Páginas

26 febrero, 2012

Ejecución para Cardona

Léase completo: ejecución presupuestaria contra los argumentos de Cardona. Con esos datos, con los de la ejecución presupuestaria de los últimos años y con las partidas económicas que dicen que contienen los de este nuevo ejercicio es como piensa el Gobierno de Canarias contestar las acaloradas soflamas del alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, que ha sacado del baúl de los recuerdos los despojos, los agravios, el chicharrerismo y todos aquellos giros que últimamente estaban recluidos en los editoriales deEl Día. El enemigo exterior es, ya se sabe, la mejor medicina del gobernante al que se le acaban los recursos intelectuales y políticos, y cuando no se tiene más teta que ordeñar, más capacidad para optar entre una cosa o la otra, nada mejor que culpar a las administraciones en manos de los adversarios políticos para acusarlos de no dar el dinerito necesario para profundizar un poco más en la debacle. Resulta entrañablemente patético ver a un dirigente del PP cubriéndose con la manta esperancera del insularismo sin más datos que la reducción presupuestaria que todas las administraciones públicas han ejecutado en todas las direcciones. Si analizamos pormenorizadamente dónde dice el señor alcalde que se han producido los agravios, dónde las partidas que se reducen en la provincia de Las Palmas y se elevan en Santa Cruz de Tenerife, nos encontramos ante una preocupante y bochornosa ausencia de rigor. Veamos.

Se carga el WOMAD y se preocupa por la ópera

Si no fuera porque aún conservamos un poco de memoria y porque las ocurrencias de Cardona son recientes, hubiéramos estado a punto de creernos que le preocupa realmente que esté en peligro la continuidad del Festival de Ópera, una iniciativa privada que ha podido sobrevivir siempre a pesar de desaires como los que el actual alcalde le propinó durante la campaña electoral de 2011. Resulta demoniaco que el señor Cardona se rasgue las vestiduras por la falta de atención del Gobierno a la Ópera, de la que reniega con desprecio, cuando él mismo acaba de darle la puntilla a un festival mucho más popular, seguido por decenas de miles de personas cada año, generador de actividad económica y de indiscutible reclamo turístico como el Womad. Como resulta desolador que este alcalde ataque al Gobierno por no patrocinar el próximo concierto de Bruce Springsteen cuando él mismo dejó en el aire el de Sting por el mero hecho de haber sido programado durante el mandato de Saavedra. Por no recordarle que el promotor del concierto del Boss es tinerfeño, lo que desmontaría en parte ese insularismo rancio que de repente ha invadido la estrategia política del primer regidor municipal grancanario. Cardona, además, se parte el pecho ante Paulino Rivero por la reducción en la aportación a Casa África o porque no hay dinero para el Rally Islas Canarias. Curioso. Porque el presidente del consejo rector de Casa África es el denostado Paulino Rivero y el Rally Islas Canarias que ahora defiende con tanto ahínco corrió serio peligro de desaparecer en 2010 por culpa de José Manuel Soria, que ordenó a Rita Martín que no le diera un duro de los presupuestos autonómicos. No caben más insidias y más patrañas en una reclamación política que, con un par de datos fiables, hubiera sido hasta brillante.

Más impuestos; menos gasto social

Mientras mira para el enemigo exterior, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria aprueba los primeros presupuestos de su estricta responsabilidad, los de 2012, con el retraso que se estila, por lo que parece. Unos presupuestos que incluyen una importante subida de impuestos que castigan nuevamente a unos vecinos que ya sufrieron un incremento en el IBI durante el mandato de Jerónimo Saavedra, pero con una sustancial diferencia: los socialistas incrementaron la presión fiscal a cambio de no tocar ni un solo euro de las partidas sociales, lo que contribuyó a que fuera algo más llevadero el drama que viven miles de familias de la capital grancanaria. Cardona ha hecho exactamente lo contrario y en una entrevista publicada este domingo en Canarias7 (a nosotros no nos concede entrevistas) justifica  el tijeretazo a las partidas sociales con el desparpajo y el desprecio que le caracterizan: "Tan importante es que prestemos los servicios sociales que la ciudad necesita, como los servicios públicos de seguridad, de limpieza, de ornato y de apoyo a las pymes". El mismo periódico recordaba unas pocas páginas más adelante en qué se nos van muchos millones y en qué consiste el endeudamiento que arrastra la ciudad como consecuencia de los disparates de grupos de gobierno en los que fue concejal el señor Cardona. Por ejemplo, este año de 2012, el Ayuntamiento tendrá que pagar 1.280.000 euros del crédito que pidió para comprar La Favorita, crédito del que aún quedarán por liquidar otros 2,4 millones. Ni Paulino Rivero ni José Miguel Pérez obligaron a Soria a aquella operación en la que alguien se embolsó un pelotazo de siete millones de euros de principios de siglo. Pero toca ponerse insularista llorón, qué le vamos a hacer.

1 comentario:

  1. Este Alcalde da grima. No ha cumplido con nada de lo prometido. De pena !

    ResponderEliminar