Páginas

26 marzo, 2012

Hasta pronto, don Pepito



José Esteban Rodríguez Ramírez,
director de 'El Día'.
A lo largo de la historia de un periódico se reciben muchas sentencias, unas más favorables que otras; muchas ajenas, unas cuantas propias. Sentencias que generalmente son producto de un largo proceso, de idas y venidas a los juzgados, de mucho trabajo de nuestros impagables y abnegados abogados, Luis Val y Marimi de la Nuez. Son, lo tenemos asumido, gajes del oficio, con los que apechugamos no sin cierto sobrecogimiento cada vez que nos son notificadas y empezamos por leer el enunciado. Ya se sabe eso de que los burros vuelan. Hemos sufrido más absoluciones que condenas, pero algunas de estas últimas han sido especialmente dolorosas. Nos dolió mucho que nos condenaran por el caso de La Favorita, lo que nos convirtió en los únicos investigados y castigados por la Justicia por aquel sablazo a las arcas públicas de 12 millones de euros hasta ahora sin aclarar. Nos dolió una injusta sentencia que perdonó a Soria las costas judiciales del caso chalet, tras quedar ridiculizado en una sala de vistas al descubrirse las vergonzosas mentiras de las que hizo cómplices a su esposa y a sus caseros. Ha habido sentencias, como esa que nos absolvía del pleito del ministro por el caso Chalet, que nos alegraron porque demostraban que lo que publicamos es cierto. Como nos alegró por los mismos motivos la sentencia del caso Isolux o que le archivaran al mismo ministro varias querellas contra nosotros por delitos, conspiraciones y otras majaderías que nunca cometimos.


La sentencia del circo



En todo ese ramillete de sentencias y resoluciones jamás no habíamos encontrado con ninguna tan circense y chistosa como la que recibimos este lunes en nuestras oficinas. Un juez de Santa Cruz de Tenerife nos ha condenado a respirar, contar hasta tres y ensayar ante el espejo la sustitución del hiporístico “don Pepito” por el más clásico “don José” cuando tengamos que referirnos a José Esteban Rodríguez Ramírez. La consideramos además muy original y una pieza de coleccionista, de ésas que guardaremos para responder a nuestros nietos cuando nos pregunten por el funcionamiento de la Justicia en los albores del siglo XXI. Les diremos que era un servicio público bastante defectuoso, lento, en ocasiones injusto; e implacable, mayestático, intocable… pero con algunos de sus miembros tratando de arrancar una sonrisa a los justiciables con piezas así. Claro que les explicaremos que por entonces aún era recordada una famosa canción de unos payasos del circo de la tele en cuyo estribillo los chiquillos entonaban a voz grito “hola don Pepito; hola don José”, convertido en soniquete muy festivo y socorrido en concentraciones humanas congregadas mayormente para el relajo y el solaz del público municipal y espeso.


Primero el chiste, luego los fundamentos




Quizás a su señoría le vino a la cabeza ese estribillo tan infantil durante el juicio del pasado día 2, cuando presenció en una sala de vistas del Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife la escenificación de un auténtico sainete en el que un señor respetable, un prócer de la isla, hasta entonces conocido por todos como don Pepito (con perdón), clamaba por su honor con tan sólidos argumentos como que él no había dado permiso al demandado a llamarle así. Y claro, con la cancioncilla dándole vueltas a la cabeza debió salir su señoría de la sala de vistas; con la copla rondándole volvió al día siguiente a trabajar, y así hasta que se sentó a redactar la sentencia, cuyo encabezado estaba absolutamente cantado: “Hola don Pepito; hola don José”. Pero había que adaptar esos profundos versos a las circunstancias. No podía ser que una sentencia mortificara todavía más al demandante, lo que hacía descartar el “hola don Pepito; hola don José”. Así que, como hacen los malos periodistas que tienen un buen titular pero una birria de noticia, su señoría dio la vuelta a la canción y colocó el adiós por delante del don Pepito (con perdón) y comprobó que quedaba bonito si le seguía un “hola don José”.



Lo que es del circo, al circo



A continuación venía lo más fácil: adaptar la sentencia al chiste.  Como no nos podía condenar por intromisión al honor porque lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, el señor magistrado decidió que lo mejor era desestimarle la demanda a don José y dar carta de naturaleza a la canción de don Pepito (con perdón). Con lo que hemos sido condenados a respirar hondo y llamar a don Pepito (con perdón) don José (si nos da la gana). Porque ni el don Pepito lo impusimos nosotros, sino Andrés Chaves, como dice la sentencia, ni tenemos que aplicar el don a nadie porque lo diga una sentencia. Así que, por imperativo legal, acatamos la sentencia, llamaremos José, José Esteban, don José, don José Esteban, Pepe, o Rodríguez al que hasta ahora llamábamos don Pepito. Y volveremos a llamarle don Pepito, con la venia de su señoría, si la Audiencia Provincial nos da la razón y deja esta sentencia en el lugar que le corresponde: el circo de Gaby, Fofó, Miliki y Fofito.

9 comentarios:

  1. en fin, Hay algunos que le ponen un circo y les crecen los enanos ,animo don carlos y pa lante, saludeme a don Jose.

    ResponderEliminar
  2. Pues ya tenemos mañana esta noticia a grandes titulares y descansaremos de la pesadez diaria referida a Paulino Rivero. Nosotros, en el bar de la mañana en el que tomamos el cortado todos los días, cuando leemos el periódico de las esquelas (por El Día) siempre llamamos a su director, este prócer de la prensa canaria (qué digo canaria, más bien mundial), cómo don Pepito. Claro que ahora habría que preguntarle al señor juez, si esta prohibición sólo rige para Carlos Sosa o también se extiende a todos los ciudadanos, no sea que incurramos en desacato.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Sr. Sosa, discrepo de Usted, es la mejor sentencia que he leido en toda mi vida. En primer lugar, nadie duda de que, ante personajes como el Sr. Rodríguez cabe el recurso a la ridiculización de sus "ideas", puesto que un debate serio en el que las mismas sean puestas en solfa es impensable. Lo que no cabe es ridicuizar a las personas, ni siquiera al Sr. Rodríguez, insultador profesional. Al menos no con la venia de un juez. Y que quiere que le diga, me parece bien el principio, al menos en sede judicial.
    Por otro lado, ¿cómo hacer para que el Sr. Rodriguez no saque mañana un editorial repleto de jactancia y chuleria presumiendo de que le ha puesto a Usted un bozal?, pues redactando la sentencia tal y como lo ha hecho. A ver si el Sr. Rodríguez tiene lo que hay que tener para poner el pdf en la edición digital de su periódico. Mejor aun, en papel, ¿se lo imagina?. No caerá esa breva.
    Un abrazo y le espero en la brega que nos urge, no en esta.

    ResponderEliminar
  4. Señor juez,me parece vergonzoso y esto asombrada esa sentencia contra este director del canrias ahora ,José que yo sepa es igual que pepe,hay problemas en la sociedad más grave ,para que ustds esten ocupados en estas pequeñas cosas que no tiene importancia,ahora bién ,los calificativos que da este señor llamado don Pepe del Diario el Dia ,que dia por dia insulta y calificaciones al Presidente del Gobierno canrio y a su familia,eso si me parece VERGONZOSO e INJUSTO , una justicia que se proclama ser imprcial,ser justa, moderna ,por favor d que esta pasando?................. ¿es que hemos pèrdido el norte? es que ahora un medio digital llamado el Dia de le da derecho de menoscabr en la vida de quien el quiera, y nosotros los demás no podemos opinar de el? claro,sin insultr por supuesto,no nos ponemos a la altura de el........ahora eso si,no le vamos a permitir que las personas honestas el las ofenda ,porque el tenga rabia con nuestro gobierno canrio.................me parece injusto,que en un Estado de Derecho,s le de prioridad a este medio del Dia ,hay ciudadnos /as que necesitan de usteds y que hacen ? solo se centran la mayoria en la politica,porque estos estan todo el dia que si querellas van querellas vienen ,y mientras las DROGAS EN LAS CALLES, las violencias que usteds no quiren resolver ,y sin embargo tienen tiempo para ocuparse de un diario que da información, y que para mi personalmente no veo que hay cometido delito o falta,asi que que no estaria de más una reflexión por parte de los juzgadores ,meditar a quines juzgan ,.porque lOS DELICUENTES sueltos estan. y en la carcél dicen que hay muchos Inocentes y lo creo,observando esta justica injusta que hay y que alguién un dia parará.asi que ánimo señor Carlos,somos tanto los que estamos condenados injustamente,que podemos buscar la forma de que se paguen estos daños que causa la misma justcia

    ResponderEliminar
  5. Lo más triste de todo es que cuando este facha muera sus hijos fachentos seguirán con esa actitud mafiosa. Qué asco son la vergüenza de Tenerife!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  7. Eso si que no esta bién Marcos,aqui opinamos de un articulo y Tenerife no tien nada que ver y respeto a sus hijos ,no tiene por que ser igual ,(el le ha cogido mania al Presidente y todos sabemos el porque) , como si este hombre es de Pekin opinamos de él,porque el hace califiactivo e insulto en su diario es fijo , por la rabia que tien al Gobierno ., yo,quiero a todas mis islas y de verdad es una pena que sean los mismos medios y politicos los que ponen en contra a las islas,los ciudadnos son seguidores de estos,y creo que la mayoria opinan para quizas presuntamente agradr a estos ,y la única manera d parar estas cizañas son que los periodicos no lo permitan,,el no puede simplemente por esta rabia hacer daño a las islas ,y por venganza y apoyar al Pp . YA ESTA BIÉN,

    ResponderEliminar
  8. Cabria preguntarse,visto lo visto,si por ejemplo,al actual director de RTVC,Willy,habría que dejar de llamarle como tal,a tenor de su nombre de pila conocido como Guillermo Garcia.Estaríamos incurriendo en alguna burla o tratamiento impropio a su persona?.Mucho me temo planteara el sujeto a estas alturas,seguir los pasos por los senderos justiciables,como el caso que nos ocupa,en amparo poder enmendar esa expresión inglesa abreviada del Guillermo,en la persona otrora la voz radiofónica de la Salsa.Igüal en sorpresa y en busca de la reposición,quien sabe,si Willy se lanza por la" jurisprudencia" o respetables sentencias que pudieran favorecer dar el paso.Quien sabe.

    ResponderEliminar
  9. Que tiene Bén molina con la señora Mena?...........no se que periodista es usted,pero cuidado de dar informaciones que no se ajuste a la realidad,ya sabe ustd que el Dia ha sido condenado,asi,que por lo que veo,es una venganza entre personas,ya no es tan solo los partdios ,sino periodistas que juegan hacer dios

    ResponderEliminar