es absolutamente demoledora para el Gobierno, y hay que transformarla en propaganda. Toca la verdad tamizada, la verdad oficial, la de Alfredo Urdaci, la de Miguel Ángel Rodríguez, la de Ángel Acebes proclamando “fue ETA”.

La amenaza que se cierne sobre RTVE es más grave de lo que puede aparentar en primera instancia, aun comparándola con todos los recortes sociales que estamos sufriendo. Porque muchos españoles dejarán de enterarse de lo que está ocurriendo una vez el Partido Popular perpetre su ansiado objetivo de ejercer su poder absoluto sobre los medios de titularidad pública.

5 comentarios:

  1. octavio nuez saavedra20 de abril de 2012, 11:01

    ahora tendremos que ir a llorar al rio, mas de uno se dara cuenta ahora que votar si es importante, no los pataleos en las cafetrias,taxis, peluquerias ,etc. vamos a tener lo que la mayoria de los que fueron a votar votaron.

    ResponderEliminar
  2. julián navarro casañas21 de abril de 2012, 0:52

    Cuando se produzca el cambio llegará el socialista de turno alegando que los socialistas son diferentes y mantendrán a los de la derecha más antidemocratica de los últimos 30 años, hay que joderse...

    ResponderEliminar
  3. El PP, confunde prohibir con gobernar. El aire fresco de los equilibrados espacios informativos de TVE, se les ha tornado tormenta. Retornan los viejos tiempos de la mordaza... "Los cachorros amamantados por el régimen", sacan sus colmillos... La tele, plural, veraz, los saca de sus casillas. Les incomoda. Y no se ruborizan, en su política de improvisación, en aplicar "el si Wuana" sobre la tele pública.

    ResponderEliminar
  4. Florentín del Castillo22 de abril de 2012, 22:48

    Ana Pastor, de lo mejorcito de la Tele, una todoterreno que sabe hurgar con solidez y profundidad en lo que le echen por delante. Con su aplomo, endulzado con arte y simpatía, es capaz de hacer hablar a un león. Y claro, ¿cómo iba a seguir ahí tan campante ante un gobierno de mentirosos? (todos mienten; pero hay grados en esto, y el PP se lleva la palma). La jarca de farsantes (todos) y/o mudos (Rajoy) y alguna quícara vicerepipi (Soraya) no podían soportar que la verdad como lema si lo de ellos es la mentira como norma.

    ResponderEliminar