Páginas

19 agosto, 2009

Lola de Conspirar: el secreto está en la prensa



Ya tenemos las pruebas: las informaciones periodísticas sobre los casos de corrupción del PP contienen encriptadas las claves secretas que demuestran que el Gobierno ha creado un clan secreto y corrupto formado por policías altamente cualificados, fiscales con hambre de poder y jueces estrella para levantarle todas las alfombras al partido de Rajoy y enchironar a sus más inmaculados y selectos dirigentes.

Lo ha dicho María Dolores de Cospedal, que utiliza como nombre secreto el de Lola de Conspirar. Con ese alias, documentación falsa y disfrazada de cat woman, la Conspiral se instroduce cada noche en las alcantarillas del poder para encontrar el arca de la alianza, el que atesora las irrefutables pruebas de que el Gobierno socialista conspira contra el PP, al que tiene sometido a varias prácticas prohibidas, desde el vudú hasta las escuchas clandestinas, el seguimiento vía satélite y el más primario método de introducir en las filas enemigas un par de mataharis.

Tantas incursiones en las frías y apestosas alcantarillas, por lo general cargadas de gases tóxicos, han acabado con la cabal prudencia de Lola de Conspirar, que se ha rendido ante la dura evidencia de que los poderes mafiosos del Estado han destruido cualquier resquicio de prueba, incluidas las órdenes por escrito cursadas a los sicarios por parte del tal Fredy de Rubalcalva.

Así que, ni corta ni perezosa, Lola de Conspirar ha tirado por el camino de enmedio y ha señalado a la prensa como eficaz portadora de las pruebas que el PP necesita para demostrar sus acusaciones sobre el contubernio del que son víctimas las almas cándidas que conforman la alta dirección del partido.

Lo malo de esta historia es que Lola de Conspirar ha dicho que esas pruebas son las conversaciones telefónicas que han publicado los medios de comunicación. De momento sólo conocemos dos procedencias de esas conversaciones: las grabadas por órdenes de los jueces y las grabadas por un ex dirigente local del PP madrileño que se hartó de la corrupción de sus compañeros, grabó sus hazañas con Correa y las puso en manos de la Justicia.

Habrá que seguir bucando pruebas, Lolilla, que éstas parecen no colar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario