Páginas

25 agosto, 2012

Es la ideología, estúpido

La fiesta nacional, los toros. Un arte en decadencia, con un brutal descenso del 35% de los espectáculos taurinos, prohibiciones aparte. Pero son las prohibiciones las que exacerban la formación del espíritu nacional, que se crece ante las adversidades y lo impone. Que vuelvan los toros a Televisión Española, que es una ofensa a la españolidad que los “giliprogres” (en inigualable aportación del diputado pepero Santiago Cervera) infligieron durante los aciagos ocho años de zapaterismo. Los toros a TVE es una cuestión de pura hombría, de virilidad hispana, de toro enamorado de la luna que abandona por la noche la maná.

No hay dinero para producciones propias, ni si siquiera para pagarle los derechos al creador de 59 Segundos, pero sí para hacer una producción de siete cámaras, una unidad móvil, varios comentaristas… para demostrar a estos descamisados quien manda aquí. Y si no querían toros, se van a aburrir de verlos. En el mismo lote de que se note que estamos gobernando podemos incluir los cambios en Radiotelevisión Española, el despido de Juan Ramón Lucas, la defenestración de Ana Pastor, el ascenso de mamporreros especializados en el No-Do del tipo Jenaro Castro, la vuelta de lo peor del alfredismo, el de Landa y el de Urdaci. Que nos critiquen los rojos, que se caiga la audiencia, que nos digan desde Europa que vamos para atrás… Lo que importa realmente es que sepan quién manda aquí, que se acabaron las mariconadas socialistas. ¡Coño!

Que se jodan los pobres

El toro se ha convertido para los más exaltados de la derecha española en un símbolo de españolidad, entendida ésta como la prevalencia de una ideología sobre el resto, de una visión del país basada en valores como el macho ibérico (separado de las chicas en los colegios privados y en los concertados que pagamos entre todos), los toros, el Real Madrid, la pura raza frente al inmigrante, el culto a lo puramente hispano y el desprecio por cualquier minoría, especialmente las étnicas, las homosexuales, las religiosas… y los menos pudientes.

Los pobres están ciertamente jodidos en este país. Y si son pobres y además inmigrantes bien harían en darse por muertos. Las sucesivas medidas del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de educación, de sanidad y de desempleo solo apuntan en la dirección de que se salven los que han tenido la suerte de nacer españoles y en el seno de familias pudientes que puedan hacer frente a las vicisitudes económicas de sus vástagos. Lo aprobado este viernes en el Consejo de Ministros sobre el llamado Plan Prepara, los famosos 400 euros a los parados que agotan sus prestaciones, no solo es una tomadura de pelo a los millones de votantes del PP, sino un insulto a los desempleados que vuelven a ser señalados por el Gobierno como caraduras que no quieren trabajar o que no hacen el menor esfuerzo por conseguir un puesto de trabajo en una economía sumida en una brutal recesión.

Familia con 8.000 euros de ingresos

La caricatura más grotesca de lo que pretende aparentar este Gobierno la pone siempre alguno de los payasos que se sientan en el Consejo de Ministros. Este viernes le tocó ejercer de Fofita a la ministra Fátima Báñez, que volvió a demostrar ante la opinión pública nacional que cualquier patán puede formar parte del Gobierno de Mariano Rajoy. Para explicar la pirueta según la cual las personas paradas que vivan con sus padres no tendrán derecho a los 400 euros si sus progenitores tienen algún ingreso, la ministra Báñez tuvo la feliz ocurrencia de poner como ejemplo una familia en la que se ingresen 8.000 euros al mes.

Sería este el caso, según explicó con la torpeza que la caracteriza, en el que un hijo parado no tendría derecho a la prestación. Claro que se olvidó de explicar que bastaría con que en ese mismo hogar los ingresos fueran de poco más de 1.400 euros para que los efectos sobre los perceptores de las ayudas pasaran a ser idénticos, es decir, cero. Es la ideología, queridísimos estúpidos, es la pretensión del Partido Popular de que nos convenzamos todos de que en España o se pertenece a una familia que ingrese un promedio de 8.000 euros al mes o automáticamente te conviertes en un subsidiado que ni quiere trabajar, ni se forma ni hace nada por arrimar el hombro para sacar al país adelante. Una familia con 8.000 euros de ingresos puede permitirse, por ejemplo, pagar un alquiler para que el vástago desempleado mantenga su independencia y pueda pedirle al Gobierno los 400 euros de ayuda que se le negará al joven o a la joven que tuvo que abandonar su piso, bien por desahucio o bien por imposibilidad de pagar el alquiler, y regresar al hogar paterno (o del abuelo) a buscar un refugio y repartir los pocos ingresos que lleguen.

Ni un solo día más

Es la devastación ideológica, el arrinconamiento facineroso al pensamiento de izquierdas en cualquiera de sus manifestaciones, siquiera la más blanda, la de la protección social básica. La presión social ha llevado a Rajoy a mantener la ayuda extrema de los 400 euros, pero transformándola de tal manera que se va a convertir en una caricatura solo apta para los que están en situación límite y haciendo un tenaz esfuerzo para demostrarlo. Los demás tendrán que resignarse a ver cómo el Gobierno les abandona a su suerte y cómo encima les pide que hagan un mayor esfuerzo por reincorporarse a un mercado laboral lastrado por la crisis y por la reforma legal que ha aprobado el mismo Gobierno que les insulta.

Ante este tsunami fascista solo queda la rebelión y solidarizarnos con los millones de trabajadores, asalariados, autónomos y desempleados que votaron al Partido Popular creyéndose sus mentiras. Mariano Rajoy no está respondiendo a esas personas que confiaron en él, no está legitimado para presidir un Gobierno que hace exactamente lo contrario que prometió, aun conociendo por experiencia propia o por los errores de sus predecesores lo que se nos venía encima. No está legitimado para continuar siendo presidente un solo día más.

 

28 junio, 2012

Don Pepito, puro y angelical


José Rodríguez, don Pepito, este miércoles en el banquillo
José Rodríguez, don Pepito, este miércoles en el banquillo 
La caradura del dueño del periódico El Día empieza a ser de doctor en Psiquiatría. Este miércoles volvió a sentarse en el banquillo de un juzgado para responder a una nueva demanda de protección del honor por sus graves insultos a la concejala de Santa Cruz Ángela Mena, esposa de Paulino Rivero, verdadero motivo por el que se han producido los ataques vistos para sentencia. El juicio volvió a arrojar evidencias de que don Pepito, o don José, táchese lo que cada cual crea más procedente, se cree tocado por un ser superior, increíblemente más superior que él, que le ha dado patente de corso para convertir en angelical lo que es un atentado permanente al periodismo y a la Constitución española.

Enfangado en su propia mierda, la que vomita cada día en sus editoriales junto a su coro de boteros monaguillos, el dueño de El Día quiso esquivar ante la juez que lo juzgó una cuantiosa condena económica asegurando que él nunca insulta, que los que insultamos somos los vulgares comunes. Él lo que hace, vino a recalcar, es dar consejos, como mucho repetir los apodos que los demás pronuncian sobre sus víctimas.

La deportación de Paulino Rivero y su esposa al estilo Ceaucescu , una de las insidias más repetidas por don Pepito este último año, es “un consejo político”, según remarcó con una desfachatez digna de un patán que se cree dios.

En el colmo de la estulticia, el editorialista independentista, el ridículo soberanista canario que termina por avergonzar a los verdaderos soberanistas y a los verdaderos independentistas, se permitió confesar en el juicio de este miércoles que sus infamias sobre los negocios turbios de la familia del presidente Rivero en México fueron “un refrito” realizado por sus periodistas a partir de los papeles falsos publicados por el fracasado portal Kanarileaks, muerto nada más nacer precisamente por haber patinado tan soberbiamente con esos documentos falsos.

Fueron refritos de mucha calidad porque los refritos vulgares son los que hacemos los demás medios informativos. En El Día copiar y pegar es, según su propietario, una labor “angelical”, “limpia”, “pulcra”, lo que le refuerza moralmente para descartar la obligatoriedad de contrastar, la prescripción legal de publicar rectificaciones de las personas afectadas por la falsedad o la nobleza de enmendar el error pidiendo disculpas y enterrando para siempre la cagada en el fondo más oscuro de las hemerotecas.

Él ha preferido mantener su postura soberbia, de hidalgo con los calzoncillos canelos y los calcetines raídos que reclama al régimen la recuperación de sus honores.

Don Pepito es así, un hombre insulso, inculto, un patriota sin fundamento político e intelectual; un mediocre como empresario de la comunicación, jamás periodista, crecido como un suflé por años y años de alabanzas, de peloteos, de favores políticos y de inyecciones de los presupuestos públicos.

Un producto del régimen oscuro, que apoyó al régimen, que tapó la corrupción, que aupó a los corruptos, que ha venido a rebelarse contra ese régimen en el momento en que ha habido un concurso público que no ha operado a su favor, el primero: el de las frecuencias de radio.

Que no le adjudicaran las emisoras que exigía le ha conducido a mostrarse tal como es, un patricio de humo, el resultado maduro y desnudo de aquel Pepito que su tío Leoncio ponía a apagar bombillos en la redacción del periódico ante la evidencia de que no servía para otra cosa a la espera de heredar el imperio.

Y ese concurso que le ha terminado de enajenar por completo afloró en el juicio de este miércoles en el palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife. Un concurso que ha roto la complicidad del régimen con su editor de cabecera, por mucho que algunos se hayan querido amparar en él para hacer un jaque al presidente Rivero, la gran bestia parda de don Pepito.

Por eso ayer, después de meses y meses insultándola, llamándola entre otras lindezas “la quícara”, el indocumentado editorialista convirtió a Ana Oramas en una heroína de la futura República Independiente de Canarias. Ya no es la quícara, ahora que ha plantado cara a Rivero en el reciente congreso de Coalición Canaria, la diputada se ha convertido para El Día en la mujer capaz de llevar al pueblo canario a su libertad y a su independencia.

“Es un valor político que tiene en sus manos el futuro de Canarias. Solo hace falta que deje de estar acobardada y que demuestre su patriotismo”, escribía este mismo miércoles.

El giro editorialista sorprendió a Ana Oramas buscando algún abogado que se atreva a una querella contra don Pepito. Está acabado,  y los que en él buscan cobijo harían bien en alejarse para que el pringue no les salpique.

27 junio, 2012

Promotur es una mina

No pueden sorprenderse en absoluto ni alegar ignorancia nuestros más conspicuos seguidores del PP, que los tenemos, no se vayan a creer que no, con la sucesión de noticias referidas a Promotur que hemos empezado a publicar esta semana y que iremos complementando a medida que vayamos contrastando algunos datos que hace años obran en nuestro poder. De los viajes de Rita Martín, ex consejera de Turismo, hoy concejala en la oposición en el Ayuntamiento de Teguise, y de María del Carmen Hernández Bento, ex viceconsejera del ramo y en la actualidad delegada del Gobierno en Canarias, hemos publicado notas, artículos y comentarios desde que a principios de 2008 descubrimos con qué desprecio por la legalidad vigente gastaban el dinero de todos los canarios. Las hemerotecas, tanto las propias como las ajenas, conservan mucha literatura, mucho audio y mucho vídeo que acreditan lo que decimos, solo que dos años después de la salida del PP del Gobierno estamos teniendo por fin la ocasión de acreditar nuestras críticas al céntimo.

Porque al céntimo les hemos contado de momento los viajes de estas dos fantásticas señoras a lo largo y ancho de este mundo, una a Nueva York y la otra a China. Ah, en ambos periplos aparece ineludiblemente otra persona clave en la gestión turística del PP de aquellos años comprendidos entre 2007 y 2010, Yolanda Perdomo.

Las escandalosas cantidades que les adelantábamos en  nuestra edición de ayer en CANARIAS AHORA muestran muy a las claras ese desprecio por el dinero público de Hernández Bento y Rita Martín. Viajaban en la clase más cara de las compañías aéreas y se hospedaban en los hoteles más lujosos y emblemáticos de cada ciudad. Gastaban a espuertas en la creencia, ahora comprueban que errónea, de que nadie se lo podría reprochar jamás porque así se cobraban por todo lo alto los inmensos sacrificios que hacían por el bienestar de los canarios. Y dos huevos duros.

Si repasan las cifras que les adelantábamos, habrán apreciado unas exiguas cantidades en concepto de almuerzos y cenas. Sí, aparecen algunas, muy pocas, y estamos en condiciones de asegurarles que ninguna de las dos dirigentes políticas ni sus acompañantes practicaron el ayuno y la abstinencia en esos viajes de placer. El motivo es que no figuran en la relación del viaje los 104 euros diarios que tanto Rita Martín como María del Carmen Hernández Bento se embolsaban en concepto de dietas, 52 euros por almuerzo y otros tantos por cena.

