Páginas

25 agosto, 2012

Es la ideología, estúpido

La fiesta nacional, los toros. Un arte en decadencia, con un brutal descenso del 35% de los espectáculos taurinos, prohibiciones aparte. Pero son las prohibiciones las que exacerban la formación del espíritu nacional, que se crece ante las adversidades y lo impone. Que vuelvan los toros a Televisión Española, que es una ofensa a la españolidad que los “giliprogres” (en inigualable aportación del diputado pepero Santiago Cervera) infligieron durante los aciagos ocho años de zapaterismo. Los toros a TVE es una cuestión de pura hombría, de virilidad hispana, de toro enamorado de la luna que abandona por la noche la maná.

No hay dinero para producciones propias, ni si siquiera para pagarle los derechos al creador de 59 Segundos, pero sí para hacer una producción de siete cámaras, una unidad móvil, varios comentaristas… para demostrar a estos descamisados quien manda aquí. Y si no querían toros, se van a aburrir de verlos. En el mismo lote de que se note que estamos gobernando podemos incluir los cambios en Radiotelevisión Española, el despido de Juan Ramón Lucas, la defenestración de Ana Pastor, el ascenso de mamporreros especializados en el No-Do del tipo Jenaro Castro, la vuelta de lo peor del alfredismo, el de Landa y el de Urdaci. Que nos critiquen los rojos, que se caiga la audiencia, que nos digan desde Europa que vamos para atrás… Lo que importa realmente es que sepan quién manda aquí, que se acabaron las mariconadas socialistas. ¡Coño!

Que se jodan los pobres

El toro se ha convertido para los más exaltados de la derecha española en un símbolo de españolidad, entendida ésta como la prevalencia de una ideología sobre el resto, de una visión del país basada en valores como el macho ibérico (separado de las chicas en los colegios privados y en los concertados que pagamos entre todos), los toros, el Real Madrid, la pura raza frente al inmigrante, el culto a lo puramente hispano y el desprecio por cualquier minoría, especialmente las étnicas, las homosexuales, las religiosas… y los menos pudientes.

Los pobres están ciertamente jodidos en este país. Y si son pobres y además inmigrantes bien harían en darse por muertos. Las sucesivas medidas del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de educación, de sanidad y de desempleo solo apuntan en la dirección de que se salven los que han tenido la suerte de nacer españoles y en el seno de familias pudientes que puedan hacer frente a las vicisitudes económicas de sus vástagos. Lo aprobado este viernes en el Consejo de Ministros sobre el llamado Plan Prepara, los famosos 400 euros a los parados que agotan sus prestaciones, no solo es una tomadura de pelo a los millones de votantes del PP, sino un insulto a los desempleados que vuelven a ser señalados por el Gobierno como caraduras que no quieren trabajar o que no hacen el menor esfuerzo por conseguir un puesto de trabajo en una economía sumida en una brutal recesión.

Familia con 8.000 euros de ingresos

La caricatura más grotesca de lo que pretende aparentar este Gobierno la pone siempre alguno de los payasos que se sientan en el Consejo de Ministros. Este viernes le tocó ejercer de Fofita a la ministra Fátima Báñez, que volvió a demostrar ante la opinión pública nacional que cualquier patán puede formar parte del Gobierno de Mariano Rajoy. Para explicar la pirueta según la cual las personas paradas que vivan con sus padres no tendrán derecho a los 400 euros si sus progenitores tienen algún ingreso, la ministra Báñez tuvo la feliz ocurrencia de poner como ejemplo una familia en la que se ingresen 8.000 euros al mes.

Sería este el caso, según explicó con la torpeza que la caracteriza, en el que un hijo parado no tendría derecho a la prestación. Claro que se olvidó de explicar que bastaría con que en ese mismo hogar los ingresos fueran de poco más de 1.400 euros para que los efectos sobre los perceptores de las ayudas pasaran a ser idénticos, es decir, cero. Es la ideología, queridísimos estúpidos, es la pretensión del Partido Popular de que nos convenzamos todos de que en España o se pertenece a una familia que ingrese un promedio de 8.000 euros al mes o automáticamente te conviertes en un subsidiado que ni quiere trabajar, ni se forma ni hace nada por arrimar el hombro para sacar al país adelante. Una familia con 8.000 euros de ingresos puede permitirse, por ejemplo, pagar un alquiler para que el vástago desempleado mantenga su independencia y pueda pedirle al Gobierno los 400 euros de ayuda que se le negará al joven o a la joven que tuvo que abandonar su piso, bien por desahucio o bien por imposibilidad de pagar el alquiler, y regresar al hogar paterno (o del abuelo) a buscar un refugio y repartir los pocos ingresos que lleguen.

Ni un solo día más

Es la devastación ideológica, el arrinconamiento facineroso al pensamiento de izquierdas en cualquiera de sus manifestaciones, siquiera la más blanda, la de la protección social básica. La presión social ha llevado a Rajoy a mantener la ayuda extrema de los 400 euros, pero transformándola de tal manera que se va a convertir en una caricatura solo apta para los que están en situación límite y haciendo un tenaz esfuerzo para demostrarlo. Los demás tendrán que resignarse a ver cómo el Gobierno les abandona a su suerte y cómo encima les pide que hagan un mayor esfuerzo por reincorporarse a un mercado laboral lastrado por la crisis y por la reforma legal que ha aprobado el mismo Gobierno que les insulta.

Ante este tsunami fascista solo queda la rebelión y solidarizarnos con los millones de trabajadores, asalariados, autónomos y desempleados que votaron al Partido Popular creyéndose sus mentiras. Mariano Rajoy no está respondiendo a esas personas que confiaron en él, no está legitimado para presidir un Gobierno que hace exactamente lo contrario que prometió, aun conociendo por experiencia propia o por los errores de sus predecesores lo que se nos venía encima. No está legitimado para continuar siendo presidente un solo día más.

 

28 junio, 2012

Don Pepito, puro y angelical


José Rodríguez, don Pepito, este miércoles en el banquillo
José Rodríguez, don Pepito, este miércoles en el banquillo 
La caradura del dueño del periódico El Día empieza a ser de doctor en Psiquiatría. Este miércoles volvió a sentarse en el banquillo de un juzgado para responder a una nueva demanda de protección del honor por sus graves insultos a la concejala de Santa Cruz Ángela Mena, esposa de Paulino Rivero, verdadero motivo por el que se han producido los ataques vistos para sentencia. El juicio volvió a arrojar evidencias de que don Pepito, o don José, táchese lo que cada cual crea más procedente, se cree tocado por un ser superior, increíblemente más superior que él, que le ha dado patente de corso para convertir en angelical lo que es un atentado permanente al periodismo y a la Constitución española.

Enfangado en su propia mierda, la que vomita cada día en sus editoriales junto a su coro de boteros monaguillos, el dueño de El Día quiso esquivar ante la juez que lo juzgó una cuantiosa condena económica asegurando que él nunca insulta, que los que insultamos somos los vulgares comunes. Él lo que hace, vino a recalcar, es dar consejos, como mucho repetir los apodos que los demás pronuncian sobre sus víctimas.

La deportación de Paulino Rivero y su esposa al estilo Ceaucescu , una de las insidias más repetidas por don Pepito este último año, es “un consejo político”, según remarcó con una desfachatez digna de un patán que se cree dios.

En el colmo de la estulticia, el editorialista independentista, el ridículo soberanista canario que termina por avergonzar a los verdaderos soberanistas y a los verdaderos independentistas, se permitió confesar en el juicio de este miércoles que sus infamias sobre los negocios turbios de la familia del presidente Rivero en México fueron “un refrito” realizado por sus periodistas a partir de los papeles falsos publicados por el fracasado portal Kanarileaks, muerto nada más nacer precisamente por haber patinado tan soberbiamente con esos documentos falsos.

Fueron refritos de mucha calidad porque los refritos vulgares son los que hacemos los demás medios informativos. En El Día copiar y pegar es, según su propietario, una labor “angelical”, “limpia”, “pulcra”, lo que le refuerza moralmente para descartar la obligatoriedad de contrastar, la prescripción legal de publicar rectificaciones de las personas afectadas por la falsedad o la nobleza de enmendar el error pidiendo disculpas y enterrando para siempre la cagada en el fondo más oscuro de las hemerotecas.

Él ha preferido mantener su postura soberbia, de hidalgo con los calzoncillos canelos y los calcetines raídos que reclama al régimen la recuperación de sus honores.

Don Pepito es así, un hombre insulso, inculto, un patriota sin fundamento político e intelectual; un mediocre como empresario de la comunicación, jamás periodista, crecido como un suflé por años y años de alabanzas, de peloteos, de favores políticos y de inyecciones de los presupuestos públicos.

Un producto del régimen oscuro, que apoyó al régimen, que tapó la corrupción, que aupó a los corruptos, que ha venido a rebelarse contra ese régimen en el momento en que ha habido un concurso público que no ha operado a su favor, el primero: el de las frecuencias de radio.

Que no le adjudicaran las emisoras que exigía le ha conducido a mostrarse tal como es, un patricio de humo, el resultado maduro y desnudo de aquel Pepito que su tío Leoncio ponía a apagar bombillos en la redacción del periódico ante la evidencia de que no servía para otra cosa a la espera de heredar el imperio.

Y ese concurso que le ha terminado de enajenar por completo afloró en el juicio de este miércoles en el palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife. Un concurso que ha roto la complicidad del régimen con su editor de cabecera, por mucho que algunos se hayan querido amparar en él para hacer un jaque al presidente Rivero, la gran bestia parda de don Pepito.

Por eso ayer, después de meses y meses insultándola, llamándola entre otras lindezas “la quícara”, el indocumentado editorialista convirtió a Ana Oramas en una heroína de la futura República Independiente de Canarias. Ya no es la quícara, ahora que ha plantado cara a Rivero en el reciente congreso de Coalición Canaria, la diputada se ha convertido para El Día en la mujer capaz de llevar al pueblo canario a su libertad y a su independencia.

“Es un valor político que tiene en sus manos el futuro de Canarias. Solo hace falta que deje de estar acobardada y que demuestre su patriotismo”, escribía este mismo miércoles.

El giro editorialista sorprendió a Ana Oramas buscando algún abogado que se atreva a una querella contra don Pepito. Está acabado,  y los que en él buscan cobijo harían bien en alejarse para que el pringue no les salpique.

27 junio, 2012

Promotur es una mina

No pueden sorprenderse en absoluto ni alegar ignorancia nuestros más conspicuos seguidores del PP, que los tenemos, no se vayan a creer que no, con la sucesión de noticias referidas a Promotur que hemos empezado a publicar esta semana y que iremos complementando a medida que vayamos contrastando algunos datos que hace años obran en nuestro poder. De los viajes de Rita Martín, ex consejera de Turismo, hoy concejala en la oposición en el Ayuntamiento de Teguise, y de María del Carmen Hernández Bento, ex viceconsejera del ramo y en la actualidad delegada del Gobierno en Canarias, hemos publicado notas, artículos y comentarios desde que a principios de 2008 descubrimos con qué desprecio por la legalidad vigente gastaban el dinero de todos los canarios. Las hemerotecas, tanto las propias como las ajenas, conservan mucha literatura, mucho audio y mucho vídeo que acreditan lo que decimos, solo que dos años después de la salida del PP del Gobierno estamos teniendo por fin la ocasión de acreditar nuestras críticas al céntimo.

Porque al céntimo les hemos contado de momento los viajes de estas dos fantásticas señoras a lo largo y ancho de este mundo, una a Nueva York y la otra a China. Ah, en ambos periplos aparece ineludiblemente otra persona clave en la gestión turística del PP de aquellos años comprendidos entre 2007 y 2010, Yolanda Perdomo.

Las escandalosas cantidades que les adelantábamos en  nuestra edición de ayer en CANARIAS AHORA muestran muy a las claras ese desprecio por el dinero público de Hernández Bento y Rita Martín. Viajaban en la clase más cara de las compañías aéreas y se hospedaban en los hoteles más lujosos y emblemáticos de cada ciudad. Gastaban a espuertas en la creencia, ahora comprueban que errónea, de que nadie se lo podría reprochar jamás porque así se cobraban por todo lo alto los inmensos sacrificios que hacían por el bienestar de los canarios. Y dos huevos duros.

Si repasan las cifras que les adelantábamos, habrán apreciado unas exiguas cantidades en concepto de almuerzos y cenas. Sí, aparecen algunas, muy pocas, y estamos en condiciones de asegurarles que ninguna de las dos dirigentes políticas ni sus acompañantes practicaron el ayuno y la abstinencia en esos viajes de placer. El motivo es que no figuran en la relación del viaje los 104 euros diarios que tanto Rita Martín como María del Carmen Hernández Bento se embolsaban en concepto de dietas, 52 euros por almuerzo y otros tantos por cena.

Una cantidad que el PP rehabilitó al llegar a la Consejería de Turismo porque, pese a estar prevista, solo se abonaba hasta entonces en la cantidad de 52 euros diarios en total. Por lo tanto, a los 54.400 euros del viaje a China hay que sumarle otros 1.664 euros en dietas de la consejera y la viceconsejera de Turismo.

Desde que hicimos el primer repaso a las cuentas del viaje a China en abril de 2008 de la consejera Martín y la viceconsejera Bento, nos escama la partida de 2.700 euros que en las cuentas de Promotur aparecen bajo el concepto de “Reportaje fotográfico sobre tiendas en la isla de Tenerife”. No existe tal reportaje fotográfico, como podrán imaginarse, o al menos no lo han encontrado en Promotur por ninguna parte, lo que nos conduce a sospechar de inmediato que se trata de una artimaña para ocultar el pago de otra cosa que no se quería aflorar de manera clara.

Debemos descartar que se trate de un complemento a Lorenzo Olarte, que cobró por asesorar a las ilustres viajeras durante ese viaje la cantidad de 6.000 euros. Ni debemos sospechar que se trate de un plus al periodista Dailo Allí, el joven lanzaroteño, amigo de Rita Martín, que asistió a la expedición en calidad de asesor de comunicación dejando en tierra a la jefa de prensa de la consejería, Estefanía Morán, impuesta por el PP para que la consejera no hiciera mucho el primo. Ejem.  Pero es en el apellido Allí donde puede estar la clave de esos 2.700 euros.

Lo publicamos esos días de abril de 2008 y lo rescatamos ahora para todos ustedes. La consejera de Turismo, Rita Martín, y su selecto séquito, participaron en una de sus primeras noches en Pekín en una enigmática pero lujosa cena con quien el Gobierno canario calificó en un comunicado de “multimillonario”, un tal Zheng del que no se aporta ningún otro dato más allá de que es el presidente de una importante multinacional, Hubai, dedicada ¡a la gestión de las autopistas chinas!

Estamos, por lo tanto, ante un hito en las prospecciones de la consejera de Turismo, que para promocionar el destino Islas Canarias cena con un señor experto en autopistas. No está mal para lo que nos costó el viaje. Pero es en ese comunicado emitido a los pocos días de la cena donde encontramos una clave interesante: Rita Martín le regala al señor Zheng una escultura obra de un escultor lanzaroteño, Andrés Allí, que viene siendo tío del asesor de comunicación que llevó la consejera a China para que le sirviera de traductor, de entrevistador, de empaquetador y de enviador de los audios y los vídeos clamorosos que todos pudimos apreciar en aquellos tiempos.

Esa obra, titulada "La llama de Babel", le fue entregada al anfitrión de la cena como "un reconocimiento de los ciudadanos de Canarias a importantes empresarios de este país que apuestan por las islas como destino vacacional, ayudando así a divulgar la imagen del archipiélago entre los grupos más selectos de toda Asia".

Y, de postre, una justificación espectacular: Rita declaró al periodista Allí que había que buscar en China al “nuevo rico que busca el destino privilege”.

Audio Rita Martín: buscamos nuevos ricos
Ir a descargar

21 junio, 2012

Un presidente incompetente y cobarde

rajoy_mexico
Rajoy, a su llegada a México,
disponiéndose a propinar un
apretón de manos peculiar.
 
Entre otras muchas, a Einstein se le atribuye la frase “la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia”. Y los españoles estamos asistiendo atónitos a la tenaz incompetencia de nuestro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Es muy difícil encontrar un modelo comparativo en la historia reciente de las democracias occidentales, un presidente desnortado, sin un plan creíble (por mucho que cada día cacaree lo contrario) incapaz de mantener un discurso coherente con sus decisiones, un presidente que se desdice con una diferencia de no más de 24 horas y que no se inmuta lo más mínimo cuando se le reprocha.

Es insufrible en estos momentos en que se exige de los gobernantes, rigor, seriedad y máxima transparencia, un presidente que miente descaradamente cada vez que se descubre su inconsistencia política y su incompetencia para dirigir el país y que encima pretenda que creamos que solo se trata de un problema de comunicación.

El Gobierno de Mariano Rajoy no tiene un problema en su política de comunicación, tiene un problema político de muy difícil comunicación y peor digestión para los españoles. Necesita una comunicación que no existe en el mercado, la de la contradicción permanente, la del digo diego en cuestión de horas, la de multiplicar los panes y los peces, la de contradecirse entre sus ministros con una naturalidad digna de mejor causa.

El problema de comunicación del Gobierno de Rajoy es que todavía quedan algunos medios informativos en España que, a duras penas, tratan de informar de la situación real, y cuando falla la prensa española, siempre queda el recurso de la extranjera, que está avanzando permanentemente los acontecimientos que el presidente se niega a reconocer hasta que se han producido. Y cuando se han producido, Mariano Rajoy tiene la inmensa desfachatez de atribuirse el éxito del acontecimiento hasta entonces solemnemente negado.

El problema de comunicación del Gobierno de Mariano Rajoy es que no existe estrategia informativa en el mundo que pueda ocultar la cobardía de un político. Porque Mariano Rajoy –cada día se confirma con mayor nitidez- es un cobarde que se esconde de los periodistas, de las ruedas de prensa con preguntas, del debate parlamentario cotidiano… y que ahora se niega a someterse el tradicional debate del Estado de la Nación alegando que ningún gobierno hace eso el mismo año en que empieza su andadura. Una mentira más en su cada vez más grueso repertorio porque Rajoy tomó posesión en diciembre de 2011 y porque el único antecedente del que agarrarse se remonta a 1990, después de unas elecciones también adelantadas en 1989.

Haya uno o mil antecedentes, la situación no permite ningún tipo de escaqueo parlamentario del presidente del Gobierno de España en una situación en la que los ciudadanos exigimos conocer toda la verdad, con sus luces y sus sombras, con los errores pasados y presentes, con las medidas a acometer y con las consecuencias con las que habremos de cargar entre todos para salir del atolladero.

A Zapatero se le pueden atribuir muchos errores en la gestión de la crisis, como negar su existencia por un defectuoso asesoramiento. Pero jamás se escondió para dar la cara, en el Parlamento y ante la prensa. Y, sobre todo, jamás mintió a los españoles hasta el punto de sacrificar su carrera política y los intereses electorales de su partido.

Rajoy ha antepuesto siempre sus intereses y los de su partido ante de los de la nación. Es un mentiroso y un cobarde. No merece la confianza de los españoles, ¿cómo va a tener la de los mercados?

20 junio, 2012

Lo que se le viene encima al CGPJ

Fernando de Rosa, de momento vicepresidente del CGPJ.
Fernando de Rosa, de momento
vicepresidente del CGPJ.
Todo lo que puede empeorar, empeora, lo diga Murphy o su secretario particular, y más en estos tiempos tan atribulados que nos tocan vivir. La caída en desgracia y más que probable dimisión de Carlos Dívar como presidente del Consejo General del Poder Judicial tras sus jaranas caribeñas a costa del erario público, va a traer unas curiosas consecuencias que es bueno que vayamos anotando, para mejor proveer. En un gesto que denota la calidad de la prudencia que atesora su impepinable sustituto, el vicepresidente del Poder Judicial, Fernando de Rosa, ya confirmó desde Valencia este martes que Dívar dimitirá y que él será un chico bueno que velará por el buen nombre del órgano de gobierno de los jueces.

Nos lo tenemos que creer a pesar de que la trayectoria de De Rosa no anima precisamente a la esperanza. El futuro presidente del CGPJ es, junto a la vocal Margarita Robles, el más político de cuantos políticos de trayectoria vital pueblan ahora mismo el pleno de ese órgano. Su carrera política empezó hace más de una década en Valencia, se desarrolló en Valencia y adquirió su máximo esplendor en Valencia a la sombra de Francisco Camps, que fue quien lo propuso a Trillo para dar el salto al sillón que ahora ocupa y, sin pensar que fuera a ser tan pronto, al trono que ahora se dispone a ocupar a partir del jueves.


Pero si De Rosa no fue prudente adelantándose a la dimisión de Dívar y a los designios del resto de vocales, tampoco lo fue en los días más aciagos de la imputación y auto de procesamiento de Francisco Camps por el caso de los trajes, del que milagrosamente resultó absuelto por un jurado popular, que no apreció delito en la aceptación de prebendas por parte de la trama corrupta de Gürtel.

Al vicepresidente del Poder Judicial, miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM), se le vio por televisión defender la honorabilidad del ex presidente valenciano, a cuyas órdenes ejerció de consejero de Justicia. Y se le vio, igualmente, asistiendo en 2009 a una reunión en el palacio de la Generalitat con la guardia pretoriana de Camps, entre los que estaba el ex ministro de Justicia, José María Michavila, en los preparativos de sus primeras comparecencias ante la justicia.

Pero si De Rosa pasa a ser el número uno del poder judicial, todo hace prever que la número dos, la vicepresidenta, será una de las personas con las que más asuntos ha pactado durante la presidencia de Dívar: Margarita Robles. Destacada integrante de Jueces para la Democracia, viceministra con el socialista Juan Alberto Belloch, se la considera una hábil negociadora que ha sabido colocar a los suyos en los puestos clave de la magistratura española.

A ella se le atribuyen, entre otras hazañas, la caída en desgracia de Baltasar Garzón, al que retiró la red en el momento preciso para que la torta no tuviera enmienda y de ella se cobraran los enemigos íntimos del ex magistrado.

Al frente del Supremo, sin embargo, va a colocarse por la vía del automatismo sucesorio un magistrado progresista, Juan Antonio Xiol, una autoridad en la materia contencioso-administrativa, cuyo ascenso incomoda enormemente a la cúpula conservadora, y de ahí la cerrada defensa que hasta que pudo ha desplegado el PP. Es probable que la presidencia de Xiol en el Supremo sea efímera si se confirma que será elevado al Tribunal Constitucional para que regrese a Las Salesas la plácida y almidonada normalidad inesperadamente rota por ese presidente caribeño y casquivano.

18 junio, 2012

Congreso de fin de ciclo

Paulino Rivero y José Miguel Barragán, durante el V Congreso Nacional de CC.
Paulino Rivero y José Miguel Barragán,
durante el V Congreso Nacional de CC.
Seguramente muy a sabiendas de lo que se trae entre manos, Coalición Canaria formalizó este fin de semana en su quinto Congreso Nacional el fin de un ciclo y la apertura de no se sabe muy bien qué. El resultado era el que, más o menos, cabía esperar: Paulino Rivero se erige en presidente y trata de fortalecerse dentro y fuera de la organización para tener la fiesta en paz desde ahora hasta 2015, si se puede.

Sus oponentes, los que consideran que llega el momento de producir un cambio profundo, han conseguido su propósito primitivo de mostrar su poderío y de dar algunas señales a los adversarios, al tiempo que velan sus armas para los próximos encuentros entre los queridísimos compañeros y compañeras, el primero antes de que termine este mes, el congreso insular de Tenerife. Volarán los puñales.

Vayamos por partes, porque este congreso de Coalición Canaria ha tenido muchas partes, y muy pocas de ellas han confluido, como hasta ahora ocurría, en una sola que ante la sociedad canaria presentara al partido sin apenas fisuras, con una estructura casi monolítica salvando las escaramuzas territoriales de siempre.

Porque para entender este fin de ciclo es preciso recordar cómo fueron los comienzos: Coalición Canaria nació como resultado de una operación puramente aritmética, la operación primaria de sumar 31 diputados que realizó un hombre de letras puras y cabeza privilegiada (algunos dicen que retorcida), José Carlos Mauricio. Once fuerzas políticas distintas, producto de la dispersión que ocasionó la voladura de UCD, junto a las primeras calenturas democráticas y las ansiedades de los caciques locales, descubrieron que podían encaramarse al poder y desplazar a los socialistas de Jerónimo Saavedra, con los que algunos de ellos compartían gobierno entonces.

Y sumaron, vaya si sumaron, por las buenas y por las malas, con tortas de matones en un hotel de Madrid y componendas de todo tipo. Pero alcanzaron el poder, y el poder es lo que hasta ahora ha marcado la existencia de Coalición Canaria.

Crisis en ATI

Pero todo poder conduce al desgaste, y todo desgaste conduce a alguna derrota, y la derrota a cierta frustración, y la frustración a la división… Y así hasta tropezarte con que uno de los núcleos fundacionales más incontestables de Coalición Canaria, el de ATI en Tenerife, ha sufrido su mayor crisis desde su fundación allá por la era de los ochenta, ¿se acuerdan? Se desmoronaba la UCD, lo que condujo a que un grupo de próceres y alcaldes se constituyeran en canalizadores del sentimiento tinerfeñista más profundo y, de un manotazo, desactivaran cualquier opción de centro-derecha con vocación de representar a los poderes tradicionales.

ATI se convirtió en el más inteligente aglutinador del insularismo de entonces, de inmediato transformado en nacionalismo canario, segura de controlar a la perfección su feudo territorial, su penetración en la burguesía tinerfeña a través de los alcaldes (los magos los llaman a sus espaldas) y el poder urbano, cada sector con sus respectivos líderes, pero todos a una: Tenerife antes que nada. Hasta que intuyeron que había que dar un giro, y ese giro lo ha encarnado a la perfección un “mago” devenido en regionalista convencido, Paulino Rivero.

Paulino Rivero ha sufrido una amarga victoria este fin de semana en el V Congreso Nacional de Coalición Canaria. Y no de manos de Antonio Castro, incombustible tocador de narices llegado cada momento congresual o de elaboración de listas, cuando entona, del modo meloso que solo un palmero puede ejecutar, el soniquete de “y de lo mío qué”. Cierto que Castro hizo sus escaramuzas en este congreso, con su desplante la noche del sábado cuando vio derrotada su enmienda a la nueva estructura orgánica del partido quejándose de que fuera poco democrático aplicar el reglamento. Casualmente lo que a él le dicen algunas de sus señorías cuando hace lo propio desde su puesto como presidente del Parlamento.

No, la fisura no vino esta vez por La Palma, sino por Tenerife, y no de manos de cualquiera sino de un poderoso grupo de destacados e históricos dirigentes como Ricardo Melchior, Ana Oramas o José Miguel Ruano, o de evidentes valores en alza, como el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, un indiscutible candidato a suceder a Paulino Rivero cuando alcance su esplendor el nuevo ciclo.

Todos ellos sabían que su candidatura de última hora, fraguada a golpe de reto, tenía un recorrido incierto, pero no se trataba de ganar este congreso sino de plantear batalla, de mostrar la fuerza de que disponen, y eso lo han conseguido. Que fuera José Miguel Ruano quien disputada la presidencia a Paulino Rivero no es baladí: eterno consejero del Gobierno hasta que dejó de ser rentable su entrañable relación con José Manuel Soria, ocupa ahora la presidencia del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, y algunas voces ya dejaban caer este domingo insinuaciones sobre la coherencia de su dimisión en los próximos días.

Ruano no es un oponente cualquiera, del mismo modo que tampoco lo es Marcial Morales, que a diferencia del frustrado candidato a presidente, representa la opción más progresista de CC, y de ahí que lo presentaran como aspirante a secretario general. Si los críticos defendían como principal idea fuerza que no se podían acumular en la dirección del partido otras responsabilidades públicas, Ruano y Morales no eran precisamente inmaculados ejemplos. Pero se trataba de enseñar las garras tinerfeñas, porque en breve habrá congreso insular y convenía llegar a esa cita con la figura de Paulino Rivero evidentemente desgastada. Y si se desgasta la figura de Paulino Rivero, se desgasta la del actual presidente insular, Javier González Ortiz, que lo va a tener verdaderamente duro.

El éxito de Gran Canaria

Pero si hay que buscar un triunfador en este congreso, descartado que lo hayan sido Rivero o sus fraternales oponentes, ese ha sido Fernando Bañolas. O al menos la en apariencia debilitada organización en Gran Canaria que el ex alcalde de Guía preside.

Vencieron sus tesis de la reforma de la estructura de mando del partido, con la implantación de la figura de la secretaría general, depositada en manos de José Miguel Barragán, justo la opción defendida por Bañolas y los suyos. Y venció su opción del tándem Rivero/Barragán, para el que fueron decisivos los 230 votos grancanarios. Los gestos para con Gran Canaria que tanta enemistad han granjeado a Paulino Rivero en ciertos sectores de la prensa tinerfeña y dentro de la mismísima ATI han conseguido recuperar en parte la maltrecha situación de CC en la isla (eso lo van a tener que volver a hablar con Román Rodríguez), no hasta el punto de colocarla en una posición electoral privilegiada, pero sí al menos para pintar algo en la nueva ejecutiva.

Un hombre de futuro, el que puede considerarse homólogo en Gran Canaria de Fernando Clavijo, se ha colocado en el staff a la altura de una vicesecretaría general, la de Coordinación y Estrategia. Se trata del teldense Pablo Rodríguez, que paso a paso se va haciendo un hueco en ese nuevo ciclo que ahora parece abrirse en ese partido.

Coalición Canaria cierra un ciclo y se supone que abre otro. El ejercicio del poder, para el que nació a principios de los noventa, se está tambaleando y sus más inteligentes estrategas aconsejan un cambio de rumbo que le permita sobrevivir en otros escenarios igualmente posibles, como los que se han abierto tras las últimas elecciones generales.

El nerviosismo que ha logrado introducir Soria con sus desestabilizaciones para torpes, la disconformidad de algunos sectores con el pacto con el PSOE, la contestación de cierta prensa al Paulinato y, sobre todo, la debilidad en Tenerife ante el principal adversario ideológico y sociológico, el Partido Popular, van a empezar a tener sus respuestas en las próximas semanas y meses, tanto desde la organización regional como en la conformación del poder que surja en cada una de las islas.

Y Tenerife vuelve, como al principio de los tiempos, a ser la clave.

14 junio, 2012

Pedir a un consejero que delinca



José Miguel Pérez.
José Miguel Pérez.
Cuando un sindicato se equivoca hay que decir que un sindicato se equivoca. Y parece claro que el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Canarias (STEC-IC) se ha equivocado de parte a parte en su repentino enfrentamiento con la Consejería de Educación. Hasta mucho ha durado el inesperado idilio entre la principal fuerza sindical en el sector y el departamento que dirige José Miguel Pérez, y quizás en esa calma chicha haya que encontrar los motivos de esta abrupta apertura de hostilidades. Hay sindicalistas y asesores de sindicalistas que consideran que el estado natural de un sindicato debe ser la confrontación, la protesta, que corra el aire entre ellos y los representantes políticos.

Y el STEC debe haber sufrido alguna convulsión interna que le ha conducido a buscar alguna excusa con la que regresar a su tradicional crispación con la administración educativa canaria.

Lo malo es que el sindicato ha elegido lo primero que ha encontrado, sin meditar seriamente si se trata de un planteamiento serio y con recorrido. Y cuando uno escoge para ponerse lo primero que trinca al abrir el ropero, puede ocurrir que la camisa no pegue con los pantalones o que los calcetines sean de distinto color. Chirriante.  El STEC ha decidido exigir a la autoridad educativa canaria que cometa un delito. Es decir, que se declare insumiso ante una ley estatal que decreta de manera inexorable que todos los profesores de España, sean continentales o ultraperiféricos, impartan dos horas lectivas más a la semana. Es una imposición contra la que se revelaron varias autonomías, también la canaria, pero que finalmente se impuso por el indiscutible peso de los votos que respaldan al Gobierno del PP en las Cortes Generales.

La medida es de obligado cumplimiento, y seguramente lleva en su interior el indisimulado deseo del PP de atacar a la enseñanza pública desde todos los flancos que están  a su alcance, y el de provocar el malestar de los trabajadores es uno de ellos. Sabe el Gobierno de España que muchas autonomías aprovecharán esta medida para encubrir una reducción de plantilla, objetivo que sin duda persigue ese partido para el grueso de la Administración pública española, empresas, entidades, fundaciones y organismos de todo tipo incluidos. Que engorde lo privado a costa del adelgazamiento de lo público. De libro.

Eso no significa, sin embargo, que todas las comunidades autónomas vayan a tirar por el camino de en medio. Y la de Canarias, cosa que sabe el STEC porque hasta el otro día negociaba  a calzón quitado con el Gobierno, no pretende otra cosa que cumplir con una imposición legal, y sin recortar plantilla.

Cierto es que los recortes conducirán a Educación a congelar el incremento de profesores por la vía de llevar a cero la reposición de los profesionales que se van jubilando cada año, lo que técnicamente es reducción de plantilla pero no mediante despidos;  del mismo modo que es cierto también que habrá traslados de profesores entre centros en función de la reorganización que se abre a partir de estas nuevas condiciones.Unas condiciones conocidas por los sindicatos y absolutamente inevitables si se tiene en cuenta la obligación que tienen las autoridades educativas autonómicas de cumplir con las leyes  estatales, que incluyen en su articulado la vía penal para todo aquel que no se ciña a ellas. Y no vemos a José Miguel Pérez o a Manuela Armas con muchas ganas de ir a la cárcel.

Jamás en la historia reciente de Canarias había habido tan buen entendimiento entre la Consejería de Educación y los profesionales de la enseñanza, ni un inicio de curso tan pacífico, pese al peor escenario económico que se recuerda. Una imposición del Estado ha conseguido quebrar esa paz que tanto ansiaba la comunidad educativa. Si el STEC buscaba un conflicto ya lo tiene: se lo ha proporcionado el PP, que debe estar frotándose las manos.

11 junio, 2012

Extraña dimisión en Telde

Hernández Lobo, con gafas de sol, en un acto hace unos meses.
Hernández Lobo, con gafas de sol,
en un acto hace unos meses.
Justo cuando se cumplía el primer año de los ayuntamientos elegidos por los ciudadanos el 22 de mayo de 2011, el presidente de Coalición Canaria de Telde, Antonio Hernández Lobo, presentaba su dimisión y anunciaba que no optará en el próximo congreso a repetir en ese cargo orgánico. Hernández Lobo, cada día más aislado en la formación nacionalista tras algunos requiebros que nadie comprende aún, también eligió para su dimisión el sendero del enigma. Porque nadie a estas alturas logra explicarse a qué ha venido esa marcha tan extemporánea, casi levantisca.

Antonio Hernández Lobo parece querer apuntar algunas claves en su comunicado de despedida: huyo de los personalismos, por eso me voy, lo que equivale a decir que el que no actúe como yo lo hago no está anteponiendo los designios del partido a los suyos propios. Pero en realidad su marcha ha tenido dos lecturas muy extendidas, cada cual más perjudicial para la trayectoria política de este líder del nacionalismo teldense.

La primera lectura es la suave: se marcha por considerarse aislado, incomprendido, casi ninguneado ante el poder emergente de los jóvenes de CC en la ciudad, particularmente Pablo Rodríguez, llamado en un futuro a ser un dirigente importante en la dirección insular y regional. La segunda versión que circula es muy puñetera y de momento carente de toda confirmación por parte del interesado, como no puede ser de otra manera: Hernández Lobo prepara su desembarco en el Centro Canario Nacionalista, la versión soft del PP por la que se irán colando poco a poco los políticos que quieran estar en estos momentos de ola azul lo más cerquita de los círculos de poder. Y el poder en Gran Canaria tiene un claro componente azul, pepero por más señas.

Porque además de Telde, donde gobierna Mari Carmen Castellano de manera cada vez más precaria, precariedad que se acrecienta a medida que se acerca el juicio del caso Faycan y los descubrimientos de nuevos apaños consistoriales, el PP manda en Las Palmas de Gran Canaria y en el Cabildo de la isla, en esta última institución gracias al apoyo de un tránsfuga del CCN, Juan Domínguez, que obtuvo su acta de consejero insular gracias a que fue en la lista de Coalición Canaria, esto es, con Fernando Bañolas y con el protagonista de esta historia de hoy, Antonio Hernández Lobo. Y es en esta Corporación, la más poderosa de cuantas en estos tiempos tan críticos se debaten entre rebajar el déficit o cerrar directamente, donde pueden estar algunas claves del inesperado portazo del líder de CC en Telde.

A Hernández Lobo no le han faltado ofrecimientos para incorporarse al grupo de gobierno del Cabildo. Los recibió desde el momento mismo en que Domínguez hizo su peculiar pirueta y se puso para la foto al lado de José Miguel Bravo de Laguna.

Al presidente no le gusta que su poder dependa solo del voto de Juan Domínguez, que si fue tránsfuga para venir muy bien pudiera ser tránsfuga para marcharse, por mucho que la Ley le impidiera ya a cualquier otro grupo político utilizarlo para una moción de censura de puro inhabilitado que ha quedado su voto. Un privilegio con el que convivirá el resto de sus días políticos, por fortuna contados.

Domínguez sostiene a Bravo y Soria sostiene a la mujer de Domínguez como senadora por Gran Canaria, sector CCN, lo que todavía más solidifica ese maridaje político perfecto. Todos a chupar del erario público hasta que el cuerpo aguante, no más allá de 2015. A Hernández Lobo siempre se le han puesto los dientes largos por ese pacto entre el PP y el CCN en el Cabildo, pacto del que durante unas pocas semanas formó parte CC cuando el acuerdo fue entre populares y nacionalistas. Probó súbitamente las mieles del poder y se lo arrebataron cuando le estaba cogiendo el gusto a la cosa.

Por eso a nadie en CC de Telde le extrañará, si se confirma, que Hernández Lobo termine uniéndose al CCN para regresar al poder en el Cabildo. Porque, por si no ha quedado claro, la dimisión de este dirigente político se ciñe exclusivamente a su cargo orgánico dentro de CC. Su acta de consejero del Cabildo queda ajena a esta dimisión. Ningún dirigente de Coalición había podido hablar con él la noche de este lunes.

10 junio, 2012

Juego de trileros: mentir y escamotear

Mariano Rajoy este domingo. Mintiendo y escamoteando, como los trileros.
Mariano Rajoy este domingo.
Mintiendo y escamoteando,
como los trileros.
10 de mayo de 2010. José Luis Rodríguez Zapatero comparece ante el Congreso de los Diputados para dar a conocer a los representantes de los ciudadanos un paquete de medidas que asestaban un duro golpe a su propia ideología, a su programa de gobierno, a cuantas acciones había acometido hasta ese día y al estado del bienestar. Zapatero, que había recibido un durísimo ultimátum por parte de los socios europeos, firmaba su sentencia de muerte política sabedor de que nadie lo iba a entender.

10 de junio de 2012. Han pasado dos años y un mes desde aquella inmolación de Rodríguez Zapatero, incomprensible entonces y absolutamente empequeñecida ahora por la imparable sucesión de acontecimientos que hemos vivido en España y en el resto de Europa. Mariano Rajoy, que en mayo de 2010 negó cualquier tipo de apoyo al presidente del Gobierno que no pasara por adelantar las elecciones generales, ha seguido la senda de su antecesor: desde el primer día aplicó las medidas que el socialista se negó a aplicar y llevó hasta la exacerbación las exigencias ultraliberales que tratan de imponernos los poderes ocultos del capital: reforma laboral, drástico recorte de derechos y libertades, recorte del déficit público, intervención de las autonomías, reforma financiera uno, reforma financiera dos y reforma financiera tres. Todo el dinero que necesite la banca, que para eso es “el sistema circulatorio” de nuestro modelo capitalista, en feliz y oportunísima definición ofrecida por nuestro actual presidente.

Y si Zapatero negó la crisis inicialmente, o no la quiso ver, Mariano Rajoy ha querido ocultar lo que está ocurriendo bajo una sucesión de mentiras que se van transformando en eufemismos a medida que se va descubriendo la cruda realidad. Y la cruda realidad a día de hoy es que los que provocaron la crisis financiera mundial siguen ocasionando inmensos estropicios como el de la banca española, lastrada de manera escandalosa por el estallido de la burbuja inmobiliaria alimentada desde finales de los noventa gracias a las mismas políticas que ahora se repiten de modo dramático: que manden los mercados, que se liberalice el suelo, que viva el ladrillo… que en caso de que esto se venga abajo, con el dinero de todos los contribuyentes lo resolveremos.

Mariano Rajoy, además de mentir y de esconder luego sus mentiras en un permanente juego de trileros, es un redomado cobarde que solo salió a dar la cara ante los españoles cuando su mutis se convirtió en un clamor de indignación nacional. Este domingo compareció en la que se convirtió en la segunda rueda de prensa que ofrece en España desde que fue investido presidente del Gobierno, hace ya más de seis meses.

Se le notaba nervioso, esquivo, inseguro, muy incómodo en su intervención inicial, quizás temiendo que las preguntas que se le formularan pudieran conducir a que se descubriera el tamaño del berenjenal en el que nos ha metido con la intervención financiera acordada el sábado en el Eurogrupo. Su empeño en evitar la palabra rescate es objeto de burla internacional, y el regate de solo horas de recorrido de que se trata de un préstamo ventajoso no hace otra cosa que abochornar a todos los españoles.

¿Sano rescate con seis meses de retraso?

Lo que ha ocurrido es un rescate, ciertamente destinado al sector bancario español, sumido por cierto en una espiral agónica desde que se creó Bankia, producto de la fusión de varias cajas, entre ellas dos de las más señeras cajas del PP, Caja Madrid y Bancaja. Una verdad incuestionable que desbarata cualquier intento de cargar las culpas sobre la herencia socialista. Una verdad que sin embargo no ha impedido que se volviera a cacarear el mismo mantra este domingo ante todos los españoles: si otros lo hubieran hecho antes no lo habría tenido que hacer yo hoy, vino a decir el presidente, sorteando el hecho también incuestionable de que si tan urgente y tan saludable era provocar este rescate, ha perdido seis meses preciosos jugando con los tres cubitos del trile.

Pero muy bueno no debe ser lo que se nos viene encima cuando tanto Rajoy como todos sus ministros negaron cualquier posibilidad hasta minutos antes de que el Eurogrupo aceptara las exigencias de un muy flamenco presidente español. Porque todo esto ha pasado de negarse la evidencia y las filtraciones publicadas por la prensa internacional, a decir que era lo que estábamos deseando todos. Unos trileros.

En un potaje así no podía faltar, por supuesto, José Manuel Soria, que muy pocas horas antes de que el sábado compareciera en solitario el ministro Luis de Guindos explicando el rescate financiero, los costes que va a tener para España, su inclusión en el déficit público… lo negaba desde Canarias, donde asistía a una reunión de su partido: ni hemos pedido rescate ni se le espera. Mienten todos de manera vergonzosa, porque si debemos creer al presidente cuando dice que exigió este rescate a la banca española, ¿cómo es posible que su vicepresidenta lo negara 24 horas antes tras el consejo de ministros y José Manuel Soria lo ratificara tan solo unas horas antes de que se explicaran los pormenores?

Mariano Rajoy quemó la poca credibilidad que le quedaba este domingo 10 de junio de 2012, 25 meses después de que hiciera lo mismo José Luis Rodríguez Zapatero. La crisis mundial continúa devorando líderes políticos.

Brujas moviendo expedientes en Telde

Permanezcan atentos a sus pantallas porque el caso de los 13,2 millones que el Ayuntamiento de Telde quiere pagar a Proyectos Inmobiliarios Las Arenas por la vía del decreto de proveedores asfixiados por las deudas va a traer mucha cola. A medida que se van desentrañando los vericuetos del expediente administrativo vamos descubriendo que en esa ciudad sigue habiendo espiritistas y que alguna de ellas ha echado algún rezado para que todo se haya hecho extremadamente mal.

La mera observación de las fechas de los sellos de registro de entrada en dependencias municipales, de sentencias judiciales, de convenios celebrados por la alcaldesa, de informes a y b del interventor municipal, Enrique Orts; del informe sanador del jefe de la Oficina de Urbanismo, José Luis Mena… va a hacer las delicias de cualquier jurista que se ponga a analizarlo todo con detenimiento.

La factura que el Ayuntamiento quiere pagar por la vía del Real Decreto 4/2012 asciende a 13.248.874,29 euros, la mayor de cuantas han presentado al pago por esta vía todos los ayuntamientos de España, lo que vuelve a convertir a Telde en una ciudad récord después del que alcanzó en 2006 con la detención masiva de casi todos los concejales del PP, incluida la actual alcaldesa, por el estallido del caso Faycan.

Pero el récord del caso de La Mareta no es solo de cuantía, también podemos asegurarles que es de fechas. Porque resulta conmovedor comprobar cómo se han movido los papeles en este expediente. Veamos. Tras una sentencia del TSJC, de 9 de septiembre de 2011, que obliga al Ayuntamiento a recuperar la parcela vendida en 2005 a Promociones Inmobiliarias Las Arenas, el pleno municipal aprueba el 23 de diciembre de 2011 celebrar un convenio entre la alcaldesa y el promotor para pactar cómo pagar aquellos 13,2 millones de euros: en tres años.

Nadie se esperaba entonces que apareciera el decreto del Estado por el que se articula una vía extraordinaria de pago a proveedores a cambio de que los ayuntamientos se sometan a un duro plan de ajuste. Y con el convenio aún en vigor, el 2 de mayo de 2012, el promotor solicita acogerse a esa vía extraordinaria, a la que ya se le opone el interventor con un NO escrito a mano y redondeado que aparece en el escrito de solicitud.

Ese mismo 2 de mayo, el interventor emite informe declarando que la solicitud “no cumple” con los requisitos del Real Decreto, pero el mismo interventor, Enrique Orts, un día después, el 3 de mayo, solicita por escrito un informe sobre la posibilidad de hacer una excepción dado que “el expediente podría soportar y conformar dicho certificado, teniendo en cuenta las características urbanísticas y de contratación que en el mismo concurren”. Es muy probable que esa solicitud de informe se la escribiera otro a Enrique Orts porque junto a su firma aparece escrito a mano “entregar al interventor”. Seguro que la letra es muy conocida en el Ayuntamiento.

07 junio, 2012

Soria no es un tontolculo



Pedro Muñoz, retratado en la web de las Cortes de Castilla y León.
Pedro Muñoz, retratado en la web
de las Cortes de Castilla y León.
Pedro Muñoz Fernández se rompió el menisco cuando estaba a punto de superar su propia marca como campeón de España de halterofilia: 136 kilos en arrancada y 170 en dos tiempos, a dos kilos y medio de batir el récord del mundo. Quizás fue eso y su carácter inquieto lo que le llevó a meterse en política, empezando por la política local, de la mano de un pequeño partido, la Unión del Pueblo Leonés (UPL), con el que pronto consiguió convertirse en el alcalde de su pueblo, Toreno, una bellísima localidad del Bierzo, León, asentada a orillas del Sil y cabecera de la pedanía. Su éxito le condujo a que el PSOE lo fichara, pero otra vez su carácter inquieto le llevó a desprenderse del carné socialista por diferencias con el secretario general de la provincia de León.

Desde este jueves, Pedro Muñoz ha confirmado a quienes le conocen que tiene el gatillo fácil, y mostrado a quienes no teníamos el gusto, que tiene el gatillo fácil.

Muñoz se ha convertido en el primer dirigente regional del Partido Popular que públicamente pone a parir a un ministro del Gobierno de Mariano Rajoy, y el agraciado no ha podido ser otro que José Manuel Soria, vaya por Dios. Este aguerrido alcalde, autor de varios libros, diplomado en enfermería, que simultaneaba sus tareas de regidor de Toreno con el de enfermero en el ambulatorio de El Puente de Domingo Flores, ha evolucionado y ya es procurador de las Cortes de Castilla y León, lo que le ha permitido, por fin, dejar la bata y la gasa y vivir enteramente de la política.

Su ascenso en el PP, al que llegó tras sus escarceos regionalistas y socialistas, ha sido interesante: ya se tiene en cuenta su opinión y forma parte del Comité Ejecutivo del PP de León.

Este jueves, en medio de una entrevista en Radio El Bierzo, de la Cadena Ser, se le calentó la boca (otra vez ese carácter inquieto) y dijo de José Manuel Soria que es “un tonto del culo”, desafortunado epíteto que ni compartimos en las formas ni compartimos en el fondo, porque ni debe nadie llamar así a nadie en público ni Soria es un tontolculo, por emplear el término exacto del señor alcalde. Más estaríamos asentados en la convicción de que el ministro es un espabilado, y a las pruebas no nos hagan remitirnos en estos momentos porque se nos haría de noche y acabaríamos pidiendo unas pizzas.

¿Un chulo? Eso sí es verdad

En lo que sí coincidimos plenamente con Pedro Muñoz es con la descripción del carácter chulesco que emplea Soria para dirigirse a la gente y para conducirse por el mundo. “A mí no me habléis de los mineros, que bastante tengo yo con los plataneros”, dice el alcalde bierzano que responde el ministro canario por los pasillos de las Cortes cuando alguien lo aborda para pedirle explicaciones por los recortes en las ayudas al carbón. Sí, tiene razón el leonés, Soria es muy de actitudes chulescas, de creerse en posesión absoluta de la verdad, de actuar como el más listo de la clase, de ejercer el poder de manera altanera y soberbia. Si lo sabremos los canarios.




Pero lo que retrata de mala manera al procurador Muñoz es su falta de recursos argumentales. Recurrir al insulto al ministro ya tiene su difícil encaje en el debate político, pero tratar de desacreditar la postura gubernamental aludiendo a los costes de la insularidad, a lo caro que a su juicio le sale Canarias a España, no solo es una torpeza política de muchos quilates, sino que además es una falacia auténtica.

Al señor Muñoz le hubiera bastado quizás con argumentar los problemas sociales que en la comarca minera asturleonesa puede provocar la caída de la actividad por la reducción drástica de las ayudas al carbón, antes de comparar ese problema no solo con el platanero, que tiene sus características, sino también con el de Canarias, que precisamente no es la comunidad autónoma más beneficiada históricamente por favoritismos en los Presupuestos Generales del Estado. Y basta remitirse a las hemerotecas para comprobar las recurrentes invocaciones de los partidos que en cada momento hacen oposición al que está en Madrid.

Más daño que el inferido a Canarias por el ministro Soria en estos primeros seis meses de mandato es difícil encontrar en otras comunidades autónomas españolas: desde el petróleo hasta las trabas a las renovables; desde la supresión de las tasas aeroportuarias a la amenaza del fin del descuento para residentes… Pero a ninguno de sus adversarios políticos, y menos a sus disciplinados correligionarios, se les ha pasado por la cabeza llamarlo chulo o tontolculo. Por lo menos en público, que algunas cosas gruesas sí hemos escuchado muchas veces en privado.

06 junio, 2012

La enmienda Tinguaro

Sergio Tinguaro, repartiendo panfletos a las puertas de un acto del PSOE en Las Palmas de Gran Canaria.
Sergio Tinguaro, repartiendo panfletos
a las puertas de un acto del PSOE en
Las Palmas de Gran Canaria.
Ocurrió en el recientísimo y jubiloso XIII Congreso Regional del PP canario, celebrado en Santa Cruz de Tenerife. Un inquieto y siempre participativo presidente regional de las Nuevas Generaciones, Sergio Tinguaro Falcón, se convertía en inesperado portador de una bomba política de notables consecuencias.

En su afán por aportar transparencia y apariencia de buen gobierno al partido, al bueno de Falcón no se le ocurrió cosa mejor que introducir en la ponencia de estatutos una enmienda muy encomiable: que se impidiera a los afiliados del Partido Popular simultanear más de un cargo. Era, junto a otros esfuerzos de regeneración aportados en este congreso, un guiño claro a la sociedad y, de paso, de apetecible consumo interno, porque cuanto más haya para repartir, más habrá agraciados. Incluido Sergio Tinguaro, que está esperando con el que hay de lo mío desde 2010.


La enmienda Tinguaro fue aprobada en la ponencia de Estatutos y enviada tal cual al plenario del congreso en aplicación del reglamento, que obliga a que una modificación a la ponencia marco sea refrendada por todos los compromisarios presentes. Y en un plenario, vaya usted a saber qué cosas puede pasar con tanto rebaño correteando libre por la pradera.

Así que se desató el pánico y empezaron a echar humo algunos teléfonos de propietarios y propietarias muy destacados. Porque la enmienda Tinguaro supondría, así a bote pronto, al menos siete dimisiones parciales en el PP canario, empezando por la de José Manuel Soria, que no podría acumular a su condición de presidente regional al menos uno de sus dos cargos públicos, el de ministro y el de diputado nacional por la provincia de Las Palmas. Pero lo mismo le pasaría a Cristina Tavío (diputada regional y concejala en Santa Cruz de Tenerife), Pablo Matos (diputado nacional y concejal de la misma ciudad), Antonio Alarcó (senador y consejero del Cabildo de Tenerife), Pedro Suárez (consejero en el Cabildo de Tenerife y concejal en La Laguna) y los inigualables alcaldes y consejeros del Cabildo de Gran Canaria Lucas Bravo de Laguna (Santa Brígida) y Francisco González (Mogán).

Una conmoción, como podrán imaginarse.

Poco tardaron las almas cándidas en dirigirse con mucha delicadeza a Sergio Tinguaro Falcón para que, porfa, porfa, retirara la enmienda, cosa que hizo de manera natural y muy digna el presidente de las juventudes populares canarias, que se comportó con la disciplina exigible para un momento tan dramático. Queda a la espera de alguna vacante que haga rentable de alguna manera la ya famosa enmienda Tinguaro.


Alarcó y Suárez eligen bien



Dos de los afectados por la enmienda Tinguaro, de haber prosperado en el Congreso Regional del PP, son los dirigentes tinerfeños Antonio Alarcó y Pedro Suárez. Ambos son consejeros del Cabildo de Tenerife pero sujetos a diferentes consideraciones salariales. Alarcó, por empezar por el de más alto rango, es senador del Reino y portavoz popular en la institución insular. Casualmente esta misma semana ha tenido que optar entre cobrar la dedicación exclusiva del Cabildo o abrazarse a la de la Cámara Alta, y ha optado por esta última. La razón es puramente romántica. Verán. El Cabildo, en un rapto de generosidad, acaba de equiparar el sueldo del portavoz del principal partido de la oposición al de jefe de servicio de la institución, lo que imposibilitaría a Alarcó, de aceptar, cobrar las dietas correspondientes por asistencia a comisiones y pleno. Pero eligiendo el sueldo de senador, esos pagos son compatibles, lo que se convierte en un suculento complemento al salario y a las ventajosas dietas del Senado.


Pedro Suárez vuelve a MAC



Otro que ha optado dinerariamente este mismo martes ha sido el portavoz del PP en el Ayuntamiento de La Laguna, Pedro Suárez López de Vergara, presidente hace tiempo caducado de la gestora del partido en esa ciudad y firme candidato, según los mentideros populares, a convertirse en secretario general en Tenerife como número dos del virtual presidente Manuel Domínguez.


Suárez López de Vergara es un personaje singular que ha estado en misa y repicando, que ha sido monaguillo, monje y fraile, pero siempre asido como ha podido a un sueldo público o semipúblico desde que entró en política, allá por los finales de los años noventa. Efectivamente, en uno de esos gobiernos del PP fijos discontinuos con Coalición Canaria, Suárez López de Vergara ocupó la plaza de director general de Comercio, justo cuando se implantaban en esta ultraperiférica patria las grandes superficies y sus secuelas.


Algo pasó que le retiraron su confianza, lo que le condujo poco después a atracar en el siempre resguardado refugio pesquero de CC, donde lo colocaron como ejecutivo en la Mutua Regional de Accidentes, otro de los arcanos oscuros de la historia de la nacionalidad.




Debía aburrirse el señor Suárez en aquella MAC de Norberto Cejas, así que tras las correspondientes carantoñas y unos cuantos chistes especialidad de la casa, Suárez López de Vergara regresa al PP de la mano de Cristina Tavío, que consigue para él en 2007 un puesto de salida en el Cabildo de Tenerife, con el correspondiente salario por dedicación exclusiva en el grupo de gobierno.

Pero llegó la cruda oposición en mayo de 2011, y gracias a la reconocida generosidad del alcalde de La Laguna, el líder del PP en la oposición fue premiado con un sueldo digno. Digno pero, al parecer, insuficiente. De ahí que el portavoz, presidente de gestora y sherpa de Antonio Alarcó en su Lexus, haya optado por la fórmula dame dietas y quédate con todo lo demás: renuncia  a la dedicación exclusiva en el Ayuntamiento lagunero, pide la reincorporación a su plaza en la Mutua de Accidentes de Canarias y presenta su escrito para que le ingresen en su cuenta corriente las dietas del consistorio y del Cabildo de Tenerife. La suma puede ser muy jugosa.

Tanto ajetreo, sin embargo, conducirá a que termine dedicando menos tiempo a sus tareas municipales, lo que ya le ha colocado en las encuestas con un grado de conocimiento lagunero del 20%.


Orts se desentiende; interviene Mena



Les decíamos el otro día que algo olía a podrido en Telde, y perdonen por el recurso shakesperiano. Finalmente se han confirmado los peores presagios y el grupo de gobierno ha metido de rondón en el plan de ajustes y de pagos a proveedores los 13,2 millones que el Ayuntamiento debía al empresario Ambrosio Jiménez por esa cabeza loca que tuvo Guillermo Reyes en aquel aciago periodo de 2003 a 2007.

Pese a las rigideces del Real Decreto 4/2012, que limitaba los pagos municipales solamente a proveedores de bienes y servicios, el grupo de gobierno metió esa cuantiosa deuda para poder ejecutar una sentencia que les obligaba y que podía conducirles a responsabilidades personales. Pero, ¿cómo lo hicieron? Muy sencillo, le pidieron al interventor, el siempre dúctil y maleable Enrique Orts, uno de los principales encartados en la operación Faycan, que abriera al máximo la autopista para que por uno de sus carriles pudiera transcurrir tremendo marronazo.

Pero Orts, en un gesto que sus mentores no se esperaban, se sacudió la responsabilidad de encima y reclamó un informe jurídico y urbanístico que justificara colar esa factura en medio de las demás. No hay problema, debieron pensar la alcaldesa, Mari Carmen Castellano (encartada en la operación Faycán) y su lugarteniente Guillermo Reyes (operación Doramas), le encargamos el informe al jefe de los servicios de Urbanismo y santas pascuas. El jefe de Urbanismo es, como ustedes saben, José Luis Mena (operación Faycan, operación Doramas, Operación Grupo Europa…) y su informe bendijo con reales honores de ordenanza el pago de los 13,2 millones.

El recurso contra este escándalo ya está redactándose en un exitoso despacho de abogados.

Debilidades herreñas



Narvay Quintero, senador por El Hierro.
Narvay Quintero, senador por El Hierro.
El Senado español, esa Cámara siempre en entredicho, se ganó este martes una temporada más abierta al público. Un desalentador episodio protagonizado por los escoltas de Mariano Rajoy, que se despacharon a un senador socialista por Asturias con los mismos modales que se neutraliza a un espontáneo en una corrida de toros, nos recordó a todos quién manda y cómo quieren algunos mandar en este país: a la fuerza. El senador socialista, de nombre Ibán García del Blanco, solo pretendía exponer al presidente del Gobierno la situación en la que José Manuel Soria ha metido a la minería con su drástica reducción de las ayudas al carbón.



El senador quería adornar su happening con la entrega al presidente de un casco de minero, empeño que frustró una diligente escolta, que tiró del brazo del representante ciudadano cometiendo en el acto dos vulneraciones graves: la primera, estar dentro del hemiciclo, reservado a los senadores, y segundo, zarandear a un padre de la patria que encima jugaba en casa.


A la hora de cerrar esta edición, los escoltas no habían sido expedientados, lo que puede hacer temer que el expedientado vaya a ser el senador socialista asturiano, que burros más panzudos hemos visto volar en sedes tan excelsas. Lo de Rajoy protegido del mundanal ruido, apartado de la plebe, bien sea la canallesca periodística o bien otras gentes desafectas y de mal vivir, empieza a ser un gesto bastante preocupante que los asesores de imagen del presidente deberían hacerse ver.



Pero de lo que en realidad quería hablarles es del efecto herreño, de ese embaucador encanto que la isla de El Hierro ha hecho anidar en los corazones de los senadores del Reino, y muy especialmente en los del Partido Popular. Porque este martes se aprobaba en la Cámara Alta una enmienda del senador de AHI Narvay Quintero según la cual los Presupuestos Generales del Estado van a incluir una partida de tres millones de euros para subvencionar el transporte marítimo durante un año, el tiempo considerado razonable para mitigar los efectos de la crisis volcánica.

Pero también acordó este martes el Senado que los presupuestos contemplen un descuento del 75% en los billetes aéreos para los residentes herreños, también por espacio de un año. Toma ya descuentos aéreos, tan en el alero para el resto archipielágico español. La propuesta fue enmendada por el PSOE, que la votó a favor, lo que fue suficiente para que saliera aprobada porque el PP, y aquí empiezan las extrañezas, se agachó para que pasara. Es decir, se abstuvo.

No ha habido ofertas cochinas, dicen




Ni siquiera el senador Quintero atinaba a las diez y pico de la noche, cuando abandonaba el Senado, a explicar los motivos por los que el PP, en vez de mostrarse abiertamente a favor de la medida, optó por la abstención. Pero las causas quizás estén en la inconveniencia de que otras regiones españolas que también lo pasan mal puedan sentirse ofendidas por propuestas similares rechazadas por el partido del Gobierno. Pero el fondo de la cuestión no hay que buscarlo en las benefactoras medidas adoptadas para El Hierro, sino en el desaforado cariño mostrado de un tiempo a esta parte por el Partido Popular hacia esa isla y muy determinados dirigentes políticos herreños. De bastante tiempo a esta parte, diríase.

Porque ya desde la última campaña electoral, José Manuel Soria se volcaba de manera  más que evidente con la isla del meridiano. Hizo varias visitas, alguna de ellas incluso alquilando un avión que le permitiera estar el tiempo que deseara haciendo campaña sin necesidad de someterse a los horarios de Binter. Pero, acto seguido a esa campaña, una vez llegó al Ministerio de Industria y Turismo, el presidente del PP canario se empeñó en escenificar una debilidad especial hacia la isla suspendiendo el cierre del Parador Nacional decretado en la fase final del Gobierno de Zapatero.

A continuación se aprobó un paquete de medidas de 5 millones de euros para un plan de choque en favor de la economía de la isla. Plan de choque que se vendió de manera extraordinaria pero que en realidad contemplaba 4 millones de euros mediante la modalidad de créditos ICO, que vienen con la garantía del Estado pero que han de conceder a los peticionarios las entidades bancarias desplegadas en el territorio. El resto se dispersaba entre diferentes medidas de dudoso choque, como 300.000 euros para convertir la isla en zona wifi.


AHI, en busca del heredero político de Padrón



Pero el gesto estaba ahí, y un gesto indiscutible de buena voluntad ha sido el aprobado este martes en el Senado, especialmente porque con él se le concede todo el protagonismo político al senador Naravay Quintero, precisamente uno de los valores nacionalistas emergentes, en clara y abierta disputa con su compañera Belén Allende por ver quién de los dos se hace con la inmensa herencia política del mítico Tomás Padrón, padre, hijo y espíritu santo de la Agrupación Herreña de Independientes (AHI), la pata herreña de Coalición Canaria.

El momento político, además, se ve aderezado por un enfrentamiento en las relaciones de AHI con CC como consecuencia de la crisis del ferry, ya saben, el amago de Naviera Armas de retirarse de las líneas entre Los Cristianos y La Estaca por un quítame allá (o mejor, ponme) unas subvenciones que me ayuden a querer más a los herreños. Y para allá que van, dónde iba a ir si no.

Soria quiere pescar en las revueltas aguas políticas de El Hierro, donde dirigentes como Alpidio Armas, el presidente socialista del Cabildo, o el muy mentado Narvay Quintero, tienen las cosas muy claras a la hora de elegir entre mirar para dentro de la isla o acatar las instrucciones, órdenes o sugerencias que puedan venir de otra isla. De Tenerife o de la calle Ferraz en su defecto.

Ambos políticos, que han subido muchos enteros en su cotización popular, niegan al periodista cualquier tipo de oferta seria por parte de José Manuel Soria. Pero con la misma retranca que se enfrentan a sus organizaciones matrices se dejan querer por el líder del PP conocedores como son de cuáles son los objetivos que persigue, todos muy lícitos, sin duda: desgastar a CC y al PSOE en la isla para extender la contradicción y la duda sobre el pacto regional. Y apañar los votos que se pueda, que todo cuenta en la gran gesta que pretende preparar para 2015, lleguemos o no calvos a tan señalada fecha.


Marcial Morales apuesta por Fernando Clavijo



A Soria le está soplando el viento a favor precisamente ahora que los partidos que conforman el pacto regional de Gobierno se disponen a celebrar, cada uno por su cuenta, sus respectivos congresos regionales, nacional, en el caso de CC. Y es en Coalición Canaria, mira tú qué cosas, donde más división hay en apariencia. Lo volvió a poner de manifiesto este martes ante los micrófonos de CANARIAS AHORA RADIO el alcalde de Puerto del Rosario, Marcial Morales, que siempre habla con franqueza y, por lo que parece, con absoluta libertad.

A su juicio, Paulino Rivero no debería ser el candidato a presidir CC a partir de la semana que viene porque no es bueno compatibilizar tareas orgánicas con la presidencia de la Comunidad Autónoma. Pero a diferencia de otros dirigentes más temerosos de las consecuencias de sus palabras, Morales se mojó y dijo abiertamente que su apuesta es el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, al que considera un representante de la renovación, joven, preparado, con carisma y con respaldo suficiente para alzarse con la presidencia de CC.

Preguntado por Barragán para secretario general, aplicó la misma regla que aplicó a Paulino: qué gran parlamentario es y qué mal nos iría si lo quitáramos de ahí.

Pero Morales se mojó más: a su juicio la Policía Canaria debe transformarse hasta quedar integrada en el cuerpo de las policías locales de Canarias mediante una tarea seria de coordinación que las fortalezca, las modernice y las forme para que sean un respaldo adecuado a la Guardia Civil y la Policía Nacional.


El Niño dispara en modo ráfaga



Lucas Bravo de Laguna se muestra muy seguro de sí mismo cuando comparece ante los medios informativos. Utiliza los mecanismos de manual y se enroca en las respuestas planas que, sin embargo, transmitan sensación de plenas,  que satisfagan a la masa periodística.

Este martes, sin ir más lejos, durante una rueda de prensa para presentar un campus de baloncesto, provocó al respetable para que le preguntaran por la polémica gestión que él, como consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, está realizando al frente del Club Baloncesto Gran Canaria.

Su deseo no era aportar novedad alguna sino, sencillamente, mandar un recadito a Nueva Canarias, el partido al que pertenece el consejero insular Carmelo Ramírez, que anuncia grandes maldiciones políticas contra Bravo de Laguna por los charcos que continuamente se empeña en pisar. Así que a la tercera o cuarta pregunta del bucle final, cuando ya se había rebasado el cuarto de hora de comparecencia, soltó la perla que él quería: que vengan a protestarme los de Nueva Canarias para que vean lo que les voy a sacar. Y los que les va a sacar es el coste de la faraónica obra del Estadio de Gran Canaria, un proyecto que, recordó, empezó costando 4.000 millones de pesetas (¿se acuerdan?) y acabó en 14.000.

Aquello fue un escándalo del que deberían avergonzarse muchos, sobre todo por el modo de ir modificando el proyecto hasta dar con el parto del dichoso estadio. Pero olvidó un nimio detalle el Niño Lucas: que siendo como era consejero de Deportes un consejero de Coalición Canaria (no de Nueva Canarias), quien presidía el Cabildo era nada menos que María Eugenia Márquez, destacada líder insular del PP que acabó tan quemada de la política, del partido y de Soria que se mandó a mudar para siempre de esos andurriales. Porque, queridísimos, en el periodo comprendido entre julio de 1991 y julio de 2007, en el Cabildo de Gran Canaria hubo siempre un pacto del PP (mayoritario) y de Coalición Canaria. Desmemoriado que es el niño.

04 junio, 2012

Euforia en Las Teresitas

Están que no caben en sí de gozo los principales encartados en el escándalo de corrupción de Las Teresitas ante las noticias que les llegan de los alrededores del proceso judicial. Prepararon con mucho esmero y una discreción que se desbordaba por momentos la querella contra la magistrada instructora de la causa, Carla Bellini, por haber ordenado grabar un encuentro vis a vis del testaferro del empresario Ignacio González cuando visitaba a su pareja, de aquel, del testaferro, que no del presidente de la Cámara de Comercio de Tenerife, en la prisión Tenerife II, donde estaba la novia del testaferro, no el benefactor del testaferro, que con tanto dale p’alante y dale p’atrás, ponte tú, quítate tú, firma aquí que yo la presento… es que nos liamos todos que es una barbaridad.

Pero cuando todavía se apagaban los ecos de la euforia teresiana por la admisión a trámite de tal querella, va el Tribunal Supremo y propina otra tremenda alegría al grueso de los imputados al decidir separar la causa para quedarse solo con lo referido al hoy senador del Reino, hasta el otro día alcalde de Santa Cruz de Tenerife. El Supremo, en un auto conocido este lunes, dice que ya tiene bastante con repasarse los hechos que afectan a Miguel Zerolo y que, por lo tanto, sea el Tribunal Superior de Justicia de Canarias el que dilucide qué hacer con el resto de los imputados.

Como ninguno de ellos tiene que sepamos la condición de aforado, mucho nos tememos que Carla Bellini mandará ese pedazo de sumario al Decanato de los juzgados de Santa Cruz de Tenerife para que lo reparta y que Dios coja confesado al juez o jueza al que le caiga tremendo tenique entre pecho y espalda.

Antes, se supone, será el TSJC, constituido en Sala de la que no habría de formar parte la magistrada Carla Bellini, el que resuelva los recursos contra el auto con el que se dio por finalizada la ardua y prolongada instrucción, un final que solo satisfizo a los imputados al ver que se les quitaba de encima el delito de cohecho. Ese archivo parcial ha sido recurrido por algunas de las partes personadas, que ahora se quedarán aguardando a ver si resuelve el Supremo, si el TSJC o ambos altos tribunales en plan desafinado dueto.

El envío del sumario de Las Teresitas a un juzgado de instrucción de a pie va a significar, dicho sea en lenguaje coloquial alejado del acartonamiento del foro, que un señor o una señora se va a tener que empapar los tropecientos miles de folios para decidir si la causa está bien cerrada así, si es precisa la práctica de alguna otra prueba, si conviene llamar a algún testigo o imputado a aclararse, o si ya procede dictar auto de apertura de juicio oral, recibir con paciencia y resignación cristianas la ensalada de recursos y más recursos, conclusiones provisionales, y luego, en su caso, apertura de juicio oral.

La dilación beneficia a los culpables

En total, ya pueden ustedes irle echando hilo a la cometa porque antes de un par de años no va a ver fumata blanca en el caso de corrupción más sonado de la historia de Canarias, en clara competencia con la Operación Unión, que también arrojó una novedad este lunes: la segunda juez que instruye ese asunto de corrupción conejera se nos marcha para Euskadi.

La dilación de los procesos judiciales perjudica sobre todo a la justicia porque afecta a su proverbial imagen de lentitud y porque pospone en el tiempo la resolución de todas las dudas sobre la actuación de personajes que tenían sobre sus espaldas las responsabilidades de la gestión de lo público. Perjudica, igualmente, a las personas inocentes que puedan haberse vistas, por cualquier circunstancia, envueltas en las investigaciones, y que solo se verán liberadas de esa condición ante una sentencia absolutoria si antes un juez no produce el archivo respecto a ellos.

Un retraso como el que va a sufrir el sumario de Las Teresitas beneficia notablemente a los verdaderos culpables de eso que la fiscal anticorrupción de Santa Cruz de Tenerife, María Farnés Martínez, calificó desde el principio como “pelotazo de libro”. Y los beneficia notablemente porque la alarma social se desinfla por momentos al tiempo que otros asuntos de igual o aparente mayor enjundia, como la irrupción de otros casos de corrupción o la misma crisis económica, provocan un efecto eclipse que los va diluyendo ante la opinión pública.

El Niño Bravo, con el rabo entre las patas

Otra noticia judicial con consecuencias políticas también llegó este lunes a las redacciones de los periódicos. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias daba al traste con la última posibilidad del alcalde de Santa Brígida y consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, Lucas Bravo de Laguna, de salirse con la suya en un pleito que fue estúpido desde el principio.

La Justicia, para contarlo resumido, le ha dicho al Niño Bravo que sus pleitos personales se los pague de su bolsillo, que ya está bien de exprimir la teta para todo. En rigor, el mensaje es para él y para otros tres concejales más que en el anterior mandato le acompañaban en el grupo de gobierno satauteño y que propiciaron que el Ayuntamiento les pagara abogado y procurador para demandar a la concejala de Coalición Canaria Victoria Casas por una intromisión ilegítima en el derecho al honor. Pero solo Bravo sigue en el machito sin que en apariencia haya cambiado su actitud de yo me pongo las instituciones públicas por montera.
El pleito que ha dejado en ridículo al Niño Bravo comenzó cuando unos ciudadanos anónimos publicaron en el blog de Victoria Casas unos comentarios y epítetos bastante subiditos de tono contra el alcalde y los demás concejales que, ofendidos en grado máximo, interpusieron una demanda haciendo que el Ayuntamiento corriera con los gastos de abogado y procurador. La demanda fue ganada en primera instancia por los demandantes y supuso una condena de 9.000 euros a Victoria Casas por intromisión en el honor, pero en segunda instancia la justicia dijo que nones, que prevalecía la libertad de expresión y que cada palo aguante su vela.

Fue a partir de esa última resolución cuando la ex concejala de CC inició acciones contencioso-administrativas para que el alcalde y sus mariachis devolvieran al Ayuntamiento el dinero que éste pagó en concepto de defensa y representación jurídicas. Unas cantidades que muy probablemente hayan podido sobrepasar con creces los 3.000 euros contando las dos instancias a las que tuvieron que acudir. Y la justicia dio la razón a la concejala, convirtiendo al cazador en cazado, al explorador australiano en oveja trasquilada.

La duda que nos asalta de modo inquietante es si se le puede exigir ahora al Niño Bravo que pague también de su bolsillo los gastos ocasionados por la defensa que el Ayuntamiento ha tenido que hacer de este recurso contencioso-administrativo, cuyo último recurso ante la Sala ni siquiera se analizó en su fondo porque por las cantidades exigidas ni siquiera tenía consideración de admisible. Así se va escribiendo la trayectoria política de esta alma de cántaro que sigue creyendo a día de hoy que todo lo puede pagar el sufrido contribuyente, incluyendo sus caprichos baloncestísticos de los que hablaremos en otra entrega.

03 junio, 2012

Frases lapidarias que pesan tal cual

Ana Oramas.
Ana Oramas.
1) Ana Oramas lo recordó el jueves en el Congreso de los Diputados. Y muchos se escandalizaron pensando que la diputada tinerfeña estaba ejerciendo de oportunista. “Montoro me dijo ‘que caiga España, que ya la levantaremos nosotros”. Era el año de 2010, cuando Rodríguez Zapatero trataba desesperadamente de evitar que España fuera rescatada, para lo cual, consciente de lo que hacía, firmó su acta de defunción política y la ruptura del PSOE con una gran parte de sus bases electorales y sociológicas. “Que caiga España, que ya la salvaremos nosotros”, le decía entonces Montoro a Ana Oramas para intentar que con su abstención no prosperaran las medidas del Gobierno y, de ese modo, el país entrara en la senda de Irlanda, Portugal y Grecia.

Eran los momentos en los que el PP, lejos de arrimar el hombro como exige ahora al PSOE, ponía palos en las ruedas y reclamaba un adelanto electoral que finalmente consiguió un año después para salvarnos como nos están salvando. “Que ya la salvaremos nosotros”, decía el hoy ministro Cristóbal Montoro a una asombrada Ana Oramas, que lo contó no con mucho éxito de resonancia en las tertulias en las que participaba y en algún que otro medio de comunicación.

Pero el ambiente no era el propicio para denunciar las trapacerías del PP, que con tal de tomar el poder era capaz de cualquier argucia, aun poniendo en peligro la economía, el estado del Bienestar, la deuda soberana y eso que tanto les preocupa ahora, la imagen de España.

2) A que nos rescatan en septiembre. Corría septiembre de 2010 y el hoy ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, pronosticaba en su blog un inminente rescate de España por parte de las autoridades monetarias europeas, dada la deriva por la que nos había conducido el Gobierno socialista. Soria y todos sus adláteres dibujaban un panorama apocalíptico por aquellas medidas de Zapatero de mayo de 2010, tomadas de manera dramática tras conocer un ultimátum de Bruselas que le heló la sangre.

El olfato analítico de Soria le llevó a considerar que la situación de la deuda soberana, con una prima de riesgo en más de 300 puntos básicos, con el déficit público desbocado (mayormente por las autonomías gobernadas por el PP), con el paro rozando ya los cinco millones de personas, eran el caldo de cultivo propicio para un rescate por parte de la Unión Europea. Pero, desgraciadamente para los cálculos fatalistas y corrosivos de Soria y del PP, Zapatero se marchó sin que se cumplieran aquellos fatídicos pronósticos.

Pero, eso sí, el ex presidente adoptó, contra su ideología y los intereses del PSOE, todas las medidas que le exigieron desde Bruselas.

3) En cuanto gobernemos regresará la confianza. En aquellos meses aciagos del final del mandato socialista, los más acendrados comentaristas del PP criticaban con dureza las medidas adoptadas por Zapatero, medidas que a su juicio iban a ocasionar más paro y más devastación, como la subida del IVA, la rebaja del sueldo a los trabajadores públicos o la congelación de las pensiones.

Dos años después, aquellas frases lapidarias también pesan como eso, como gravosas lápidas sobre la credibilidad de quienes las pronunciaban. Pero al PP se le permitía todo, se le permitía decir de todo, reclamar el adelanto electoral proclamándose los salvadores de la patria, los hacedores del milagro de la confianza solamente con su ascenso al poder.

Deja caer a España, "que ya la salvaremos nosotros". Porque, por desgracia para España, salvadores de la patria hemos tenido ya unos cuantos, y no todos de amable recuerdo. Siendo presidente Calvo Sotelo, allá por 1981, un patriota como el general Díez de Mendívil proclamaba desde las páginas de El Alcazar que había que salvar a España de tanto libertinaje. Pocos días después entraba Tejero en el Congreso de los Diputados. Era un atajo, ciertamente antidemocrático. Pero un atajo al fin y al cabo.

Tuit de Soria del 26 de enero sobre el carbón.
Tuit de Soria del 26 de enero
sobre el carbón.

4) Salvar al carbón. Más cerca de nuestros frenéticos tiempos, el 26 de enero de 2012, el otro día, el ministro de Industria proclamaba que el Gobierno no iba a dejar tirado al sector de la minería. “El carbón seguirá siendo parte de nuestro mix [energético]”, garantizaba Soria desde su cuenta en Twitter, de donde, por cierto, ha desaparecido su promesa de que no se tocarían las subvenciones a las cuencas mineras, cosa que ha terminado por pasar.

La verdad es otra bien distinta, como atestiguan los mineros encerrados en minas asturianas o los que la semana pasada se plantaron en Madrid para protestar por las promesas incumplidas, por los anuncios fantasmas. Unas protestas que se han saldado como las de Lanzarote, con la imputación de cargos a uno de los manifestantes.

Era el único sector que le faltaba al ministro canario por rebelarse, una vez lo han hecho sucesivamente las empresas de las renovables, las eléctricas, los empresarios turísticos canarios, la presidenta argentina… Y el Gobierno de Canarias en todas sus acepciones. Ah, no, espera, hay alguien encantado con el ministro Soria, el tal Antonio Brufau, presidente de Repsol. A ver si se nos iba a olvidar el compadreo.

Un homenaje a José Antonio Martín

No pretendemos ser más sabios que Eligio Hernández, ese gran hombre que el socialismo canario no valora en su justa medida. No pretendemos darle clases de moral, ni mucho menos de pensamiento progresista; ni de nobleza, esa que se mama en la lucha canaria; ni nos atrevemos a poner en tela de juicio su basta formación jurídica, ni su experiencia política al frente de la Delegación del Gobierno o la Fiscalía General del Estado. ¡Estaría bueno!

Pero sí nos atrevemos con la opinión libre, y en nuestra libre opinión se retrata perfectamente quien promueve a las más altas cotas del reconocimiento social a quien traicionó gravemente su juramento como como juez, como es el caso del ex presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas José Antonio Martín: “Juro guardar y hacer guardar fielmente y en todo tiempo la Constitución y el resto del Ordenamiento Jurídico, lealtad a la Corona, administrar recta e imparcial justicia y cumplir mis deberes judiciales frente a todos”.

No es baladí la referencia a “en todo tiempo”, lo que significa que cuando al magistrado lo iban a buscar a su casa para pedirle consejo para el narcotraficante en prisión preventiva o lo invitaban a cenar en Tafira con el hermano del delincuente, también se debía a sus obligaciones como juez.

Aunque les pueda parecer pintoresco, Eligio Hernández anda estos días afanado en los preparativos de un homenaje público con almuerzo, copa y puro, en el que se tribute público reconocimiento a la figura del que fuera expulsado de la carrera judicial, procesado y absuelto, a través de esas puertas traseras que tiene la justicia, por haber asesorado a un importante narcotraficante cuya situación personal estaba en sus manos.

Un comportamiento que la justicia ha decidido que no tiene por qué tener castigo, bien por errónea tramitación de los cargos con los que fue presentado a juicio, o bien por una alambicada interpretación de la figura de la prescripción del expediente administrativo de expulsión al que fue sometido.

Pero nunca, nunca, nunca, las resoluciones judiciales que han librado a Martín de una condena o de una expulsión ejemplar han tenido que ver con la inexistencia de los hechos. Es decir, que ha quedado probado, acreditado y bendecido que asesoró a un narcotraficante para que pudiera acceder a una libertad provisional que estaba precisamente en sus manos como presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas. Nadie le ha pedido a Eligio Hernández que proceda a borrar a José Antonio Martín de su lista de amistades de acrisolados comportamientos morales, pero de ahí a que pretenda hacerle un homenaje público con la excusa de su jubilación va un trecho verdaderamente insalvable. Pero ya se sabe, ese es Eligio. Que dicen que es progresista y muy de Negrín.