Páginas

09 abril, 2012

Esa estadista de nombre Cristina Tavío

José Manuel Soria está de enhorabuena. Cristina Tavío, la presidenta del PP en Tenerife, le ha dado el nihil obstat y ha anunciado al mundo que por ella que no queda, que no va a ser obstáculo, óbice y ni siquiera valladar en el propósito del líder regional del partido de promover un pacto con los malditos socialistas con tal de descabalgar a Paulino Rivero del machito del poder.

La rueda de prensa de este lunes de Cristina Tavío, auxiliada a las bandas por Manuel Domínguez y Antonio Alarcó, no decepcionó a los que de ella esperábamos lo más lúcido de la política de Canarias en momentos de tanta tribulación. La concejala en la oposición, diputada en la oposición, y presidenta del PP prácticamente en la oposición, se mostró partidaria; qué partidaria, entusiasta, con la genialidad de Soria de hacer un pacto de salvación en Canarias entre populares y socialistas, y aseguró que no va a forzar nada raro en las instituciones donde el PP pudo ser gobierno y ahora es oposición, verbigracia el Ayuntamiento de Santa Cruz y el Cabildo de Tenerife.

Se saltó a Román Rodríguez

Antes de analizar las hemerotecas someramente y comprobar lo difícil que es encajar en su correspondiente tiempo político cada discurso de Cristina Tavío, detengámonos en algunas perlas grandiosas de su comparecencia de ayer. Por ejemplo: la presidenta del PP tinerfeño quiere contribuir a la "regeneración política" y a acabar con “veinte años de régimen agotado”, que viene siendo a su entender el que encabeza Coalición Canaria.

Veinte años de degeneración política, recordamos nosotros con esa retranca que tan poco gusta en el PP, a los que ha contribuido de manera inequívoca, entusiasta y en ocasiones obscena el partido de la señora Tavío, incluso en 2007, cuando el PSOE sacó nada menos que siete diputados más que los nacionalistas y su presidente, el mismo que ahora quiere desalojar a Rivero por perjudicial para la salud, lo aupó a la presidencia incluso antes de que se celebraran las elecciones. El sacrificio que piensan hacer los populares por sacar a Canarias del atolladero llevó a Cristina Tavío este lunes a hablar bien incluso de los predecesores de Paulino Rivero, pero solo de Manuel Hermoso y de Adán Martín, saltándose de manera muy llamativa a Román Rodríguez, que también presidió Canarias apoyado, mira tú qué cosas, por el Partido Popular.

Fue una etapa simpática, en la que nada menos que cuatro personalidades del PP fueron miembros del Gobierno. Por ejemplo, Gabriel Mato, actual parlamentario europeo y uno de los populares canarios más influyentes en la organización nacional.

La dama del 'Bragagate' pide regeneración

En un alarde de visión política de regreso al futuro, Cristina Tavío perdonó las ofensas a los socialistas, ofensas tales como dejarla en la oposición en el Ayuntamiento de Santa Cruz a pesar de haber ganado las elecciones con unos votos más que Coalición Canaria. Está dispuesta a hacer borrón y cuenta nueva siempre que Julio Pérez eche a José Manuel Bermúdez y la ponga a ella al frente de un gobierno “estable y austero” que, por ejemplo, haga lo que hizo, junto a Zerolo, con el Plan General.

Que lo diga alguien del PP canario, con ese Bravo de Laguna gastando a espuertas en asesores, publicidad y cargos de confianza, tiene tela. Pero que lo diga quien tiene sobre sus espaldas el caso Bragagate, consistente en cargar al Ayuntamiento mediante facturas falsas gastos personales de los concejales del PP, es para confiar. Pero así se escribe la historia de los atrevimientos políticos canarios. Y más que nos espera, que la crisis parece haber borrado de algunos y de algunas la vergüenza política.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con el artículo, solo una puntualización al Sr. Sosa, el PP de la niña Tavío sacó los mismos Concejales que CC, aunque más votos, pero los mismos Concejlaes que Bermúdez.

    ResponderEliminar
  2. tenemos los que nos merecemos los politicos/as mas descarados y de falta de memoria de toda la geografia española,esta ha vivido del cuento toda su vida largando milongas y mentira tras mentira,ahora va a resultar que va a ser la salvadora de esta region,es una despota, cinica y mal educada esta solo hace lo que hace por su interes por mucho que diga que lo hace por canarias,la regeneracion politica en estas islas es que desaparezcan del mapa politico todos/as morrallas que despretigian no solo la politica sino tambien al ser humano

    ResponderEliminar