Una cantidad que el PP rehabilitó al llegar a la Consejería de Turismo porque, pese a estar prevista, solo se abonaba hasta entonces en la cantidad de 52 euros diarios en total. Por lo tanto, a los 54.400 euros del viaje a China hay que sumarle otros 1.664 euros en dietas de la consejera y la viceconsejera de Turismo.

Desde que hicimos el primer repaso a las cuentas del viaje a China en abril de 2008 de la consejera Martín y la viceconsejera Bento, nos escama la partida de 2.700 euros que en las cuentas de Promotur aparecen bajo el concepto de “Reportaje fotográfico sobre tiendas en la isla de Tenerife”. No existe tal reportaje fotográfico, como podrán imaginarse, o al menos no lo han encontrado en Promotur por ninguna parte, lo que nos conduce a sospechar de inmediato que se trata de una artimaña para ocultar el pago de otra cosa que no se quería aflorar de manera clara.

Debemos descartar que se trate de un complemento a Lorenzo Olarte, que cobró por asesorar a las ilustres viajeras durante ese viaje la cantidad de 6.000 euros. Ni debemos sospechar que se trate de un plus al periodista Dailo Allí, el joven lanzaroteño, amigo de Rita Martín, que asistió a la expedición en calidad de asesor de comunicación dejando en tierra a la jefa de prensa de la consejería, Estefanía Morán, impuesta por el PP para que la consejera no hiciera mucho el primo. Ejem.  Pero es en el apellido Allí donde puede estar la clave de esos 2.700 euros.

Lo publicamos esos días de abril de 2008 y lo rescatamos ahora para todos ustedes. La consejera de Turismo, Rita Martín, y su selecto séquito, participaron en una de sus primeras noches en Pekín en una enigmática pero lujosa cena con quien el Gobierno canario calificó en un comunicado de “multimillonario”, un tal Zheng del que no se aporta ningún otro dato más allá de que es el presidente de una importante multinacional, Hubai, dedicada ¡a la gestión de las autopistas chinas!

Estamos, por lo tanto, ante un hito en las prospecciones de la consejera de Turismo, que para promocionar el destino Islas Canarias cena con un señor experto en autopistas. No está mal para lo que nos costó el viaje. Pero es en ese comunicado emitido a los pocos días de la cena donde encontramos una clave interesante: Rita Martín le regala al señor Zheng una escultura obra de un escultor lanzaroteño, Andrés Allí, que viene siendo tío del asesor de comunicación que llevó la consejera a China para que le sirviera de traductor, de entrevistador, de empaquetador y de enviador de los audios y los vídeos clamorosos que todos pudimos apreciar en aquellos tiempos.

Esa obra, titulada "La llama de Babel", le fue entregada al anfitrión de la cena como "un reconocimiento de los ciudadanos de Canarias a importantes empresarios de este país que apuestan por las islas como destino vacacional, ayudando así a divulgar la imagen del archipiélago entre los grupos más selectos de toda Asia".

Y, de postre, una justificación espectacular: Rita declaró al periodista Allí que había que buscar en China al “nuevo rico que busca el destino privilege”.

Audio Rita Martín: buscamos nuevos ricos
Ir a descargar

21 junio, 2012

Un presidente incompetente y cobarde

rajoy_mexico
Rajoy, a su llegada a México,
disponiéndose a propinar un
apretón de manos peculiar.
 
Entre otras muchas, a Einstein se le atribuye la frase “la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia”. Y los españoles estamos asistiendo atónitos a la tenaz incompetencia de nuestro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Es muy difícil encontrar un modelo comparativo en la historia reciente de las democracias occidentales, un presidente desnortado, sin un plan creíble (por mucho que cada día cacaree lo contrario) incapaz de mantener un discurso coherente con sus decisiones, un presidente que se desdice con una diferencia de no más de 24 horas y que no se inmuta lo más mínimo cuando se le reprocha.

Es insufrible en estos momentos en que se exige de los gobernantes, rigor, seriedad y máxima transparencia, un presidente que miente descaradamente cada vez que se descubre su inconsistencia política y su incompetencia para dirigir el país y que encima pretenda que creamos que solo se trata de un problema de comunicación.

El Gobierno de Mariano Rajoy no tiene un problema en su política de comunicación, tiene un problema político de muy difícil comunicación y peor digestión para los españoles. Necesita una comunicación que no existe en el mercado, la de la contradicción permanente, la del digo diego en cuestión de horas, la de multiplicar los panes y los peces, la de contradecirse entre sus ministros con una naturalidad digna de mejor causa.

El problema de comunicación del Gobierno de Rajoy es que todavía quedan algunos medios informativos en España que, a duras penas, tratan de informar de la situación real, y cuando falla la prensa española, siempre queda el recurso de la extranjera, que está avanzando permanentemente los acontecimientos que el presidente se niega a reconocer hasta que se han producido. Y cuando se han producido, Mariano Rajoy tiene la inmensa desfachatez de atribuirse el éxito del acontecimiento hasta entonces solemnemente negado.

El problema de comunicación del Gobierno de Mariano Rajoy es que no existe estrategia informativa en el mundo que pueda ocultar la cobardía de un político. Porque Mariano Rajoy –cada día se confirma con mayor nitidez- es un cobarde que se esconde de los periodistas, de las ruedas de prensa con preguntas, del debate parlamentario cotidiano… y que ahora se niega a someterse el tradicional debate del Estado de la Nación alegando que ningún gobierno hace eso el mismo año en que empieza su andadura. Una mentira más en su cada vez más grueso repertorio porque Rajoy tomó posesión en diciembre de 2011 y porque el único antecedente del que agarrarse se remonta a 1990, después de unas elecciones también adelantadas en 1989.

Haya uno o mil antecedentes, la situación no permite ningún tipo de escaqueo parlamentario del presidente del Gobierno de España en una situación en la que los ciudadanos exigimos conocer toda la verdad, con sus luces y sus sombras, con los errores pasados y presentes, con las medidas a acometer y con las consecuencias con las que habremos de cargar entre todos para salir del atolladero.

A Zapatero se le pueden atribuir muchos errores en la gestión de la crisis, como negar su existencia por un defectuoso asesoramiento. Pero jamás se escondió para dar la cara, en el Parlamento y ante la prensa. Y, sobre todo, jamás mintió a los españoles hasta el punto de sacrificar su carrera política y los intereses electorales de su partido.

Rajoy ha antepuesto siempre sus intereses y los de su partido ante de los de la nación. Es un mentiroso y un cobarde. No merece la confianza de los españoles, ¿cómo va a tener la de los mercados?

20 junio, 2012

Lo que se le viene encima al CGPJ

Fernando de Rosa, de momento vicepresidente del CGPJ.
Fernando de Rosa, de momento
vicepresidente del CGPJ.
Todo lo que puede empeorar, empeora, lo diga Murphy o su secretario particular, y más en estos tiempos tan atribulados que nos tocan vivir. La caída en desgracia y más que probable dimisión de Carlos Dívar como presidente del Consejo General del Poder Judicial tras sus jaranas caribeñas a costa del erario público, va a traer unas curiosas consecuencias que es bueno que vayamos anotando, para mejor proveer. En un gesto que denota la calidad de la prudencia que atesora su impepinable sustituto, el vicepresidente del Poder Judicial, Fernando de Rosa, ya confirmó desde Valencia este martes que Dívar dimitirá y que él será un chico bueno que velará por el buen nombre del órgano de gobierno de los jueces.

Nos lo tenemos que creer a pesar de que la trayectoria de De Rosa no anima precisamente a la esperanza. El futuro presidente del CGPJ es, junto a la vocal Margarita Robles, el más político de cuantos políticos de trayectoria vital pueblan ahora mismo el pleno de ese órgano. Su carrera política empezó hace más de una década en Valencia, se desarrolló en Valencia y adquirió su máximo esplendor en Valencia a la sombra de Francisco Camps, que fue quien lo propuso a Trillo para dar el salto al sillón que ahora ocupa y, sin pensar que fuera a ser tan pronto, al trono que ahora se dispone a ocupar a partir del jueves.


Pero si De Rosa no fue prudente adelantándose a la dimisión de Dívar y a los designios del resto de vocales, tampoco lo fue en los días más aciagos de la imputación y auto de procesamiento de Francisco Camps por el caso de los trajes, del que milagrosamente resultó absuelto por un jurado popular, que no apreció delito en la aceptación de prebendas por parte de la trama corrupta de Gürtel.

Al vicepresidente del Poder Judicial, miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM), se le vio por televisión defender la honorabilidad del ex presidente valenciano, a cuyas órdenes ejerció de consejero de Justicia. Y se le vio, igualmente, asistiendo en 2009 a una reunión en el palacio de la Generalitat con la guardia pretoriana de Camps, entre los que estaba el ex ministro de Justicia, José María Michavila, en los preparativos de sus primeras comparecencias ante la justicia.

Pero si De Rosa pasa a ser el número uno del poder judicial, todo hace prever que la número dos, la vicepresidenta, será una de las personas con las que más asuntos ha pactado durante la presidencia de Dívar: Margarita Robles. Destacada integrante de Jueces para la Democracia, viceministra con el socialista Juan Alberto Belloch, se la considera una hábil negociadora que ha sabido colocar a los suyos en los puestos clave de la magistratura española.

A ella se le atribuyen, entre otras hazañas, la caída en desgracia de Baltasar Garzón, al que retiró la red en el momento preciso para que la torta no tuviera enmienda y de ella se cobraran los enemigos íntimos del ex magistrado.

Al frente del Supremo, sin embargo, va a colocarse por la vía del automatismo sucesorio un magistrado progresista, Juan Antonio Xiol, una autoridad en la materia contencioso-administrativa, cuyo ascenso incomoda enormemente a la cúpula conservadora, y de ahí la cerrada defensa que hasta que pudo ha desplegado el PP. Es probable que la presidencia de Xiol en el Supremo sea efímera si se confirma que será elevado al Tribunal Constitucional para que regrese a Las Salesas la plácida y almidonada normalidad inesperadamente rota por ese presidente caribeño y casquivano.

18 junio, 2012

Congreso de fin de ciclo

Paulino Rivero y José Miguel Barragán, durante el V Congreso Nacional de CC.
Paulino Rivero y José Miguel Barragán,
durante el V Congreso Nacional de CC.
Seguramente muy a sabiendas de lo que se trae entre manos, Coalición Canaria formalizó este fin de semana en su quinto Congreso Nacional el fin de un ciclo y la apertura de no se sabe muy bien qué. El resultado era el que, más o menos, cabía esperar: Paulino Rivero se erige en presidente y trata de fortalecerse dentro y fuera de la organización para tener la fiesta en paz desde ahora hasta 2015, si se puede.

Sus oponentes, los que consideran que llega el momento de producir un cambio profundo, han conseguido su propósito primitivo de mostrar su poderío y de dar algunas señales a los adversarios, al tiempo que velan sus armas para los próximos encuentros entre los queridísimos compañeros y compañeras, el primero antes de que termine este mes, el congreso insular de Tenerife. Volarán los puñales.

Vayamos por partes, porque este congreso de Coalición Canaria ha tenido muchas partes, y muy pocas de ellas han confluido, como hasta ahora ocurría, en una sola que ante la sociedad canaria presentara al partido sin apenas fisuras, con una estructura casi monolítica salvando las escaramuzas territoriales de siempre.

Porque para entender este fin de ciclo es preciso recordar cómo fueron los comienzos: Coalición Canaria nació como resultado de una operación puramente aritmética, la operación primaria de sumar 31 diputados que realizó un hombre de letras puras y cabeza privilegiada (algunos dicen que retorcida), José Carlos Mauricio. Once fuerzas políticas distintas, producto de la dispersión que ocasionó la voladura de UCD, junto a las primeras calenturas democráticas y las ansiedades de los caciques locales, descubrieron que podían encaramarse al poder y desplazar a los socialistas de Jerónimo Saavedra, con los que algunos de ellos compartían gobierno entonces.

Y sumaron, vaya si sumaron, por las buenas y por las malas, con tortas de matones en un hotel de Madrid y componendas de todo tipo. Pero alcanzaron el poder, y el poder es lo que hasta ahora ha marcado la existencia de Coalición Canaria.

Crisis en ATI

Pero todo poder conduce al desgaste, y todo desgaste conduce a alguna derrota, y la derrota a cierta frustración, y la frustración a la división… Y así hasta tropezarte con que uno de los núcleos fundacionales más incontestables de Coalición Canaria, el de ATI en Tenerife, ha sufrido su mayor crisis desde su fundación allá por la era de los ochenta, ¿se acuerdan? Se desmoronaba la UCD, lo que condujo a que un grupo de próceres y alcaldes se constituyeran en canalizadores del sentimiento tinerfeñista más profundo y, de un manotazo, desactivaran cualquier opción de centro-derecha con vocación de representar a los poderes tradicionales.

ATI se convirtió en el más inteligente aglutinador del insularismo de entonces, de inmediato transformado en nacionalismo canario, segura de controlar a la perfección su feudo territorial, su penetración en la burguesía tinerfeña a través de los alcaldes (los magos los llaman a sus espaldas) y el poder urbano, cada sector con sus respectivos líderes, pero todos a una: Tenerife antes que nada. Hasta que intuyeron que había que dar un giro, y ese giro lo ha encarnado a la perfección un “mago” devenido en regionalista convencido, Paulino Rivero.

Paulino Rivero ha sufrido una amarga victoria este fin de semana en el V Congreso Nacional de Coalición Canaria. Y no de manos de Antonio Castro, incombustible tocador de narices llegado cada momento congresual o de elaboración de listas, cuando entona, del modo meloso que solo un palmero puede ejecutar, el soniquete de “y de lo mío qué”. Cierto que Castro hizo sus escaramuzas en este congreso, con su desplante la noche del sábado cuando vio derrotada su enmienda a la nueva estructura orgánica del partido quejándose de que fuera poco democrático aplicar el reglamento. Casualmente lo que a él le dicen algunas de sus señorías cuando hace lo propio desde su puesto como presidente del Parlamento.

No, la fisura no vino esta vez por La Palma, sino por Tenerife, y no de manos de cualquiera sino de un poderoso grupo de destacados e históricos dirigentes como Ricardo Melchior, Ana Oramas o José Miguel Ruano, o de evidentes valores en alza, como el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, un indiscutible candidato a suceder a Paulino Rivero cuando alcance su esplendor el nuevo ciclo.

Todos ellos sabían que su candidatura de última hora, fraguada a golpe de reto, tenía un recorrido incierto, pero no se trataba de ganar este congreso sino de plantear batalla, de mostrar la fuerza de que disponen, y eso lo han conseguido. Que fuera José Miguel Ruano quien disputada la presidencia a Paulino Rivero no es baladí: eterno consejero del Gobierno hasta que dejó de ser rentable su entrañable relación con José Manuel Soria, ocupa ahora la presidencia del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, y algunas voces ya dejaban caer este domingo insinuaciones sobre la coherencia de su dimisión en los próximos días.

Ruano no es un oponente cualquiera, del mismo modo que tampoco lo es Marcial Morales, que a diferencia del frustrado candidato a presidente, representa la opción más progresista de CC, y de ahí que lo presentaran como aspirante a secretario general. Si los críticos defendían como principal idea fuerza que no se podían acumular en la dirección del partido otras responsabilidades públicas, Ruano y Morales no eran precisamente inmaculados ejemplos. Pero se trataba de enseñar las garras tinerfeñas, porque en breve habrá congreso insular y convenía llegar a esa cita con la figura de Paulino Rivero evidentemente desgastada. Y si se desgasta la figura de Paulino Rivero, se desgasta la del actual presidente insular, Javier González Ortiz, que lo va a tener verdaderamente duro.

El éxito de Gran Canaria

Pero si hay que buscar un triunfador en este congreso, descartado que lo hayan sido Rivero o sus fraternales oponentes, ese ha sido Fernando Bañolas. O al menos la en apariencia debilitada organización en Gran Canaria que el ex alcalde de Guía preside.

Vencieron sus tesis de la reforma de la estructura de mando del partido, con la implantación de la figura de la secretaría general, depositada en manos de José Miguel Barragán, justo la opción defendida por Bañolas y los suyos. Y venció su opción del tándem Rivero/Barragán, para el que fueron decisivos los 230 votos grancanarios. Los gestos para con Gran Canaria que tanta enemistad han granjeado a Paulino Rivero en ciertos sectores de la prensa tinerfeña y dentro de la mismísima ATI han conseguido recuperar en parte la maltrecha situación de CC en la isla (eso lo van a tener que volver a hablar con Román Rodríguez), no hasta el punto de colocarla en una posición electoral privilegiada, pero sí al menos para pintar algo en la nueva ejecutiva.

Un hombre de futuro, el que puede considerarse homólogo en Gran Canaria de Fernando Clavijo, se ha colocado en el staff a la altura de una vicesecretaría general, la de Coordinación y Estrategia. Se trata del teldense Pablo Rodríguez, que paso a paso se va haciendo un hueco en ese nuevo ciclo que ahora parece abrirse en ese partido.

Coalición Canaria cierra un ciclo y se supone que abre otro. El ejercicio del poder, para el que nació a principios de los noventa, se está tambaleando y sus más inteligentes estrategas aconsejan un cambio de rumbo que le permita sobrevivir en otros escenarios igualmente posibles, como los que se han abierto tras las últimas elecciones generales.

El nerviosismo que ha logrado introducir Soria con sus desestabilizaciones para torpes, la disconformidad de algunos sectores con el pacto con el PSOE, la contestación de cierta prensa al Paulinato y, sobre todo, la debilidad en Tenerife ante el principal adversario ideológico y sociológico, el Partido Popular, van a empezar a tener sus respuestas en las próximas semanas y meses, tanto desde la organización regional como en la conformación del poder que surja en cada una de las islas.

Y Tenerife vuelve, como al principio de los tiempos, a ser la clave.

14 junio, 2012

Pedir a un consejero que delinca



José Miguel Pérez.
José Miguel Pérez.
Cuando un sindicato se equivoca hay que decir que un sindicato se equivoca. Y parece claro que el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Canarias (STEC-IC) se ha equivocado de parte a parte en su repentino enfrentamiento con la Consejería de Educación. Hasta mucho ha durado el inesperado idilio entre la principal fuerza sindical en el sector y el departamento que dirige José Miguel Pérez, y quizás en esa calma chicha haya que encontrar los motivos de esta abrupta apertura de hostilidades. Hay sindicalistas y asesores de sindicalistas que consideran que el estado natural de un sindicato debe ser la confrontación, la protesta, que corra el aire entre ellos y los representantes políticos.

Y el STEC debe haber sufrido alguna convulsión interna que le ha conducido a buscar alguna excusa con la que regresar a su tradicional crispación con la administración educativa canaria.

Lo malo es que el sindicato ha elegido lo primero que ha encontrado, sin meditar seriamente si se trata de un planteamiento serio y con recorrido. Y cuando uno escoge para ponerse lo primero que trinca al abrir el ropero, puede ocurrir que la camisa no pegue con los pantalones o que los calcetines sean de distinto color. Chirriante.  El STEC ha decidido exigir a la autoridad educativa canaria que cometa un delito. Es decir, que se declare insumiso ante una ley estatal que decreta de manera inexorable que todos los profesores de España, sean continentales o ultraperiféricos, impartan dos horas lectivas más a la semana. Es una imposición contra la que se revelaron varias autonomías, también la canaria, pero que finalmente se impuso por el indiscutible peso de los votos que respaldan al Gobierno del PP en las Cortes Generales.

La medida es de obligado cumplimiento, y seguramente lleva en su interior el indisimulado deseo del PP de atacar a la enseñanza pública desde todos los flancos que están  a su alcance, y el de provocar el malestar de los trabajadores es uno de ellos. Sabe el Gobierno de España que muchas autonomías aprovecharán esta medida para encubrir una reducción de plantilla, objetivo que sin duda persigue ese partido para el grueso de la Administración pública española, empresas, entidades, fundaciones y organismos de todo tipo incluidos. Que engorde lo privado a costa del adelgazamiento de lo público. De libro.

Eso no significa, sin embargo, que todas las comunidades autónomas vayan a tirar por el camino de en medio. Y la de Canarias, cosa que sabe el STEC porque hasta el otro día negociaba  a calzón quitado con el Gobierno, no pretende otra cosa que cumplir con una imposición legal, y sin recortar plantilla.

Cierto es que los recortes conducirán a Educación a congelar el incremento de profesores por la vía de llevar a cero la reposición de los profesionales que se van jubilando cada año, lo que técnicamente es reducción de plantilla pero no mediante despidos;  del mismo modo que es cierto también que habrá traslados de profesores entre centros en función de la reorganización que se abre a partir de estas nuevas condiciones.Unas condiciones conocidas por los sindicatos y absolutamente inevitables si se tiene en cuenta la obligación que tienen las autoridades educativas autonómicas de cumplir con las leyes  estatales, que incluyen en su articulado la vía penal para todo aquel que no se ciña a ellas. Y no vemos a José Miguel Pérez o a Manuela Armas con muchas ganas de ir a la cárcel.

Jamás en la historia reciente de Canarias había habido tan buen entendimiento entre la Consejería de Educación y los profesionales de la enseñanza, ni un inicio de curso tan pacífico, pese al peor escenario económico que se recuerda. Una imposición del Estado ha conseguido quebrar esa paz que tanto ansiaba la comunidad educativa. Si el STEC buscaba un conflicto ya lo tiene: se lo ha proporcionado el PP, que debe estar frotándose las manos.