Páginas

23 julio, 2009

Tener talante con la derecha



Zapatero ya tiene dibujada en su propio trasero la primera gran coz de su talante en relación con el Poder Judicial. Tras años de bloqueo en la renovación del órgano de gobierno de los jueces, el presidente español promovió un gesto de concordia con la derecha y pactó el nombramiento de uno de los suyos, un conservador ultrareligioso para presidir el Consejo General del Poder Judicial.

Todo el mundo judicial (incluidos los más moderados sectores de la derecha) se echó las manos a la cabeza, no por la falta de méritos y capacidad jurídica del elegido, Carlos Dívar, hasta entonces presidente de la Audiencia Nacional, sino precisamente por concitar alrededor de su carácter, por sus creencias religiosas, por su conservadurismo acérrimo, todas las naturales sospechas de parcialidad, confirmadas ahora con su postura ante la nueva ley de plazos del aborto en España.

Carlos Dívar ha actuado conforme a sus principios religiosos y políticos, de acuerdo con sus instintos más arraigados, y ha conseguido bloquear, sumándose a la postura contraria de los vocales elegidos por el PP y al voto abstencionista del vocal de CiU, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El dictamen no es vinculante, pero ha de servir a Zapatero una vez más para medir hasta dónde debe llegarse con el talante cuando el receptor del mismo no es otro que la derecha irreductible y recalcitrante de este país en cualquiera de sus manifestaciones. Los ciudadanos dieron la mayoría electoral al PSOE para que desarrollara su programa electoral, y el PSOE no puede permitirse el lujo de gobernar colocando obstáculos en su propio camino.

La Justicia, y dentro de ella el órgano que gobierna a los jueces, son cosas muy serias que requieren de una vez una reforma profunda y radical, que acabe con los privilegios y que no esté sometida a los tradicionales poderes conservadores, que en la Judicatura tienen una amplia y sonora representación. Si el CGPJ es reflejo de las mayorías y minorías parlamentarias, ese reflejo lo deben apreciar los ciudadanos de modo bien distinto al que se ha evidenciado con el bloqueo a la Ley del Aborto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario