Páginas

03 enero, 2012

Cardona entrega la cabeza de Sabroso

Tampoco Juan José Cardona ha podido con los sindicatos de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, y a tan solo seis meses de tomar posesión de la alcaldía con una cómoda mayoría absoluta, les ha entregado la cabeza del concejal Ángel Sabroso. La excusa ha sido perfecta, la salida del Ayuntamiento de la que era hasta ahora su supuesta mano derecha, Mari Carmen Hernández Bento, colocada en la lista por José Manuel Soria para comprobar cuanto era de fiable la lealtad prometida por Cardona tras sus mutuas desavenencias de la etapa en el Cabildo de Gran Canaria (2003-2007). Debe haber superado con nota la prueba el alcalde de la capital porque la remodelación anunciada este lunes parece confirmar que se ha hecho con el control de la situación. No es cierto, y lo lamentamos por nosotros mismos que titulamos así, que el concejal Sabroso se haya convertido en el hombre fuerte del consistorio. Más parece que esa figura la encarne desde ahora a la perfección un personaje escasamente conocido, Claudio-Alberto Rivero, que ha pasado a convertirse en director de gobierno de Presidencia, Recursos Humanos, Organización y Seguridad, o sea, en el nuevo jefe político de la Policía Local en sustitución de Sabroso, que ha tirado la toalla. También gana competencias Martín Muñoz, que acumula a sus tareas de Aguas y Vivienda nada menos que el Urbanismo de la ciudad, la concejalía más deseada y también la más conflictiva dados los intereses en presencia tanto dentro como fuera de las oficinas municipales, donde continúan campando a sus anchas algunos funcionarios muy reputados.



UN GRUPO DE GOBIERNO DE ¡17 CONCEJALES!

Tanto criticar a Jerónimo Saavedra, tanto anunciar una reducción de cargos políticos en aras de la tan traída y llevada austeridad presupuestaria, y va el alcalde Cardona y conforma desde este primer día lectivo del mes de enero el grupo de gobierno más amplio después de aquellos 19 concejales que obtuvo José Manuel Soria en la etapa 1999-2003. Porque con la incorporación de Claudio-Alberto Rivero al cargo de director de gobierno, Cardona supera en uno el número de concejales con dedicación plena y sueldo con exclusividad de los que tenía su antecesor en el cargo (Chano Franquis y Benito Cabrera eran directores de gobierno pero Tere Morales no cobraba exclusividad). Rivero se convierte, como decíamos, en una persona con mucho poder, y el resto de concejales, salvo Martín Muñoz, Agustín Gutiérrez y el capitisdisminuido Ángel Sabroso, el resto del equipo de Cardona ha de conformarse con áreas y delegaciones con poco o nulo contenido político. Pero todos cobran exclusividad, incluso el tan mencionado Sabroso, que la ha obtenido a pesar de sus obligaciones como árbitro de balonmano, una dedicación profesional que no tiene previsto abandonar y que condujeron a que este lunes el alcalde hablara de su "dedicación casi exclusiva" a la movilidad en la ciudad. Una movilidad a la que, por cierto, piensa "dar un giro de 360 grados", en sus propias palabras, lo que nos hará dar una vuelta desde el cono sur hasta La Isleta para quedarnos exactamente en el mismo sitio. Cosa de la verborragia política o a ver quién supera esta.

UNA PORTAVOCÍA DESCAFEINADA

Es evidente que el concejal Ángel Sabroso no ha salido especialmente reforzado de esta primera crisis de gobierno municipal en Las Palmas de Gran Canaria. Se quedará al frente de la movilidad, es decir, como jefe político de la empresa municipal Guaguas Municipales, a cuyo frente el PP ha colocado a un gerente muy potente y costoso, y la realización de los prometidos carriles para bicicletas. Cierto es que ya es el primer teniente de alcalde, que sustituirá a Cardona en sus ausencias, y que ha sido nombrado también portavoz del PP, lo que no significa apenas nada: la fuerte personalidad que el alcalde imprime a los plenos de la Corporación dejarán descafeinada su función. Así es, Cardona interviene en todos y cada uno de los puntos de los plenos municipales, retira la palabra a los representantes de la oposición, interrumpe a sus correligionarios y no siempre para aportar sosiego o salidas consensuadas ante cada controversia. En cualquier caso, deseamos a Sabroso, a Claudio guión Alberto Rivero y a los concejales con nuevas funciones mucha suerte en sus cometidos, al tiempo que saludamos a las dos nuevas concejalas incorporadas desde este lunes al consistorio, Carolina León, por el PP, que releva a Mari Carmen Hernández Bento, y Chani Ruiz, del PSOE, que sustituye a Jerónimo Saavedra, recientemente nombrado Diputado del Común. Por cierto, ¿fue el PP el que criticó la marcha del ex ministro a tan pocos meses de comenzado el mandato? Ay, esa memoria desmemoriada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario