Páginas

18 mayo, 2010

El cohecho impropio aquí, en Valencia y en el Supremo



El Tribunal Supremo acaba de propinar un sonoro y sonrojante revolcón al Tribunal Superior de Justicia de Valencia ordenándole de facto que reabra la causa de los trajes de Camps y, de camino, que la Sala de lo Civil y Penal le dé un repasito a la jurisprudencia y a la doctrina del alto tribunal español. Porque la sentencia conocida este martes, que es continuación del anuncio de fallo divulgado la semana pasada, no sólo aprecia infracción de ley en el auto que archivó aquel escándalo, sino que desmiente las sesgadas interpretaciones que el tribunal valenciano hace de las resoluciones del Supremo, descaradamente adaptadas a sus necesidades para intentar librar del banquillo al muy honorable Paco Camps.

La clave de la sentencia del Supremo, que prácticamente conduce al presidente de la Generalitat al banquillo, hay que encontrarla en la definición de cohecho impropio, que viene a ser la dádiva o regalo que le fueran ofrecidos a la autoridad o funcionario público en consideración a su función. Es decir, aceptar un regalo por ser quien eres; o en sentido contrario, si no fueras quien eres, jamás te habrían regalado esos trajes. O jamás te hubieran invitado a aquel viaje a Austria o a Noruega en jet privado, que también el TSJC anda necesitado de un repasito a la jurisprudencia.

Este tipo de cohecho, el cohecho impropio, no precisa que la autoridad que acepta la dádiva o el regalo actúe en justa correspondencia adoptando alguna decisión legal o ilegal que beneficie al que ofrece o entrega el presente. Es decir, no es necesario que Francisco Camps haya firmado un sólo mandamiento de pago en favor de cualquiera de las empresas de la trama Gürtel. Ni, en el caso de José Manuel Soria, era necesario para la existencia de cohecho que su firma apareciera estampada en el acuerdo del Cabildo de Gran Canaria que declaró de interés general la urbanización Anfi Tauro, propiedad del mismo empresario que le llevó de viaje en su jet privado dos meses antes de aquella decisión.

Esto decía la Sala de lo Civil y Penal del TSJC al archivar el caso salmón, el 21 de mayo de 2009: “No se acredita la relación de causalidad que habría de existir para que hubiera delito entre el ofrecimiento de aquel viaje [del salmón] y la condición de presidente del Cabildo que entonces ostentaba don José Manuel Soria, puesto que la adopción legal del acuerdo [declarando de interés general la urbanización Anfi Tauro] por parte del Consejo de Gobierno del Cabildo no necesitaba ni de la presencia ni de la anuencia de su presidente, cuya sustitución está legalmente prevista”.

Y esto acaba de decir, este 17 de mayo de 2010, el Supremo admitiendo el recurso de la acusación popular y el Ministerio Fiscal contra el archivo del caso de los trajes de Camps: “Para el cohecho impropio basta con la aceptación de un regalo en consideración a la función o cargo desempeñado”, como recoge casi literalmente el artículo 426 del Código Penal, que la magistrada canaria Margarita Varona, a la hora de dar carpetazo al caso salmón se despacha sencillamente afirmando que “no existe” porque “no se acredita causalidad”.

Pero dice más el Supremo, para oprobio de los que faltaron a clase el día que dieron lo del cohecho: “Entre las sentencias más recientes, la 362/08 (…) precisa que ‘el término en consideración a su función debe interpretarse en el sentido de que la razón o motivo del regalo ofrecido y aceptado sea la condición de funcionario de la persona cohechada, esto es, que sólo por la especial condición y poder que el cargo público desempeñado le otorga le ha sido ofrecida la dádiva objeto del delito, de tal forma que si de algún modo dicha función no fuese desempeñada por el sujeto activo, el particular no se hubiere dirigido a él ofertando o entregando aquel’, lo que es cualitativamente distinto que el ofrecimiento que tiene como finalidad la realización de un acto propio del cargo, que precisa al menos la definición del contenido del acto que se pretende, lo que da lugar a los cohechos propiamente dichos”.

Curiosamente en aquellas consideraciones de la magistrada Varona se agarró en agosto de 2009 la Sala de lo Civil y Penal del TSJ de Valencia para decir que sus colegas canarios no estimaron “in concreto la necesaria relación de causalidad entre la aceptación de la invitación de un viaje y el cargo o condición de la autoridad imputada”, José Manuel Soria López.

Luego, Canarias y Valencia, Valencia y Canarias, unidas en el mismo afán, en lo que menos de un año después el Supremo ha valorado como vaciamiento del tipo del cohecho impropio.

Soria se escurrió porque la Sala no admitió el recurso de la acusación popular, encarnada por Justicia y Sociedad, y porque el Ministerio Fiscal, en vez de recurrir al Supremo, como hicieron sus colegas valencianos con el resultado ahora conocido, optó por considerar que sí hubo delito pero que, en tal caso, estaría prescrito.

Parece claro que cuanto más se alejan de la contaminación del canapé determinadas resoluciones judiciales más se adaptan al espíritu que inspiró al legislador ante los delitos por corrupción.

5 comentarios:

  1. Dice vd,respetable D.Carlos Sosa"La clave de la sentencia del Supremo,que prácticamente conduce al presidente de la Generalitat al banquillo,hay que encoontrarla en la difinición de cohecho impropio,que viene hacer la dádiva o regalo que le fueran ofrecidos a la autoridad o funcionario público en consideración a su función.Es decir,-aclara vd,-aceptar un regalo por ser quien eres;...Me pregunto ante las razonables observaciones que hace vd, al respecto.Y que me dice de los jueces que aceptan una caja de puros marca made im La Habana...estan excluidos
    e inmunes a esa ética que tanto pulula?Pregunto.Hay cosas que uno no entiende del todo bien,de ahí que nos gustaría pudiera aclararnos,si a bien lo tiene,ciertas incongruencias a la luz del Sol y en esta España esperpéntica

    ResponderEliminar
  2. Estimado don Carlos,

    En este tiempo, en que su blog ha estado ausente, y que ahora aparece de nuevo, pero con las colaboraciones de sus lectores borradas, algunos datos nuevos han saltado a la opinión pública:

    El juez Garzón ha sido suspendido de sus funciones con el voto unánime de todo el CGPJ, socialistas incluidos, sean éstos fascistas o no, que no lo sé; pero que han debido sentirse ultrajados en su honor por los injustos ataques dirigidos desde la izquierda y sus medios afines.

    Además, parece que surgen ahora pruebas que demuestran: que CAMPS ES INOCENTE y que GARZÓN ES MUY CULPABLE de un nuevo delito de prevaricación.

    Parece que ocultó pruebas de la inocencia del sr. Camps al inicio de su instrucción.

    A todo esto, el sr. Garzón se refugia en el extranjero.

    Supongo dos cosas: 1º que usted conoce estos datos. 2º que seguirá usted respentando las opiniones ajenas, porque ante todo usted es un demócrata... ;-)))

    ResponderEliminar
  3. Sin venir a cuento:cón su artículo me tomo la licencia por empatia, cón este medio,que manifieste,mis sentimientos,cón respecto a los cién años de la fundación del,PSOE.Ayer Isidoro me hizo llorar.Desta forma fraternal,para mis adentros llamo yó a Felipe Gonzales.Me sentí como en mi juventud,cuando nos hacia estremecer,de ilusion ypasión.Nunca ningún politico,le superará.Fué para mi hija de úin Falanjista( que fué a la guerra,cón 18 años."DONDE SU AMO" que habia sido uno de los que apoyó desde canarias,el golpe de estado,del Desgene,ralisimo.De esa finca,comian mis abuelos paternos y sus ocho hijos,tres,a la misma véz,partieronál frente.Sin embargo mi padre nos contaba,que nunca entendió aquello.Al cabo del tiempo uno de mis hermanos se convvirtió en socialista,después de correr delante de los grises en la epoca de la muerte del joven quesada ,grán amigo.Mi padre, se tomóp aquello,como ún cachondeo,y comentaba.Cóño,que dirá la gente,en un pueblo,que (,omito)el hijo de ún falangista, socialista.Siempre nos contó que nunca supo donde le llevaban,y cón lagrimas,nos contaba,cuando,en momentos de tregua.Se llamaban de un bando a otro¿hay algún Canario?,si contestaban afirmativamente,se intercambiaban cigarrillos por conserva,o ún mendrugo de pán.Felipe Gonzalez ,GRACIAS,POR TU PATRIOTISMO.EN LOS MALOS MOMENTOS SE CONOCEN LOS AMIGOS.igualito,que el Pozi de Aznar, haciendo to el daño,y desprestigio,a su patria.Felipe que Dios te dé toda la salud del mundo,para levantar ,a moral de este Pais.

    ResponderEliminar
  4. Apreciado Carlos: Si usted supiese el odio que profesa entre los empleados públicos el maligno Soria, se asombraría. Se ha rodeado de una especie de búnker de cristal desde que llegase a Economía y Hacienda, desde donde puede actuar dictatorialmente sin mezclarse con el vulgo. Este tipo, por llamarlo de alguna manera cree que nadie de sus súbditos o vasallos, dado que se diría que aún habita en la época medieval, poco sabe, dada la prepotencia de que hay muchísima gente muy preparada en el ámbito del sector público, y que sólo están esperando a que de el próximo movimiento en falso para caerle encima sin miramientos ni preámbulos. Este cadáver político lo va a pagar muy caro en las próximas elecciones. De la patada que entre todos le vamos a dar va a ir a parar mucho más lejos de Noruega, paraíso del salmón. Menospreciar a cabezas muy bien pensantes es un delito de soberbia y prepotencia que va a pasarle factura muy alta. Gracias por dejar el blog a la opinión del público.

    ResponderEliminar
  5. tqae reerc online porn videos zmkmfm x hb w yla

    nhyl ockmm [URL=http://www.bertsex.com - dansmovies[/URL - wqbxwo h at f kkb

    ResponderEliminar