Páginas

31 marzo, 2010

Paradoja eólica

Parece que tenía razón José Manuel Soria cuando lanzó aquella bravuconada dirigida a los que criticamos aquel exceso de la bandera que mandó instalar en la plaza del Fuero de Gran Canaria, más conocida como Fuente Luminosa: “Se la van a tener que tragar”.

La frase fue pronunciada en momentos de gloria para el que entonces era presidente del Cabildo de Gran Canaria. La casi totalidad de los medios de comunicación le rendían tributo por una cosa o por otra, y con el invento de la bandera había conseguido erigir en pleno centro de Las Palmas un símbolo de defensa de la Isla frente a la agresión más cercana, la del Gobierno de Canarias de la que hoy forma parte y desde el que él personalmente se ocupa ahora de dirigir la agresión en forma de descarada discriminación sectaria.

La gente le aplaudía la hazaña, aún a sabiendas de que el invento había costado la nada desdeñable cantidad de 360.000 euros, a lo que había que sumar el coste y el mantenimiento de la bandera, instalada contraviniendo los informes técnicos, que aún hoy la desaconsejan por motivos de seguridad (vaya, aquí sí parecen claros los “motivos de seguridad”).

No nos vamos a tragar la bandera con todos sus aditamentos, pero sí el mástil, precisamente gracias al mismo político excesivo que con su participación directa e indirecta contribuyó a que se frustrara y a que apestara aquel concurso eólico que echó por tierra las expectativas de una energía limpia y alternativa para la isla.

Los dos pequeños aerogeneradores que el Ayuntamiento anuncia que va a colgar de ese homenaje a la megalomanía van a servir al menos para dar ejemplo ambiental y para ahorrar unos euros a la institución que dejó arruinada para varios mandatos.

25 marzo, 2010

En caso de duda, en favor del PP

Rosendo Naseiro dio nombre, en 1989, al primer caso de escuchas telefónicas a miembros del PP sorprendidos en plena faena. Un juez de instrucción de Valencia investigaba un caso de narcotráfico y ordenó el pinchazo de varios teléfonos, entre ellos el del diputado por Valencia Salvador Palop, hermano de un presunto narcotraficante. Lo que se escuchó por aquel entonces fue extraordinarmanete premonitorio de lo que, tiempo después, hemos ido viendo en la política española, especialmente en el PP valenciano.

Entre otras conversaciones, la Policía y el juez pudieron captar una de Palop con Eduardo Zaplana en la que, directamente, se hablaba de “comisiones bajo mano”, de forrarse con la política y de indecencias varias, al tiempo que se detectaba, a través del mentado Naseiro, una presunta financiación ilegal del PP de José María Aznar, por entonces gran valor en alza.

Las escuchas fueron recurridas por el PP, y el Supremo las anuló todas con expresas órdenes de destruirlas por completo, no fuera a ser que, años después, veinte en concreto, fueran a ponerse en relación con otro caso de financiación ilegal del mismo partido y desde la misma Comunidad Autónoma, con epicentro en la sede central de la calle Génova.

Tiene el PP la suerte de contar con la Justicia, que en caso de duda siempre falla a su favor. En el caso Naseiro fue el Supremo el que dijo que una cosa es investigar una trama de narcotráfico y otra mezclarla con la financiación ilegal de un partido político y las inmundicias de sus miembros, algunos de los cuales fueron posteriormente ministros del Reino.

Ahora ha tocado el turno al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, cuya Sala de lo Civil y Penal ha sido capaz de contradecir a uno de los suyos, el instructor del caso Gürtel, el magistrado Pedreira, y al Ministerio Fiscal, y ha decidido anular todas y cada una de las conversaciones intervenidas a los abogados de los imputados mientras departían con sus clientes en prisión sobre la manera de esconder las decenas de millones saqueados mediante esta trama de corrupción.

Ahora toca desactivar la bomba de Gürtell, y de paso, desprestigiar al juez que ordenó las escuchas, Baltasar Garzón, para que los demás miembros de la Judicatura se palpen la toga antes de volver a pensar en investigar al PP. En 1989 le correspondió ese honor a otro juez atrevido, Luis Manglano, que pese a ser uno de los magistrados más capaces de Valencia, jamás prosperó en la carrera por haberse atrevido con el PP.

15 marzo, 2010

La costa, para el que se la trabaja

Ya ha resultado temerario que al Gobierno de Canarias le hayan transferido desde el Estado las competencias de los Parques Nacionales. No tardaremos mucho, ya verán, en llevarnos las manos a la cabeza. Porque de una Administración que recorta las especies protegidas de manera salvaje (eso sí), legaliza una veintena de hoteles ilegales y da la espalda a la energías alternativas y a todo lo que suponga biodiversidad, cabe esperar de todo. Incluso un hotelito de cinco estrellas GL propiedad de los amigotes en medio de Timanfaya.

El legislador fue muy previsor cuando alejó del ámbito de las Comunidades Autónomas las competencias en las costas, esa gran tentación para los especuladores y para los políticos amigos de los especuladores y de la corrupción. Porque sólo con las atribuciones municipales ya estamos todos viendo lo que ocurre en el litoral español, incluido el canario.

Este lunes, en el Parlamento isleño, una destacada política del PP canario, Águeda Montelongo, ha dicho que las competencias del litoral deberían ser gestionadas por el Gobierno de Canarias. Y lo ha justificado en base al valor etnográfico que tienen algunas construcciones que la Dirección General de Costas (Madrid) se quiere llevar por delante.

Una enternecedora preocupación que, viniendo de quien viene y del partido al que pertenece, es perfectamente creíble.

05 marzo, 2010

Machote Paulino

A la prensa del régimen sólo le faltó este viernes proponer la erección de una estatua ecuestre en honor de Paulino I El Grande. Sería una escultura en bronce y de colosales proporciones, con el caballo a galope tendido y, a sus lomos, un jinete con el sable desenfundado, ligeramente inclinado hacia adelante, elevado unos veinte centímetros sobre la silla, señalando al enemigo y en posición de carga total. Las patas del equino habrían de estar en el aire, dado que el héroe está con vida, lo que obligará al artista a sustentaciones originales.

La estatua, a instalar en alguna calle heroica del reino, está más que justificada. Ha librado dos durísimas batallas contra pérfidos enemigos bárbaros en tan solo una semana, y en los dos casos ha salido victorioso. Primero sometió hasta la máxima humillación al jinete eléctrico, el que lucha con destreza contra rayos y centellas hasta dejarlos sin energía. Y luego, este mismo viernes, estrujó el cuello al jinete volador, el que arroja pesados bultos de 23 kilos sobre las cabezas de los súbditos del heroico Paulino.

A los dos enemigos les hizo firmar la rendición y la entrega de todos sus reinos y prerrogativas, tras amenazarlos con terribles castigos y plagas divinas. El jinete eléctrico sucumbió aterrorizado con la idea de tener que abandonar para siempre el paraíso. Arrodillado y sollozante ante el héroe juró por San Voltio no atacar nunca jamás con sus temibles ceros al inocente pueblo del Paulinato.

El jinete volador rindió pleitesía al ganador tras cruenta batalla en la que llegó a perder nueve kilos de peso. Nada menos.

Con su ya proverbial generosidad, conocida en todos los rincones del orbe, Paulino I El Grande decidió en el último minuto perdonarles la vida y firmar su indulto tras ofrecerse ambos bárbaros a financiar la erección.

03 marzo, 2010

Rebelión en el paulinato

La jodimos. Nada de rebelarse contra el fracaso escolar, el paro galopante, las listas de espera en la sanidad pública, la pobreza y la exclusión social, la manipulación informativa en la Televisión Canaria, el sangrante retraso de la Ley de Dependencia, la legalización de hoteles por la puerta de atrás, la reducción drástica y especulativa de las especies protegidas, los constantes fiascos de los concursos eólicos, las tomaduras de pelo de Unelco-Endesa, los fondos de reptiles, la ineptitud, la ineficacia, la corrupción… Nada de eso. Los canarios nos tenemos que rebelar contra la decisión de una compañía aérea privada que quiere cobrar por la segunda maleta facturada.

En pleno desgaste y fracaso generalizado del Gobierno, se abalanza sobre nosotros una prematura campaña electoral, y nuestro querido presidente quiere que pensemos solamente en eso, en la segunda maleta, y si pasamos de ese debate, ya nos ha preparado otro muy recurrente: el control de la población, la demonización del inmigrante como responsable de no se sabe muy bien qué suerte de deterioro de los servicios públicos.

Alerta roja, que diría Ruano. Siempre que las cosas van mal, el enemigo exterior: Iberia y el inmigrante. O Zapatero y la reforma laboral. Que ésa es otra.